Un robot japonés aprueba el examen de acceso a la universidad

Escrito por , 17 de diciembre de 2013 a las 19:30
Un robot japonés aprueba el examen de acceso a la universidad
Tecnología

Un robot japonés aprueba el examen de acceso a la universidad

Escrito por , 17 de diciembre de 2013 a las 19:30

Con los resultados obtenidos por Torobo-kun en el examen de acceso a la universidad, este robot podría acceder a 403 de las 579 universidades privadas del país.

La especial predilección nipona por la robótica está estrechamente ligada a la tradición de los karakuri ninyyo –autómatas–, una mezcla entre enseñanzas budistas y creencias continuistas del sintoísmo relacionadas con la interacción espiritual entre todos los objetos animados e inanimados. Esta tradición explica la estrecha relación de la sociedad japonesa por la tecnología y, en especial, por el mercado de la robótica. Por eso, noticias curiosas como la del robot japonés que aprueba el examen de acceso a la universidad, no hacen más que corroborar la máxima de la tecnología robótica japonesa por superar lo imposible y crear el robot perfecto a imagen y semejanza del hombre.

El protagonista de esta peculiar hazaña se llama Torobo-kun, un robot fabricado por el Instituto Nacional de Informática de Japón en colaboración con varias empresas del país, que ha conseguido superar el examen de acceso a la universidad nipona con unos resultados bastante aceptables.

tecnología robótica japonesa

Entre las habilidades de Torobo-kun está la capacidad de reconocer palabras y resolver complejos problemas de lógica, por eso los investigadores decidieron poner a prueba su potencial con un examen estándar de selectividad para extraer conclusiones. Sin embargo, a pesar de obtener unos resultados que le permitirían estudiar en cerca del 70 por ciento de las facultades del país, destaca las bajas calificaciones obtenidas en idiomas con respecto a otras asignaturas más técnicas.

Las conclusiones de los investigadores revelan que la calificación obtenida por Torobo-kun fue de nivel A, una media que le permitiría acceder a 403 de las 579 universidades privadas del país. Como era de esperar, fue capaz de superar la nota media en aquellas asignaturas que requieren cierta capacidad para retener datos y relacionarlos entre sí como historia japonesa e historia mundial. También superó con creces la media de asignaturas como matemáticas, donde se requiere agilidad mental para el cálculo y capacidad de concentración, aptitudes con las que la tecnología del procesador de Torobu-kun fue entrenado durante su proceso de aprendizaje.

Sin embargo, cabe destacar las bajas calificaciones obtenidas en idiomas como inglés y japonés, asignaturas que requieren un profundo conocimiento de la estructura del lenguaje verbal a nivel morfosintáctico y léxico. Lo cual demuestra que más allá de la capacidad de almacenar y procesar información o realizar complejos cálculos matemáticos, hay ciertos aspectos genuinos del ser humano como el lenguaje verbal que difícilmente pueden ser reproducidos a la perfección desde la inteligencia artificial. Al menos por el momento.

tecnología robótica japonesa

En este sentido y en relación con este tema, el paradigma de la máquina universal de Alan Turing nos dice que desde la inteligencia artificial es posible imitar los procesos lógicos y los cálculos matemáticos de la mente humana, pero aún está por ver si desde la tecnología es posible reproducir la experiencia de aprender del entorno para poder establecer posibles respuestas ante una contingencia determinada. Elegir con cierto grado de libertad aquellas que más nos convengan en cada momento o equivocarse y ser consciente de los errores, para aprender de ellos y completar el catálogo de soluciones e hipótesis para contingencias futuras. Según Turing, sólo de esta forma y siendo consciente de nuestros pensamientos, el nivel de inteligencia aumenta el grado de libertad. En este aspecto, la inteligencia artificial tiene un largo camino por recorrer, según Turing.

Por el momento, el nuevo objetivo marcado por los expertos en tecnología robótica japonesa es conseguir que este robot sea capaz de aprobar en 2021 el examen de acceso a una de las universidades más prestigiosas del país, la Universidad de Tokio, en la que cada año miles de estudiantes nipones intentan acceder.

Imágenes | vía Flickr –OiMax, MsSaraKellykate nev

anterior artículo

Ada Lovelace, la madre de la informática

Ada Lovelace, la madre de la informática
siguiente artículo

Alekséi Pázhitnov, el señor de los puzzles

Alekséi Pázhitnov, el señor de los puzzles

Recomendados