En Stanford han desarrollado los cables más finos del mundo

Escrito por , 2 de Enero de 2017 a las 12:30
En Stanford han desarrollado los cables más finos del mundo
Futuro

En Stanford han desarrollado los cables más finos del mundo

Escrito por , 2 de Enero de 2017 a las 12:30

Una investigación de la Universidad de Stanford ha creado los cables más finos del mundo, basados en cobre, azufre y carbono.

Etiquetas:
NANOMATERIALES

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford ha logrado todo un hito en el terreno de la nanoescala. Su investigación ha dado lugar a los cables más finos del mundo, con un grosor de solo tres átomos. Los elementos básicos que componen estos cables conductores de electricidad son el cobre, el azufre y el carbono. Los dos primeros forman el núcleo y el tercero da lugar a la capa aislante.

Entrando en detalles químicos, el compuesto resultante está formado por un calcogenuro de cobre y azufre. Esta combinación tiene un elemento electropositivo capaz de conducir la electricidad. Mientras que el elemento aislante lo pone una variante del carbono: la unidad básica del diamante, la molécula más pequeña que conserva su estructura.

Su pequeño tamaño hace que el material se mueva en la escala atómica y esto lo convierte en un portento físico. Sus propiedades son muy diferentes a las que demuestra un material de mayor tamaño. Entre las aplicaciones que se esperan de estos cables está la su integración en los tejidos. Algo que permitiría fabricar ropa que genere energía.

Los cables más finos del mundo suman otra virtud a su conductividad a nanoescala. Y es que el material se puede ensamblar por sí solo. Los científicos de Stanford revelan que solo hay que mezclar los ingredientes y en una hora se obtiene el compuesto.

Cables más finos del mundo

Las unidades básicas del diamante que usó el equipo de científicos intercalan jaulas de carbono e hidrógeno. Proceden de fluidos del petróleo que tienen que tratarse en el laboratorio, donde se selecciona el material en base a su geometría y tamaño.

El trabajo tomaron los compuestos más pequeños del diamante y asociaron un átomo de azufre a cada átomo de carbono. A partir de ahí cada átomo de azufre se enlazó con uno de cobre. Así nacieron las piezas básicas de estos delgadísimos cables con conductividad eléctrica.

El enlace de unas piezas con otras es posible gracias a las fuerzas de van der Waals, generadas gracias a la estructura que forman los átomos de hidrógeno y los de carbono. Y de esta manera es como puede crecer la extensión de estos cables. No su grosor, claro.

Imágenes: Universidad de Stanford y fiberoptik42

anterior artículo

Inteligencia artificial para descifrar el código de los murciélagos

Inteligencia artificial para descifrar el código de los murciélagos
siguiente artículo

Servicios online para crear y enviar boletines personalizados por correo

Servicios online para crear y enviar boletines personalizados por correo

Recomendados