Biomarcador de la muerte, o cómo prevenir síntomas de enfermedad antes de que aparezcan

Escrito por , 3 de marzo de 2014 a las 08:30
Biomarcador de la muerte, o cómo prevenir síntomas de enfermedad antes de que aparezcan
Conocimiento

Biomarcador de la muerte, o cómo prevenir síntomas de enfermedad antes de que aparezcan

Escrito por , 3 de marzo de 2014 a las 08:30

Investigadores han descubierto biomarcadores que ayudan a conocer la salud de un paciente, a priori sano, antes de que se manifiesten los primeros síntomas de enfermedad

Un biomarcador es una característica bioquímica presente en nuestro cuerpo y que puede ser medida objetivamente. Con independencia de factores de riesgo conocidos como edad, tabaco, consumo de alcohol, obesidad, hipertensión y colesterol, los biomarcadores son indicativos de mayor probabilidad de una muerte cercana.

Existe una gran variedad de ellos y se pueden utilizar para detectar enfermedades (el llamado biomarcador de diagnóstico), seguir su evolución, (biomarcador de pronóstico) o prescribir un tratamiento (biomarcador predictivo),  así como para monitorizar su efectividad.

Cada biomarcador se utiliza para la detección y medición de un único tipo de enfermedad. Aunque ya se han descubierto un número importante de biomarcadores, son, sin embargo, pocos comparados con los que se creen que existen y que aún no han sido descubiertos.

Biomarcadores como indicadores de salud

Son cuatro los biomarcadores que acaba de hacer públicos un equipo internacional formado por investigadores estonios del Estonian Genome Center y finlandeses del Institute for Molecular Medicine. Juntos han realizado un interesante descubrimiento que podría ayudar a prevenir muchas enfermedades en el futuro: a través de un enfoque diferente para la búsqueda de biomarcadores han logrado identificar cuatro que están directamente relacionados con las posibilidades de cualquier persona, aparentemente sana, de morir en los siguientes cinco años.

En concreto estos biomarcadores son la albúmina, glicoproteína ácida alfa-1, citrato  y el diámetro de las partículas de lipoproteínas de muy baja densidad. De estas cuatro partículas sólo la albúmina había sido hasta la fecha considerada como un indicador de mortalidad. Estas sustancias están presentes en nuestra sangre y su mayor o menor cantidad es lo que puede indicar un problema de salud.

biomarcadores como indicadores de salud biomarcadores como indicadores de salud

Si un paciente tiene un nivel de estos cuatro biomarcadores por encima del 20% tendrá un riesgo 19 veces mayor de morir en los siguientes cinco años que una persona que tenga los biomarcadores por debajo.

Los resultados de la investigación se pueden consultar en el número de febrero del PLOS Medicine donde se detalla el seguimiento durante cinco años de 100 potenciales biomarcadores a 17,345 personas. Los investigadores utilizaron un espectrómetro de resonancia magnética nuclear (RMN) para evaluar la variación de estos potenciales biomarcadores en las muestras de sangre y definir aquellos que estaban directamente relacionados con los pacientes que murieron durante el tiempo que duró la investigación.

Aún hay que realizar estudios para validar el uso de estos biomarcadores como indicadores de salud. Pero los investigadores del estudio como el finlandés Johnannes Kettunen, se muestran entusiasmados con los resultados. Según sus propias palabras “creemos que en el futuro podremos identificar a personas que aunque aparentemente estén sanas, en realidad están enfermas y podremos darles un tratamiento adecuado”.

Además, los autores del estudio indican que el hecho de que los cuatro biomarcadores se asocien a un riesgo de muerte a corto plazo para una amplia variedad de enfermedades, hace sugerir que existen mecanismos similares que se dan en todas las enfermedades y que provocan la misma reacción en el cuerpo humano.

anterior artículo

MasterCard usará la localización de tu móvil para prevenir fraudes

MasterCard usará la localización de tu móvil para prevenir fraudes
siguiente artículo

El implacable avance de la robótica

El implacable avance de la robótica