Pulseras inteligentes: el nuevo gadget

Pulseras inteligentes: el nuevo gadget

El prefijo smart se ha colado en una ristra de conceptos en los últimos años. Los smartphones son el caso más típico por ser, quizá, los primeros y, sin duda, los más extendidos. Pero existen otros objetos y aparatos que han ido adquiriendo la etiqueta de inteligentes. Las smart TVs, los smartwatches y hasta los smartglasses, por no hablar de las smartcities, un término cuya ambición abarca el dar inteligencia a ciudades enteras.

Entre todos estos dispositivos smart se encuentran las pulseras inteligentes, que están despegando en estos momentos a tenor de las presentaciones que se han hecho en el CES 2013. Estos gadgets se enmarcan dentro de la tendencia que invita a las compañías a lanzar productos tecnológicos destinados a fomentar un estilo de vida más saludable.

De hecho el principal uso para el que han sido diseñadas las pulseras inteligentes es el de monitorizar ciertos parámetros biológicos diariamente. Su portador puede controlar de esta manera si debe hacer más ejercicio o necesita alimentarse mejor. No son una tecnología novedosa, pero en el CES 2013 se han ganado su propio capítulo aparte debido a varias presentaciones y a la optimización que están consiguiendo los fabricantes.

Propuestas para controlar la salud

Hace un año que apareció la Nike+ Fuelband, fabricada por la conocida marca de ropa y accesorios deportivos, que permite  al usuario saber qué cantidad de oxígeno está utilizando en cada momento y obtener registros. También se puede fijar una meta o competir con su lista de amigos. Todas estas posibilidades se ven aumentadas por una aplicación móvil, que ofrece información más detallada del rendimiento del portador.

Más información si cabe es la que ofrece Fitbit Flex, que proviene de la experiencia acumulada por Fitbit One, un pequeño dispositivo de monitorización para la actividad diaria. Éste se guardaba en el bolsillo pero la compañía que ha construido el sistema ha decidido adaptarlo a la forma de una pulsera inteligente. De esta forma, el usuario podrá controlar las calorías consumidas, el tiempo empleado en realizar actividades físicas o la distancia que recorre. Estará disponible en la primavera de este año.

Esta adaptación en pulsera de un producto enfocado a los hábitos saludables es demostrativa del protagonismo que están cobrando este tipo de dispositivos, principalmente enfocados al ámbito de la monitorización personal. Sin embargo, sus posibilidades van más allá, tal y como se desprende de lo que ha presentado LG, uno de los fabricantes de tecnología del momento.

La LG Smart Activity Tracker tiene un diseño sencillo, que recuerda al dispositivo de Nike. También está enfocada al registro de la actividad vital del usuario, permitiendo compartir detalles con otros contactos, una característica que el resto de sistemas habilitan a través de las aplicaciones móviles.  Como funcionalidades adicionales, posee una pantalla táctil (aunque pequeña, mucho más no se puede pedir), la sincronización mediante bluetooth a un smartphone y la tecnología GPS.

lg smart activity tracker

La pulsera de LG se puede sincronizar con terminales iOS y Android, así como con la plataforma de smart TV de la compañía. Un usuario puede ver desde el sofá la evolución de sus esfuerzos físicos, o bien, examinar la información en una aplicación para su smartphone. En la dirección opuesta, la función táctil de la pantalla permite acceder a información del dispositivo mientras éste se encuentre conectado, por lo que podemos escoger una canción o ver quién nos llama mientras hacemos ejercicio sólo con echar un vistazo a la muñeca. Está previsto que el producto se empiece a comercializar en verano.

La complejidad que LG ha introducido en su pulsera inteligente podría marcar la tendencia hacia donde se encaminan estos dispositivos. El lanzamiento, coincidente en el tiempo, del Smart Activity Tracker de Whithings, comparte algunas características, pese a no tratarse de un producto pensado para funcionar pegado a la muñeca. Una pantalla OLED táctil y su capacidad de conectar con Android e iOS hacen de él un dispositivo muy útil, que también se ocupa de medir las calorías quemadas, la distancia recorrida o la calidad de las horas de sueño.

La comodidad de este tipo de dispositivos es una de sus principales bazas y de ahí la versatilidad que permiten. Existe incluso una pulsera que no se puede decir que tenga mucho de smart pero tampoco tiene un pelo de tonta: detecta la exposición de su portador a los rayos ultravioleta. Cambia de color a medida que le da el sol, alertando cuando llega a la frontera que separa ponerse moreno de achicharrarse.

Sobre el autor

Pablo G. Bejerano

Periodista especializado en nuevas tecnologías. Interesado en todo lo que tenga que ver con Internet y sus posibilidades para cambiar la vida de las personas. Más artículos del autor »