Vuelos tripulados
  • 14 marzo, 2016
  • 2 min

Blue Origin quiere probar vuelos tripulados en el 2017

La compañía espacial de Jeff Bezos se ha marcado como objetivo hacer vuelos tripulados en el años 2017.

Jeff Bezos se ha marcado un objetivo ambicioso. Para 2017, el fundador de Amazon quiere que su empresa espacial, Blue Origin, realice pruebas de vuelos tripulados. Se trataría de vuelos suborbitales, pues este es el ámbito en el que se mueven los cohetes de la compañía, que ha llevado a cabo experimentos exitosos en los últimos meses. El hito que más ha trascendido ha sido la reutilización de uno de sus cohetes, que tras un primer viaje espacial volvió a volar solo dos meses después.

El New Shepard, el cohete que Blue Origin utilizó el pasado mes de noviembre y volvió a utilizar a finales de enero, llegó hasta los 100 kilómetros de altura. Este tipo de vuelos son los que tendría pensado llevar a cabo Blue Origin en 2017. Al menos es lo que ha trascendido de las palabras que Jeff Bezos pronunció durante una visita de la prensa a las instalaciones que su empresa tiene en Kent, en el estado de Washington.

Blue Origin no está aceptando reservas de vuelos espaciales y aún no se sabe si serán muchos los interesados en convertirse en turistas espaciales, pero lo cierto es que la compañía va camino de ser la primera entidad privada que ofrezca vuelos tripulados para el público de masas.

Vuelos tripulados

Por el momento el Bezos apuntó que el objetivo era perfeccionar la tecnología y el equipamiento para poder llevar a cabo 100 vuelos suborbitales cada año. Evidentemente la seguridad es la prioridad número uno, en lo que se refiere a los vuelos tripulados. Si bien la reutilización de los cohetes es una de las claves para llevar a cabo este tipo de actividad comercial. Y es que reutilizar el hardware hará que los cohetes se puedan convertir en una especie de crucero, que salga periódicamente desde una base para surcar los cielos y a continuación regrese al punto de partida.

La compañía tiene en estos momentos 600 empleados y Bezos confía en que este sueño que él tenía desde niño –según ha contado– sea rentable en un futuro. El dinero por ahora viene de la venta de motores de cohetes a terceros. Su modelo de reutilización de los vehículos espaciales también podría aportar ingresos, aunque para esto aún habrá que esperar.

Imágenes: BenjieFreund.com y Blue Origin

RELACIONADOS