Síguenos en redes sociales:
Gadgets
3 de junio de 2013 a las 07:04

Interacción más allá de la punta de los dedos

Interacción más allá de la punta de los dedos

Interacción más allá de la punta de los dedos

Escrito por , 3 de junio de 2013 a las 07:04
Con sus pantallas sensibles al tacto, las tabletas y teléfonos inteligentes revolucionaron la forma de interactuar con las computadoras. Pero una serie de desarrollos basados en la voz, el movimiento de las manos, el cuerpo y hasta la mente permiten vislumbrar un futuro cercano con nuevas fórmulas. ¿Será la muerte de la mítica pareja del teclado y el mouse?

 

Cuando Douglas Engelbart tuvo la idea de crear un dispositivo llamado mouse, pocos habrían imaginado que este dispositivo, presentado en 1968 en la Universidad de Stanford, se convertiría en el aliado indispensable de los teclados; una pareja hecha el uno para el otro. Desde su irrupción a comienzos de la década de los ochenta, la forma de interactuar con estas máquinas no ha variado demasiado.

Si bien ya existían algunos intentos de extender el uso de la tecnología de las pantallas sensibles al tacto, su llegada a las masas no se produjo hasta el lanzamiento del iPhone primero, y luego con la iPad, en el 2010.

Considerada como una versión extendida del teléfono inteligente de Apple, la tableta lideró la revolución en la industria tecnológica al acercar a los usuarios a un equipo mucho más simple (y económico) que una computadora para jugar, trabajar y estar comunicados.

Lo curioso de todo esto es que, como hemos visto en el post anterior “Tabletas vs Pc”, los dueños de las tablets insisten en utilizar los viejos teclados. ¿Acaso el mundo tecnológico no daba por extinta a las computadoras, esos antiguos vestigios de un mundo en donde las personas golpeaban teclas físicas?

No todo resulta tan lineal. Aún nos encontramos en una etapa de transición, en donde nos debatimos hacia dónde ir en la forma de relacionarnos con las máquinas. Suena inquietante y perturbador, pero dejemos llevarnos por la imaginación y la curiosidad. Tan mal no nos ha ido en estas últimas décadas en el mundo tecnológico.

En el aire

Si hay algo que todo geek interesado en el cine no puede dejar de mencionar es la interfaz de usuario de los sistemas en la película Minority Report. Allí, el personaje interpretado por Tom Cruise interactuaba de forma fluida entre diversos objetos virtuales y opciones de menú. Y eso que, en su estreno en 2002, ni siquiera existían las pantallas táctiles tal como las conocemos: Apple presentaría su teléfono iPhone cinco años más tarde.

 

 

Tan lejos no estamos de esta forma de utilizar la tecnología con gestos. Los primeros antecedentes se remontan a la Wii, la revolucionaria consola de Nintendo en 2007, mientras que Microsoft desarrolló su propio sistema y lanzó tres años más tarde el dispositivo Kinect, una cámara con sensores que convierten al jugador (incluido su rostro y voz) en una suerte de mando de control gigante humano.

El futuro ya llegó

No fue el único caso, ya que los diversos avances permitieron que una compañía tomara el mouse de Engelbart y creara un dispositivo para mejorar la interacción con una computadora. Su particularidad residía en las bondades cinematográficas del film dirigido por Steven Spielberg: con Leap Motion los objetos virtuales que se ven en la pantalla de la computadora se pueden manipular y controlar con el movimiento de las manos.

 

 

Google, por su parte, va más allá de las pantallas táctiles. Su cofundador, Sergey Brin, cree que es la forma menos natural de interactuar con otras personas. Y por eso es uno de los fervientes evangelizadores de Glass, unos anteojos electrónicos que poseen una pequeña pantalla, una cámara y sensores de voz.

Esta gafa se convirtió en un objeto de deseo para todo aficionado a los últimos adelantos. Se presenta como el aliado ideal para el universo creado por los teléfonos inteligentes, que intentará que los usuarios dejen de estar absortos con las pantallas de sus dispositivos.

 

 

Si hablamos de películas, la tecnología presente en la saga Iron Man nos remite otra vez al uso de interfaces futuristas que poca relación tienen con el mundo real… por ahora. Y es que la forma de utilizar los sistemas de Tony Stark no está muy alejado de las diversas tecnologías que evalúan compañías como Microsoft.

 

 

Desde su centro de investigación y desarrollo  evalúan cómo puede ser el uso de una computadora en el futuro. Allí, el investigador Jinha Lee propone SpaceTop, un curioso dispositivo en donde los escritorios virtuales tradicionales conviven con la manipulación de objetos reales y el modelado de diseños y planos.

 

 

¿Habrá una tecnología que transforme y reemplace definitivamente a la pareja teclado y mouse, que ya va camino al medio siglo de vida? Es difícil vislumbrar otra forma de comunicarse sólo con los gestos, la voz o el teclado. Como muchas cosas que ocurren en la vida en el mundo digital, nada se pierde, todo se transforma.

Tal vez sea una combinación de varias tecnologías, o tal vez no. Quizá en un futuro controlemos los dispositivos electrónicos con la mente, como lo imaginaron los creadores de la vincha Necomimi, que lograron controlar una lista de temas de acuerdo al estado del ánimo.

 

 

Imagen tomada directamente del video ‘Iron Man 2 Amazing interfaces and holograms’

Sobre el autor

Andres Bianciotto

Ver todos sus artículos »