Síguenos en redes sociales:
Digital
1 de marzo de 2016 a las 08:30

Los smartphones y tendencias que han marcado el MWC 2016

Los smartphones y tendencias que han marcado el MWC 2016

Los smartphones y tendencias que han marcado el MWC 2016

Escrito por , 1/03/2016 a las 08:30

Hemos estado en el MWC 2016, y hacemos un repaso de los productos que más nos han gustado y de las tendencias que han imperado en la feria.

Un año más, volvió el evento de telefonía más importante a nivel mundial, el Mobile World Congress, que en su versión del año 2016 no ha defraudado, porque ha mostrado de manera más o menos clara lo que se está configurando como los nuevos mercados a los que las hasta ahora grandes marcas de smartphones se están enfocando para expandir ecosistemas. En ellos esperan los beneficios que tras años en la plataforma Android no han terminado de llegar. La clave estará en el valor añadido de lo que cada presupuesto de I+D permita, pero también en la brillantez de ideas, que es lo que marca el surgimiento de grandes productos todavía inexistentes. Veamos cómo trasladan todo esto a productos palpables.

Los grandes anuncios en smartphones

Algo muy curioso en este MWC 2016 es que no ha habido grandes sorpresas frente a lo esperado. Los grandes actores llegaban con unas tendencias claras, y para mal o para bien, estas han salido reforzadas. Empezando por quien domina, encontramos a Samsung, que ya en 2015 demostró ser la compañía con más capacidad de traer productos realmente innovadores, como fueron las pantallas curvadas o diseños verdaderamente bonitos que por fin podríamos clasificar dentro de lo “premium”. Con el Samsung Galaxy S7 y el S7 Edge han hecho lo que la propia empresa sabía que tenía que hacer, es decir, mejorar pequeños defectos como los que había en ergonomía, mejorar las autonomías de los terminales y añadir valor con la resistencia al agua y al polvo, pero sin sacrificios. Son tiempos duros para la gama alta, pero Samsung ha hecho lo que debía.

S7

En el caso opuesto encontramos a los otros grandes rivales tradicionales del mundo Android, LG y Sony. LG también ha presentado un terminal que se puede considerar innovador. A su anterior diseño de plástico visto en el el G3 y en el G4 ha añadido metal, y lo ha hecho con la capacidad de añadir módulos extraíbles diseñados por la propia LG o por fabricantes especializados por la parte inferior , como una extensión que mejora la calidad de audio (de Bang & Olufsen) o el agarre para fotografías mediante un grip que añade batería. Se trata de algo único, con muchisímas posibilidades, aunque el cambio respecto a los anteriores ha hecho que pese a llegar en metal, resulte algo tosco. La idea de la modularidad en smartphones (recordemos Project Ara) es atractiva, pero realmente se encamina a un mercado de nicho. De hecho, tampoco se puede decir que lo que aporte sea único, ya que, lo que ofrece ahora mismo, salvo la comodidad del complemento de audio, es reemplazable con módulos externos, como hizo Nokia con el grip de cámara.

Los añadidos del LG G5

Los añadidos del LG G5

Sony, por su parte, ha traído una nueva familia de smartphones bajo el nombre “X”, que sustituye a la icónica serie “Z”, y más allá de los conceptos que luego repasaremos, no ha logrado convencer, ya que su terminal estrella, el Xperia X Performance se trata de una nueva iteración muy gradual de lo que hemos visto en el Z desde 2012. Mejores especificaciones, salvo sorprendentemente, en batería, para un producto que a falta de probarlo sólo cumple y ya no logra destacar en un mercado donde se sitúa con precios similares al resto de competidores sin, por ahora, aprovechar el valor añadido que le da, por ejemplo, la marca PlayStation.

Xperia

 

Fuera de los grandes tenemos buenos productos como el bq Aquaris X5 Plus, que mejora en todo al X5 y al X5 versión Cyanogen, haciendo de un gama media normalito más allá de buen acabado, un producto de “altos vuelos” en lo que a rendimiento se refiere.

Como conclusión respecto a smartphones decir que, el mercado se ha encargado de dar o quitar recursos a las compañías, y según eso están funcionando de cara a la calidad de los productos que muestran.

Realidad virtual, la apuesta común

Sí, la realidad virtual es el futuro, y partiendo de la base de que lo que va a permitir dentro de 10 ó 15 años es exponencialmente superior a lo actual, es el momento de abrir mercado y de hacer ver al mundo que ya hay aplicaciones prácticas en muchos campos como educación, videojuegos, cine, etc.  Si tuviéramos que apostar por un nuevo segmento que dentro de unos años ofrezca lo mismo que el smartphone ha dado desde 2007, la realidad virtual tendría muchas de salir victoriosa.

Samsung fue la primera compañía en lanzar su casco de realidad virtual junto a sus smartphones, el Gear VR, y por él sigue apostando en eventos como el Unpacked donde presentaron el Galaxy S7, y donde, por sorpresa, pudimos ver a Mark Zuckerberg. Pero a la posibilidad de reproducir ahora suma la de generar contenidos con la Samsung Gear 360, la cual, como su nombre indica graba vídeos en 360º.

HTC Vive

Aquí, como gran apuesta tenemos a HTC y a Valve unidas en las HTC Vive, y que prácticamente es la realidad virtual más inmersiva y real que existe a día de hoy. En el MWC se ha mostrado una versión más cercana a la que va a lanzar, que se ha anunciado para reservar a partir de hoy con un precio de 899€. Su gran competidor es Oculus, compañía comprada por Facebook y que también apoya a Samsung.

LG 360

La decepción aquí es, sin duda, LG con sus LG 360 VR, que en principio resultan atractivas porque son económicas e independientes del smartphone a diferencia de las Gear VR, pero en la práctica ni ofrecen inmersión (es fácil ver el mundo “real” sin esfuerzo) ni dan una calidad de imagen buena que nos haga pensar en realidad.

El mundo de lo conectado

IoT

Internet de las Cosas es otro concepto que parece futurista, pero no lo es. Aunque quizá no a nivel de usuario en muchos ámbitos, ya hemos vivido cómo Internet ha llegado a nuestras muñecas con los smartwatches, a nuestro cuerpo con algunos wearables o a los electrodomésticos más comunes saliendo de las típicas Smart TVs. El mundo conectado está avanzando hacia llevar todo lo que hasta ahora era domótica de nicho hacia las vidas de todas las personas.

Arktik

En el ejemplo anterior vemos cómo las soluciones de ARTIK se aprovechan para llevar varios niveles de seguridad a cerraduras de puertas que se pueden abrir a través de aplicaciones. Otro campo donde el Internet de las Cosas va a tener un gran papel es el empresarial. Pudimos presenciar cómo mediante algoritmos, unas cámaras son capaces de determinar nuestro sexo y edad, lo que resulta muy útil para mostrar contenidos contextualizados a cada persona en escaparates conectados. También es destacable la aportación que se está haciendo en sensores utilizados para medir niveles de agua, con calibración automática a través de Internet. Incluso en modelos nuevos de coches se está comenzando a incluir conexión para que, por ejemplo en accidentes, avise a Urgencias o a nuestra compañía de seguros, dependiendo de la gravedad.

Aunque en smartphones no haya destacado con su gama X, Sony ha presentado cuatro conceptos muy atractivos (que vemos en el vídeo superior. En primer lugar tenemos el Sony Projector, que hace que cualquier superficie sobre la que proyecte se convierta en táctil, ideal para control de casas conectadas o dibujos en paredes que luego queramos guardar. Sony Xperia Eye es una cámara que hace fotos de manera predictiva, lo cual ayuda al fotógrafo a olvidarse. Como centro de todo tenemos al Sony Agent, un robot que tiene sensor de móvimiento y cámara y que gracias a Internet es capaz de realizar alguna acción en conexión con el ecosistema, pudiendo mostrar contenidos a través de un proyector.

Por último, tenemos el Sony Xperia Ear, un concepto muy parecido al pinganillo de la película Her, invisible y pensado para escuchar las notificaciones. A diferencia del resto de dispositivos que Sony ha presentado en el MWC 2016, se trata de un producto con fecha de salida.

Iofit

También pudimos prbar los zapatos IoFIT, de los que ya hablamos cuando se presentaron oficialmente, y cumplen lo que prometen. Sin tener mucha idea de jugar al golf, pudimos obtener una guía grcias a los zapatos y a la cámara de un smartphone que nos grababa. Una vez captado nuestro movimiento, el análisis sobre cómo mejorar comparando con un jugador profesional era muy notable. Una vez los datos se recogen, se pueden enviar a un entrenador personal, que puede hacer un seguimiento a distancia. Si en vez de golf preferimos fitness, el análisis es igualmente válido y los datos recopilados también resultan de mucha utilidad.

 

Conclusiones del MWC 2016

Aunque aún quedan retos de gran importancia por delante, el smartphone se enfrenta a la época del estancamiento y de la saturación del mercado. Las compañías saben que ha llegado la hora de dar más valor y de diversificar las familias de producto, y este MWC 2016 ha sido el primer evento de telefonía donde el protagonismo ha estado compartido. Las estrellas de los eventos siguen siendo los smartphones de los grandes, pero las conversaciones ahora las ocupan sus añadidos.

No está muy claro por dónde va a seguir todo, porque aún no se percibe nada tan necesario y conveniente como los smartphones, pero con apuestas como la realidad virtual se comienza a pensar en cosas grandes que ilusionan, y las compañías están sabiendo moverse y hacerla evolucionar. En el resto, el reto está en conectar todo, pero haciéndolo todo más fácil y útil que antes. No habrá grandes disrupciones, pero nuestras vidas habrán cambiado para siempre.

 

Imágenes: elaboración propia y LG Press.

 

 

 

Sobre el autor

Antonio Sabán

Antonio Sabán

Futuro e innovación.
Ver todos sus artículos »