La revolución en la nube de la industria cultural

Escrito por , 19 de noviembre de 2012 a las 19:21
La revolución en la nube de la industria cultural
Innovación

La revolución en la nube de la industria cultural

Escrito por , 19 de noviembre de 2012 a las 19:21

Recuerdo cuando yo misma pensaba que aquellos que, por cuestión de edad, no éramos “nativos digitales” mantendríamos para siempre cierta independencia de la tecnología, al menos en lo que a aficiones culturales y de ocio se refiere. Es un recuerdo cada vez mas vago que se contrapone a otro muy intenso, presente siempre, a pesar de los años que han pasado: el de darme cuenta de que no solo no sería así, sino que unir los sectores culturales y de ocio  a la tecnología nos daría un acceso a ellos realmente emocionante.

La industria de la cultura engloba distintos sectores, afectados todos ellos, en mayor o menor grado, por la revolución tecnológica que vivimos. Si nos fijamos en los tres de mayor consumo: cine, música y libros, enseguida nos damos cuenta de que son sectores que han vivido inmersos en el cambio, tecnológico y social, desde hace más de una década.

La tecnología, unida a los nuevos “usos y costumbres”, es decir la auténtica revolución tecnológica, ha transformado definitivamente la Industria de la Cultura al afectar de lleno los pilares sobre los que se asienta: la producción, distribución, consumo y difusión de contenidos.

Fijémonos, por ejemplo, en la experiencia que el actor Paco León ha puesto en marcha, dando el salto a la dirección de cine con la película “Carmina o revienta” y sobre la que declara: “Internet ya es una plataforma más de exhibición de cine”.

El consumo de contenidos digitales no deja de crecer y consultoras como Gartner estiman que un tercio de los mismos estarán alojados en la nube en 2016:

  • El 61% de los españoles escucha música en «Youtube».
  • El 25% ve la TV por Internet.
  • El 38% de los internautas españoles usa códigos QR. Un 110% más que en 2011 (18%).
  • El número de libros vendidos ha descendido un 20%.
  • El 39% de los contenidos digitales se consume a través de dos pantallas a la vez.

En resumidas cuentas, esta es la situación y si hablamos sobre ella con los distintos “actores” implicados: autores, editores, productores vamos a encontrar opiniones contradictorias al respecto de cómo abordarla. Siendo todas ellas respetables, me gustaría llamar la atención sobre la de aquellos que, encontrándose directamente implicados, han optado por el análisis del cambio y la aplicación práctica en pro de la innovación. Profesionales dispuestos a “marcar la diferencia”, abrazar la tecnología y dar pasos al frente incluso en los sectores más controvertidos.

Carlos Jean,  por ejemplo, declara en su Twitter sobre sí mismo,  “intentando cambiar las formas para vivir haciendo música.” Y, visto su éxito, parece que lo está consiguiendo. Su ultima aventura  lanzar su APP móvil gratuita.

Hace un par de meses, en la octava edición del encuentro mensual que desde Acens promovemos para charlar sobre tecnología cloud, sus estimaciones de futuro y aplicación práctica, tratamos el tema “Cloud y Cultura. El impacto y la oportunidad que La Nube ofrece a la industria de la cultura”.

El ponente elegido para la ocasión fue Javier Celaya, socio-fundador del portal cultural Dosdoce.com, autor del libro “La empresa en la web 2.0”y co-autor de “Cómo la tecnología cambió mi vida”. Javier, que vive a caballo entre España y EEUU, mostró una visión práctica, concreta y constructiva con respecto a la unión cloud y cultura: “La era digital”, dijo, “demanda una industria digital y está ahí para quienes quieran aprovecharla”.

El impacto digital en la sociedad abre una oportunidad a las empresas que quieran innovar y emprender nuevos modelos, también en el sector cultural. Las soluciones en la nube permiten crecer a la medida de las necesidades de cada caso, sin necesidad de preocuparse por montar y mantener una infraestructura tecnológica en propiedad”

Esa visión práctica, concreta y constructiva, quedó plasmada en la entrevista de 3 minutos que Javier concedió a acens.tv  y que te recomiendo ver:

A lo largo de su ponencia, Javier esbozó una serie de claves a tener en cuenta a la hora de abordar nuevos modelos de negocio en la Industria de la Cultura por parte de los gestores culturales, para los que la Tecnología Cloud debe ser entendida ya como una herramienta:

  • Los consumidores experimentan cansancio frente a una oferta cultural rígida, demandando nuevos contenidos. La era digital da acceso a:
  1. Nuevos autores. Aparece la “autoedición”.
  2. Nuevos formatos que llevan a la “autoría compartida”.
  • Ruptura de la barrera espacio-temporal, en beneficio de una relación directa. Libros con NFC , chips, libros que enlazan con otros como si se tratara de varios libros dentro de uno solo, adquisición de libros mediante código QR… son hoy una realidad.
  • El consumo de lectura, música, cine y TV deja de ser una actividad solitaria y se convierte en social e interactiva. La información viene a ti en lugar de ir tú a por ella.  Sistemas de recomendación, basados en gustos afines y consumo real, se materializan a través de tecnologías que analizan la forma, el lenguaje y la estructura de los contenidos. Se pone de manifiesto la importancia del análisis de la información o Big Data, directamente vinculada a la Tecnología Cloud. Muestra de ello es que las búsquedas a través de dispositivos móviles, estés donde estés, se han incrementado un 400%.
  • Aportar valor añadido, al contenido, mediante servicios. Como por ejemplo: sistemas de recomendación personalizados, multiacceso a mis contenidos, historial de compras, archivos de libros, música y películas, biblioteca personal de notas, acceso a clubes de lectura, música y cine, descuentos en contenidos relacionados con mis intereses…
  • En el sector cultural la demanda de productos era impredecible pero, hoy, las nuevas herramientas permiten anticipar comportamientos por parte del consumidor. El editor ya no cuenta únicamente con la cifra de ventas que proporcionaba el modelo de negocio tradicional, sino que puede conocer, por ejemplo, los hábitos de los usuarios en dispositivos móviles para vaticinar el momento futuro de compra y el producto más adecuado.

A titulo particular he de decir que no solo estoy de acuerdo con las claves expresadas, sino que además las disfruto y me motivan. Podrás estar, o no, de acuerdo con ellas pero, en cualquier caso, invitan a la reflexión. ¿Te animas?

 

anterior artículo

Lise Meitner, la física olvidada

Lise Meitner, la física olvidada
siguiente artículo

Las startups acabarán con el desempleo juvenil en Londres

Las startups acabarán con el desempleo juvenil en Londres

Recomendados