Educación colaborativa
  • 3 noviembre, 2021
  • ELEARNING 
  • 4 min

Aprendizaje colaborativo: la clave para un aprendizaje más profundo y efectivo

Los educadores o instructores muchas veces se encuentran con el reto de motivar a sus alumnos. La pregunta es: ¿cómo hacer que se interesen en el material impartido y se involucren en el proceso de aprendizaje? Para resolver estos problemas llegó el aprendizaje colaborativo.

En este artículo te hablaremos sobre esta estrategia de enseñanza, sus ventajas y cómo puedes implementarla en tus clases.

¿Qué es el aprendizaje colaborativo?

Es un proceso de enseñanza que consiste en utilizar grupos para mejorar el aprendizaje mediante el trabajo conjunto. En este sentido, el aprendizaje colaborativo es un término que engloba diferentes enfoques educativos que implican un esfuerzo conjunto por parte de los estudiantes y los profesores.

Por lo general, en este enfoque colaborativo grupos de dos o más alumnos trabajan juntos para resolver problemas. También, para completar tareas o aprender nuevos conceptos. Este enfoque ayuda a que los alumnos procesen y sinteticen información y conceptos, en lugar de memorizar datos y cifras.

Características del aprendizaje colaborativo

El aprendizaje colaborativo tiene muchas características similares con otros tipos de aprendizaje, entre los que se encuentra el aprendizaje cooperativo. Sin embargo, tiene características intrínsecas que lo diferencian y destacan.

En este sentido, las principales características del aprendizaje colaborativo son:

  • Se enfoca una tarea o actividad común.
  • El proceso de aprendizaje se hace en grupos pequeños.
  • Incentiva al comportamiento cooperativo; la interdependencia; y la rendición de cuentas para asumir responsabilidades.

Ventajas del aprendizaje colaborativo

Este método tiene grandes ventajas a corto y largo plazo. Algunas de las más importantes son:

Mejora el rendimiento

Diversos estudios han demostrado que los métodos colaborativos son mucho más efectivos para aumentar el rendimiento y el progreso de los estudiantes.

Mejor retención de lo aprendido

Este método puede ayudar más eficientemente a los estudiantes a retener el conocimiento. Esto se logra a través de la escucha y el intercambio.

Es más probable que un alumno recuerde algo aprendido junto un compañero o gracias a él, que de algo transmitido desde el frente del aula.

Mejora la salud mental

Se ha comprobado que existe una fuerte correlación entre la colaboración y la salud psicológica. Un enfoque más colaborativo podría conducir a una mejor madurez emocional; mejores relaciones sociales; una fuerte identidad de la personalidad; resiliencia; optimismo; entre otros.

Fomenta la confianza

La colaboración bien planificada permite a cada miembro del grupo reconocer y valorar la importancia de sus propios aportes. Les da confianza para enseñar y aprender de los demás; no sólo de sus compañeros, sino también de sus profesores.

Cómo implementarlo

Existen muchas formas de aplicar este método en un salón de clases, ya sea virtual o presencial. Todas ellas son didácticas, ya que involucran directamente al alumnado en el proceso de aprendizaje. Aquí te contaremos algunas de las estrategias que puedes aplicar:

Pensar y compartir

Esta estrategia puede utilizarse tanto en una clase virtual como en una  presencial. La idea es que los alumnos trabajen en parejas para analizar y evaluar un tema. Luego, deben compartir sus conclusiones con el resto de la clase.

Para poner en práctica esta técnica, se agrupa a los alumnos en parejas o grupos de tres personas. El instructor plantea una pregunta al final de la clase y, antes de la siguiente sesión, los grupos se reúnen y discuten sus respuestas. La pregunta debe ser abierta para provocar un debate reflexivo.

Al final, debes pedir a los alumnos que compartan sus respuestas durante la clase o en un hilo de debate.

Tormenta secreta de ideas

En este método el instructor presenta un tema de debate antes de la clase. Consiste en que los estudiantes realicen una lluvia de ideas en su tiempo libre. Dichas ideas deben presentarlas de forma anónima; esto es fácil de configurar utilizando un formulario de Google, en el caso virtual.

Antes de la clase, todo el mundo puede leer lo que los otros enviaron, y esas ideas sirven de punto de partida para el debate en clase. Esta técnica permite que los estudiantes más tímidos puedan participar y que los otros estudiantes sugieran puntos de vista más creativos y emocionantes.

Mapa mental

Esta técnica de aprendizaje permite a los estudiantes ilustrar las conexiones que existen entre los términos o conceptos tratados en el material del curso. El método es el siguiente:

  1. Los alumnos escriben los términos del curso en un papel grande.
  2. Se dibujan líneas que conectan los términos individuales para indicar las relaciones entre ellos.

La elaboración del mapa requiere que los alumnos identifiquen y organicen las piezas de información. También, deben establecer relaciones significativas entre ellas.

El aprendizaje colaborativo es un gran método para incentivar a los alumnos. Su aplicación ayuda a mejorar la retención y pasar un buen momento en un salón de clases. Aplica estas técnicas y potencia tus habilidades de enseñanza.

Foto portada Priscilla Du Preez en Unsplash

RELACIONADOS