La impresión 3D permite la reconstrucción de la cara de un hombre víctima del cáncer

La impresión 3D permite la reconstrucción de la cara de un hombre víctima del cáncer

Eric Moger no olvidará el día que le diagnosticaron un tumor facial, del tamaño de una pelota de tenis, situado en el lado izquierdo de su cara. En el caso de este tipo de cáncer, el desarrollo tumoral no debe ser frenado únicamente con tratamientos de quimioterapia y radioterapia fuertes, sino que además se necesitan de intervenciones quirúrgicas de cirugía plástica para eliminar el tumor por completo, y así conseguir la curación completa del paciente.

Como explica el doctor Jacobo Máiz Bescansa, del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, “en el 90% de los casos en los que el tumor no se ha extendido a otras estructuras faciales, se consigue una recuperación, pero si se ha llegado a fases más avanzadas, el porcentaje disminuye hasta el 50 e incluso 40%.” El problema se ve agravado cuando el tumor consigue avanzar hacia un proceso de metástasis en la zona del ojo o la región nasal, donde la reconstrucción de estas partes de la cara se agrava muchísimo.

En el caso de Eric Moger, dueño de un restaurante de Inglaterra, el cáncer facial que sufría se extendió por gran parte de su cara. El tratamiento quirúrgico que le aplicaron tuvo que extirparle casi todo el lado izquierdo del rostro, incluida la mejilla, la mandíbula y el ojo izquierdo. La intervención, que tuvo lugar hace cuatro años y medio, provocó que Eric Moger cambiara totalmente su vida. Perder la mitad de su cara hizo que toda su rutina y costumbres se vieran alteradas. Sin embargo, la llegada de la impresión 3D le ha devuelto su rostro en cierta manera.

Reconstrucción facial mediante impresión 3D

Conseguir una nueva cara no era sólo un deseo estético únicamente para Eric Moger. La pérdida de la mitad de su rostro por un cáncer facial había provocado que no pudiera comer ni beber normalmente, pues que tenía que hacerlo mediante la utilización de una sonda dirigida directamente a su estómago. Por ello, recuperar la mitad de su rostro desfigurado no era solamente una cuestión de cirugía plástica, sino también una forma de mejorar su calidad de vida.

Telegraph

Mediante una técnica pionera, los cirujanos consiguieron reconstruir la mitad de su rostro, diseñando mediante impresión 3D una prótesis que recubriera la mitad de su cara. Este procedimiento realizado en Reino Unido por primera vez por el cirujano Andrew Dawood ha conseguido crear una especie de “imagen espejo de la cara de Eric”.

Para ello realizaron un estudio de cómo podría ser la cara de Eric Moger mediante escáneres y reconstrucción tridimensional, para luego diseñar esta máscara facial, mediante impresión 3D, en nylon endurecido. En el futuro, lo ideal sería imprimir este tipo de rostros artificiales en silicona, lo que permitiría una mejor adaptación a la cara del individuo, e incluso la diferente coloración de la prótesis (adaptándola a un tono más bronceado, por ejemplo en vacaciones). Gracias a este avance, Moger pudo por primera vez beber y comer, algo que no había hecho en los cuatro años anteriores.

La impresión 3D del nylon se realizó capa por capa, y su colocación en el rostro de Eric Moger no resultó una tarea sencilla. Esta prótesis facial está sujeta a su cara mediante imanes, para así facilitar su colocación y retirada, algo que el inglés realiza diariamente. En un tiempo, el cirujano Dawood pretende reconstruir mediante impresión 3D la mandíbula de Moger, lo que facilitaría que pudiera ingerir comida de manera autónoma.

Un nuevo avance, sin lugar a dudas, de la tecnología 3D, que ha devuelto en parte la normalidad a este paciente inglés. En el futuro la impresión 3D seguirá siendo una de las herramientas punteras de áreas como la medicina, tal y como vemos reflejado hoy en el rostro de Eric Moger. Una técnica que le ha brindado la vuelta a su rutina, ya que después de cuatro años, Moger podrá retomar los planes de boda que tenía previstos con su pareja antes de que le diagnosticaran el tumor.

Imágenes | Flickr, The Telegraph

Sobre el autor

Angela Bernardo

Licenciada en Biotecnología y Máster en Industria farmacéutica y biotecnológica. Especializada en comunicación científica. Más artículos del autor »
  • Mercedes

    Impresionante. Lo de la impresión 3D empieza a tener tantas aplicaciones casi como el grafeno…