Diferencias entre una antena direccional y una omnidireccional

De niños nos explicaron que la comunicación consiste en un emisor y un receptor, también de un mensaje. El emisor envía un mensaje a través de un canal que llega a dicho receptor. Esto es así en la comunicación humana, en la animal y también en la tecnología inalámbrica. Desde walkie talkies o aparatos de radiocomunicación a televisión o Internet por WiFi. Y en todos estos casos se necesitan aparatos emisores y/o receptores que tengan antenas. Antenas que pueden ser de dos tipos: una antena puede ser direccional o podemos hablar de antenas omnidireccionales.

¿Qué diferencia unas de otras? ¿En qué consiste la antena direccional y las antenas omnidireccionales? Veamos desde el punto de vista de obtener cobertura WiFi qué opción puede sernos más beneficiosa para que todos tus dispositivos se conecten a la red interna y/o a Internet de manera óptima, rápida y estable.

La antena direccional, en una dirección

Empecemos por la antena direccional. Su propósito es enviar la energía radiada a un punto específico, en una única dirección. De ahí su nombre. El objetivo es que el receptor, si está en la posición adecuada, obtendrá el máximo posible de la radiación deseada. Entendiendo radiación por el envío de datos a través del aire vía radiofrecuencia. Así funciona el WiFi, el Bluetooth, la radio, la televisión digital terrestre y tantas otras tecnologías sin cables.

¿Qué bondades tiene una antena direccional? Este tipo de antenas, al focalizarse en un punto concreto, puede enviar o recibir señal desde puntos alejados. Puede usarse en exteriores y en interiores para resolver problemas de cobertura específicos, como poblaciones alejadas u obtener cobertura en varias plantas de un edificio. O incluso obtener la señal WiFi de otro edificio.

Una antena direccional profesional puede alcanzar distancias de 15 kilómetros de cobertura. Por lo demás, existen distintos tipos de antena en función del ángulo de cobertura y del alcance disponible. Por regla general, este tipo de antenas suelen ser muy espectaculares visualmente. A diferencia de las antenas omnidireccionales, más discretas.

Salvo excepciones, el usuario doméstico no suele emplear este tipo de antenas, reservadas a zonas aisladas, instalaciones externas o alejadas que requieren enviar o recibir datos por WiFi. También hay disponibles antenas direccionales para obtener mejor cobertura 4G. Sin embargo, podemos encontrar antenas de tipo direccional bastante económicas en función del alcance y del ángulo de cobertura.

Las antenas omnidireccionales, en todas direcciones

Pero si lo que necesitamos es enviar y recibir datos por WiFi en varias direcciones, la mejor opción pasa por las antenas omnidireccionales. Perderemos distancia de cobertura, pero a cambio esa cobertura llegará a más direcciones. Así, si colocamos un router WiFi en una estancia central, las habitaciones de alrededor se beneficiarán de su cobertura en vez de hacerlo una sola hacia la que apunte la antena.

La radiación de las antenas omnidireccionales es uniforme y en todas direcciones. De ahí que sea la más utilizada en routers y dispositivos amplificadores de señal WiFi. Garantiza que cualquier dispositivo de alrededor obtendrá acceso inalámbrico a la red sin importar la dirección hacia la que apunte el router. Sí importará, en cambio, la distancia.

Además del propio router, prácticamente cualquier dispositivo móvil emplea antenas omnidireccionales. Ordenadores, smartphones, tablets, consolas de videojuegos, electrodomésticos inteligentes, dispositivos de tipo IoT… Es la opción más práctica teniendo en cuenta que no siempre es necesaria toda la señal disponible para acceder a la red correctamente.

Router Movistar

¿Qué antenas emplea el router de Movistar?

El router Movistar actual, conocido como Router Smart WiFi o HGU, emplea seis antenas internas de tipo omnidireccional. Seis antenas omnidireccionales para garantizar la cobertura WiFi en todas las direcciones posibles. Cuatro de ellas emplean la frecuencia de 5GHz (WiFi Plus) y dos de ellas, la frecuencia de 2’4 GHz (WiFi). La diferencia entre unas y otras es la distancia a la que llega su cobertura y la velocidad obtenida de subida y descarga de datos.

Modelos anteriores de routers de Movistar empleaban antenas externas. Pero con todo, en la totalidad de casos se trata de antenas omnidireccionales. Como dijimos en el apartado anterior, las antenas de este tipo permiten enviar la señal por toda una superficie de manera uniforme y en todas direcciones.

Como consejos para aprovechar la cobertura de tu router Movistar, recuerda que el router debe estar en una posición centralizada para así beneficiar a todas las demás estancias o habitaciones de la cobertura omnidireccional. También se recomienda colocarlo en una zona elevada y evitar obstáculos como paredes o techos.

Emplear antenas direccionales para aumentar la cobertura en un domicilio u oficina es una opción, pero esto resolverá el acceso al WiFi en un punto específico. Si se quiere ampliar la cobertura de manera radial y uniforme, conviene acudir a ayudas más ecuánimes como los amplificadores de señal WiFi. Su ventaja es que repiten y amplifican la cobertura inalámbrica en varias direcciones, de manera que beneficia a una mayor superficie en vez de enfocarse en un punto concreto más limitado.

RELACIONADOS

Ahora puedes disfrutar de Prime Video en Movistar+

 ¿Quién de vosotros no ha comprado alguna vez en Amazon? Sobre todo, durante los largos meses de la pandemia, nuestra mayor alegría era la llegada de sus repartidores...