Cómo colaborar con un proyecto open source sin ser programador

Escrito por , 22 de mayo de 2014 a las 19:30
Cómo colaborar con un proyecto open source sin ser programador
Innovación

Cómo colaborar con un proyecto open source sin ser programador

Escrito por , 22 de mayo de 2014 a las 19:30

Una de las ventajas de cualquier proyecto abierto, es que cualquiera puede colaborar con su desarrollo. El modelo open source es tan práctico para hacer las cosas de manera más rápida y eficiente, precisamente porque fomenta la colaboración y el trabajo en equipo.

Piénsalo de esta manera, si haces una “fiesta open source”, puedes lograr que los invitados colaboren con comida, dinero, decoraciones o simplemente ayuden a lavar los platos cuando termine todo; incluso puedes conseguirte un colaborador que sea mucho mejor planeando fiestas que tu, y te ayude a celebrar el evento del año. Mucha gente piensa que el modelo abierto es una cosa sólo de software, pero como puedes leer en la metáfora de arriba, sus posibilidades son enormes, y pueden tener gran impacto en las comunidades. De ahí que sea tan importante para la sociedad.

Ahora bien, en el mundo de las aplicaciones, los sistemas operativos, e Internet son muchos los proyectos abiertos que se llevan a cabo con un sin fin de propósitos, y mucha gente siente que no puede aportar nada porque no sabe programar. La verdad es que siempre se puede colaborar con un proyecto open source de muchas maneras, y sin necesidad de saber escribir ni una línea de código.

Corre la voz y fomenta la comunidad

Te gusta un proyecto abierto, digamos que una distribución Linux, y no puedes aportar con revisiones de código, ni con desarrollo de aplicaciones; simplemente habla con otros sobre ella. Sé la voz publicitaria, conviértete en el embajador no oficial de tu sistema operativo favorito. Si de verdad te gusta algo, crees que es bueno y entiendes el esfuerzo que hay detrás de un proyecto, vas a tener mil y un cosas buenas que decir sobre él. No hay necesidad de hablar mal de otros para promover lo que nos gusta cuando realmente tiene bondades.

colaborar con un proyecto open source

Hay una cantidad de cosas que se han hecho increíblemente populares simplemente porque sus usuarios hablaron bien de ellas con sus amigos y conocidos, y como de verdad eran de calidad se hicieron populares de boca en boca. También puede que tú no sepas programar, pero que tengas un amigo que sí. Puedes lograr interesarlo en tu proyecto y quizás termine colaborando con él. De eso se trata, de fomentar una comunidad sana.

Utiliza las habilidades que sí tienes

Tal vez no seas programador, pero las posibilidades de que sepas hacer cualquier otra cosa son altas. Tal vez seas bueno diseñando, puedes aportar con el diseño de un sitio web, o con el diseño de la interfaz del programa, o el logotipo del producto, etc. Si lo tuyo no es el diseño tal vez seas bueno con las redes sociales, y puedas manejar la comunidad en línea del proyecto.

Tal vez seas blogger: escribe sobre el tema todo lo que puedas. Tal vez sepas varios idiomas: contribuye a las traducciones para llegar a más usuarios. Tal vez seas bueno con la gente: dedícate a convencer a otros de probar o colaborar con la empresa, crea eventos y promuévelos. Siempre hay algo de lo que te puedes valer, todo el mundo tiene un superpoder.

Saca la chequera

Si tienes los medios, siempre puedes colaborar monetariamente a un proyecto abierto, que todo el mundo colabore de manera desinteresada con algo, no quiere decir que la gente no coma. Y colaborar con dinero siempre puede dar un buen empujón a cualquier emprendimiento, siempre que se invierta de la manera adecuada. Puede que no tengas superpoderes, pero si eres rico puedes ser como Batman.

Fotos: chuck.info, kevin dooley

anterior artículo

Con TU GO podrás utilizar tu número móvil desde cualquier dispositivo

Con TU GO podrás utilizar tu número móvil desde cualquier dispositivo
siguiente artículo

Lab on a chip: diagnóstico médico personalizado gracias a la nanotecnología

Lab on a chip: diagnóstico médico personalizado gracias a la nanotecnología