SDHC

Clase 4, clase 6, clase 10, SD, SDHC… ¿Qué tarjeta SD escoger?

¿Necesitas escoger una SD y no sabes cuál? Las diferencias entre clases o si son SD o SDHC marcan la diferencia. Averigua cuál necesitas.

Quizás uno de los regalos estrella de estas fiestas sean las cámaras fotográficas. Y uno de los primeros accesorios a tener en cuenta para añadir al lote, quizás por su precio, son las tarjetas de memoria. Primera cuestión: ¿es suficiente la que viene de serie? Segunda cuestión: ¿merece la pena ir a por una de las más caras, o me bastará con una más asequible? Y por supuesto: ¿qué diferencia hay entre ellas? SD o SDHC, clase 2, clase 4, clase 6, clase 10…

Lo primero que miramos normalmente es su capacidad de almacenamiento. Para tener un baremo básico, pongamos que la usaremos para hacer fotos en JPG a 8 megapíxeles de resolución. Una foto así ocupa, de media, unos 3 MB, así que nos cabrán unas 1300 fotos en una tarjeta de 4 GB, unas 2600 en una de 8 GB, y unas 5200 en una de 16 GB. No obstante, esto es sólo una aproximación, dependerá de la cámara, la calidad a la que se estén tomando, etc. Por supuesto, con necesidades al alza en cuanto hablemos de cámaras más exigentes.

SD vs SDHC

La gran diferencia entre ambos tipos de tarjeta es que las SD miden su velocidad de escritura de datos en base a la velocidad máxima. Las de 40x escriben a 6 MB por segundo, las de 80x a 12 MB por segundo, las de 100x a 15 MB por segundo, etc. No obstante, hablamos de velocidad máxima. Si queremos asegurarnos de una calidad mínima, nos interesa pasar a SDHC, cuya clase mide la velocidad mínima de escritura. Así, una clase 2 escribe a 2 MB por segundo como mínimo, una clase 6 a 6 MB por segundo, y una clase 10 a 10 MB por segundo.

Tarjetas SD - Tarjetas SD - Tarjetas SD - Tarjetas SDEn primer lugar, lo que has de mirar es el dispositivo en el que irá la tarjeta SD. No se parte de la misma base con una cámara compacta que dispara únicamente en JPG que de una DSLR de 18 megapíxeles que dispara en RAW y que graba vídeo Full HD. Si hablamos de una cámara de entrada de gama, con una velocidad de escritura baja o media debería ser más que suficiente. Conforme aumente la calidad del sensor de nuestra cámara, aumentará la necesidad de una SDHC. Si pensamos grabar vídeo Full HD, definitivamente necesitaremos una SDHC clase 10 para asegurarnos de que el vídeo se grabará de forma fluida y sin microcortes. Algo similar si usaremos nuestra tarjeta SD o SDHC como herramienta para transportar información entre dispositivos: si vamos a mover grandes volúmenes de archivos, mejor ahorrar tiempo a lo largo de muchos usos que no algo de dinero y acabar arrepintiéndonos por la lentitud.

No obstante, no todos los dispositivos aceptan tarjetas SDHC, deberemos fijarnos en que tenga el logotipo para asegurarnos de su compatibilidad. O incluso en el caso de que lo lleven, es posible que acepten este formato pero con un máximo de 4 GB de almacenamiento.

Sobre el autor

Javier Lacort

Coordino ALT1040 y Think Big. Hablo de tecnología, industria móvil, cultura e Internet. Más artículos del autor »