Los mayores peligros a evitar en Internet para niños y adolescentes

Escrito por , 15 de marzo de 2021 a las 09:30
Los mayores peligros a evitar en Internet para niños y adolescentes
Hogar Digital

Los mayores peligros a evitar en Internet para niños y adolescentes

Escrito por , 15 de marzo de 2021 a las 09:30

Es un tópico que no deja de ser cierto. Un niño viene sin manual de instrucciones. Y si lo hubiera, en la actualidad debería tener varios volúmenes, uno de ellos dedicado a Internet. O mejor dicho, a todo lo que hay que evitar en Internet si queremos proteger o educar a nuestros hijos menores de edad. Y aquí entra el control parental.

Lo quieras o no, Internet se ha convertido en un medio de comunicación universal. Un elemento indispensable para trabajar, hablar con los tuyos, divertirte en tu tiempo libre, aprender e informarte. Así que estés o no familiarizado con la llamada red de redes, conviene saber qué hay que evitar en Internet. O como reza el dicho, extraer el grano de la paja.

Internet es una gran oportunidad para que niños y adolescentes socialicen, aprendan, se diviertan, se expresen y, en general, aprovechen las bondades que ofrece. Pero como todo en esta vida, también hay que tomar precauciones.

Contenido inadecuado

Que en Internet haya de todo es algo bueno por un lado, pero implica que no todo el contenido disponible en la red sea adecuado para determinadas edades. Contenido de odio, trastornos alimenticios, violento, contenido sexual…

La lista es extensa, y aunque por regla general nosotros no buscaríamos determinado contenido, la curiosidad de un niño no conoce límites. Y en ocasiones, esto puede ser un problema.

La principal vía de acceso a contenido inadecuado es el buscador, como Google, Bing, Yahoo o DuckDuckGo. Es la herramienta más visitada en el navegador web y suele integrarse en los asistentes de voz para responder a cualquier duda o pregunta que nos hagamos. Desde los buscadores podemos tener acceso a cualquier contenido, no siempre adecuado para ciertas edades.

La solución: el control parental, que permite bloquear sitios web concretos y/o búsquedas relacionadas con contenido adulto.

Redes sociales

Las redes sociales se han convertido en uno de los servicios de Internet más demandados, tanto por adultos como por niños y adolescentes. Precisamente, los menores de edad buscan socializar a todos los niveles, física y virtualmente. De ahí el éxito de YouTube, Twitch, TikTok, Instagram o WhatsApp.

Las redes sociales tienen sus bondades, como conocer a personas de otros lugares del planeta o descubrir otras habilidades, gustos o actividades. Pero conviene tener en cuenta que no todos los usuarios de estas redes sociales respetan a los demás, ni tienen buenas intenciones.

Por suerte, las redes sociales, ante la presión de padres, madres y tutores, han incorporado filtros y opciones de control parental para limitar el tiempo y para mejorar la privacidad de las cuentas de los menores. Aquí va un ejemplo: el control parental de Instagram.

Sin tiempo para más

No hay una regla de oro. ¿Cuánto tiempo es aceptable para dedicarle a cierta actividad? ¿Hasta qué punto deberíamos limitar el tiempo que pasan los menores frente al ordenador o con el smartphone en las manos?

La clave está en el conjunto. O mejor dicho, si el tiempo dedicado a una actividad afecta negativamente al resto, conviene poner límites. ¿Duerme las horas suficientes? ¿Dedica el tiempo necesario al estudio y aprendizaje? ¿Come bien?

Los adultos también tenemos problemas para equilibrar nuestros horarios. Pero, como tal, debemos tomar ciertas decisiones. El menor no tiene porqué ser capaz de tomar esas decisiones, ya lo hará con los años, a medida que madure. Mientras, tendremos que ser nosotros quienes acordemos con ellos cuánto tiempo pueden dedicarle a Internet.

Es más, es tanto lo que adultos y menores hacemos en Internet que conviene separar el tiempo que le dedicamos obligatoriamente (trabajo o estudios) del dedicado en el tiempo libre.

Juegos y aplicaciones, ¿para todos?

Al igual que ocurre con el contenido inadecuado a evitar en Internet, no todas las aplicaciones son para todos. Y esto ocurre especialmente con juegos, sobre todo aquellos que se juegan online con o contra otros jugadores.

El control parental permite bloquear ciertas aplicaciones para evitar que los menores accedan a ellas. En dispositivos móviles, esto se traduce en limitar el acceso a ciertas redes sociales o a determinadas apps de contenido como Netflix o Spotify.

Pero más importante es el acceso a juegos. Por un lado, tenemos el componente social de muchos de estos juegos. ¿Queremos que nuestros hijos hablen con desconocidos durante una partida online o preferimos que lo hagan solamente con amigos y conocidos?

Por otro lado, conviene limitar el acceso a los micropagos que se hacen en muchos de estos juegos. Desde un traje para un personaje a un objeto o ayudas para el juego. Conviene concienciar a niños y adolescentes sobre este tipo de estrategias que emplean los desarrolladores de videojuegos y que, mal usados, suponen un gasto excesivo de dinero real disfrazado de dinero virtual.

Sistemas para facilitar la tarea

La solución ante todos los problemas que hemos visto y muchos otros a evitar en Internet de cara a proteger y educar niños y adolescentes a nuestro cargo, pasa por la comunicación. Hablar y educar para hacer entender al menor lo bueno y lo malo de lo que encontrará en Internet.

Y la segunda solución, en ocasiones inevitable, pasa por el control parental. Una solución que permite configurar límites y bloqueos para evitar en Internet contenido o prácticas inadecuadas a ciertas edades y para conocer algo más los hábitos de los menores en la red de redes.

Precisamente, Qustodio es un servicio de control parental que cubre los principales peligros o retos con los que nos encontramos como padres o madres.

Disponible para PC, Mac, iPhone, iPad, Android o Chromebook, entre otros dispositivos, Qustodio permite limitar el tiempo de uso de los dispositivos y del acceso a Internet. También sirve para bloquear juegos o aplicaciones inadecuados, así como contenido para adultos. Por otra parte, obtendremos informes de uso con los hábitos de nuestros hijos, una manera de conocer sus necesidades y proporcionar respuestas a sus dudas.

Otro aliciente de Qustodio es la posibilidad de geolocalizar el smartphone de tu hijo y saber si están donde deberían (colegio o instituto, casa…).

Si eres cliente de Internet Fijo de Movistar puedes probar gratis durante un mes el servicio de pago de Qustodio. A partir de ahí, podrás seguir usando el servicio de control parental a un precio de 3’5 € mensuales.

anterior artículo

Movistar Fusion: 5 tips para sacarle el máximo partido a tu contrato Movistar

Movistar Fusion: 5 tips para sacarle el máximo partido a tu contrato Movistar
siguiente artículo

Cómo configurar el nuevo iPhone o Android de tu hijo

Cómo configurar el nuevo iPhone o Android de tu hijo