e-health

E-health: cómo se utiliza el cloud computing para mejorar sus servicios

Hoy en día, el cuidado de la salud puede realizarse de manera remota. La tendencia de la e-health facilita el acceso a servicios de salud a distancia, tanto de diagnóstico como de monitoreo. A lo largo de este artículo te contamos cómo el cloud computing potencia esta modalidad de atención en el sector de la salud.

¿Qué es e-health?

La e-health, conocida también como esalud o telemedicina, se trata del desarrollo de servicios relacionados con el cuidado de la salud usando tecnología. Para los expertos, una solución de este tipo debería contribuir al acceso a citas con profesionales de la salud e historial médico, junto a la realización de diagnósticos y al seguimiento de pacientes.

Algunos beneficios de la telemedicina son:

  • Permite el monitoreo cercano y riguroso de pacientes de manera remota.
  • Posibilita el tratamiento preventivo de pacientes mediante insights provenientes de la analítica predictiva.
  • Mejora la accesibilidad al cuidado, ya que permite conocer y administrar la información de pacientes en cualquier momento y a distancia.
  • Reduce costes operativos del ámbito de la salud.

La pandemia de la COVID-19 ha puesto el foco sobre la e-health. Esto ha ayudado a responder a emergencias con mayor velocidad, lo que optimiza el tiempo de los profesionales de la salud. Además, ha reducido riesgos de bioseguridad para pacientes y profesionales del área sanitario.

e-health
Foto: Christin Hume

De acuerdo con Frost & Sullivan, la adopción dela e-health se ha acelerado, aproximadamente, dos años en 2020. La firma señala que en Estados Unidos, las consultas médicas online han aumentado un 124%. Por su parte, el monitoreo remoto de pacientes ha crecido 150%. También, indica que esta clase de soluciones funcionan casi exclusivamente en la nube.

Cloud computing y el sector sanitario

En esencia, el cloud computing consiste en desarrollar servicios de almacenamiento, bases de datos, servidores, redes, software, analítica e inteligencia, vía Internet.

Se diferencia de la virtualización en que no solo extrae recursos de un hardware y los pone en entornos virtuales, sino que los agrupa y los comparte en red. Además de automatizar procesos. Así, el cloud computing es capaz de ejecutar cargas de trabajo en la nube.

Actualmente, Technavio calcula que el mercado global de cloud computing en el sector salud crecerá 25.000 millones de dólares entre 2020 y 2024. Esta tendencia no es una sorpresa, ya que se trata de una tecnología que ha tenido acogida en la industria. HIMSS y Frost & Sullivan estiman que más de la mitad de las cargas de trabajo IT en salud se ejecutarán desde la nube.

Esto se debe a que el cloud computing ofrece diversas ventajas en ecosistemas de salud. Algunos ejemplos centrales son: reducción de costes, mayor flexibilidad y escalabilidad. Asimismo, facilita la investigación colaborativa entre organizaciones del sector y contribuye a tener una mejor relación con los pacientes al acelerar la entrega de servicios y darles acceso a su información médica.

E-health
Foto: Nordwood

Usos del cloud computing en la e-health

El cloud computing trae consigo múltiples beneficios, tanto para organizaciones del ámbito sanitario como para pacientes. Algunos de sus principales aplicaciones en el campo de la e-health incluyen:

1. Mejora en la interoperabilidad

La interoperabilidad busca integrar los datos en el sistema de salud sin importar su fuente o ubicación de almacenamiento. De manera que disponer de la información de los pacientes es clave en la planeación y entrega de servicios de salud.

El cloud computing ofrece acceso a estos datos a los actores del ecosistema: entidades de salud, aseguradoras, farmacéuticas, etc. Asimismo, reduce la redundancia de los datos y simplifica la recuperación de los mismos.

2. Acceso y manejo de la información médica por parte de los pacientes

El cloud computing notoriamente democratiza el acceso a la información en la industria de la salud. Esto impulsa a la participación de los pacientes en decisiones sobre su salud. Así, aporta a su educación y a un relacionamiento superior con las organizaciones del sector.

3. Analítica avanzada

Los datos estructurados y no estructurados del cuidado de la salud son un activo valioso. El poder de cómputo de la nube ayuda a procesar más fácilmente grandes cantidades de información. Añadido a esto, aplicando big data e inteligencia artificial a estos datos se pueden aplicar a la investigación médica y científica.

Por otro lado, la analítica a partir de cloud computing también impacta positivamente a los pacientes a nivel individual. Puede ayudar a formular planes de tratamiento y cuidado más personalizados. También, permite que todos los detalles necesarios para atenderlos sean permanentes y oportunamente accesibles.

Para concluir, herramientas como Movistar Salud, que buscan avanzar en materia de e-health son claves en estos momentos. La e-health permite una atención médica óptima a distancia gracias al uso del cloud computing. La tecnología cada vez avanza más para que puedas mantener una buena salud desde casa.

Foto de cabecera por John Schnobrich.

RELACIONADOS