• 15 octubre, 2021
  • QUSTODIO 
  • 3 min

Educa a tus hijos antes de que otros lo hagan por ti

Casi siete de cada diez adolescentes consumen pornografía de manera frecuente y acceden a el por primera vez entre los 8 y los 12 años, siendo nueve de cada diez padres totalmente ajenos a este consumo temprano.

Este consumo, problemático por el impacto que puede tener en su vida afectiva, se hace cada vez más desde dispositivos móviles, y enfrenta a los menores a contenidos que lejos de representar una sexualidad sana, suelen estar copados de agresividad o violencia dirigida de manera abrumadora contra la mujer, y más peligroso aún, el 30% de los entrevistados reconoce que se trata de su única fuente de información sobre sexualidad y más de la mitad que les da ideas para sus propias experiencias.

PornoEducar

Fad en campaña por la educación

Ante esta realidad, Fad ha puesto en marcha una campaña digital para alertar a las familias sobre las graves consecuencias que puede tener sobre sus hijos e hijas este acceso temprano e incontrolado a este tipo de material.

el peligro no es tanto que vean pornografía, sino que su sexualidad, que se está formando en esas edades, asuma como normales comportamientos agresivos, violentos, de riesgo o degradantes para la mujer. Si no empezamos a incorporar de forma más decidida la educación afectivo sexual en la familia o en el currículo escolar les estamos dejando a merced de plataformas online”.

Beatriz Martín Padura, directora general de Fad

La adolescencia es una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios y que incluyen también todos los relacionados con la sexualidad.

El consumo de pornografía afecta en el desarrollo sexual adolescente e impacta en su forma de entender la sexualidad y en sus relaciones, y puede desembocar en comportamientos de riesgo.

Campaña #PorNoEducar

Para atajar este problema, Fad ha lanzado, de la mano de PINK Lab™ la campaña “Por no, porno” para sensibilizar a los padres de hijos adolescentes, eludiendo los limites que las RRSS imponen cuando se trata de pornografía y hacerlo sin herir sensibilidades, ya que no se trata de culpar, sino de invitar a la reflexión, tanto a los padres como al conjunto de la sociedad.

A tal fin, la campaña utiliza un recurso audiovisual fácilmente reconocible para todos aquellos que están en edad de ser padres de hijos adolescentes, evocando las emisiones codificadas de películas pornográficas del antiguo Canal Plus de los 90’ en el que se enmarcan una serie de reflexiones y afirmaciones que describen las consecuencias que puede tener, para los adolescentes, la falta de dialogo y una educación sexual adecuada.

Esta campaña les invita a consultar la web de FAD donde podrán encontrar información de ayuda sobre como enfrontarse a esta difícil tarea.

Desde el lado de la tecnología, los padres tienen muchas posibilidades distintas para controlar los habitos de navegación de sus hijos incluso en sus dispositivos móviles gracias a servicios como Qustodio de Movistar, que permiten bloquear páginas no deseadas, monitorizar el uso del dispositivo móvil o incluso bloquear aplicaciones concretas en horarios definidos.

RELACIONADOS