• 23 junio, 2017
  • 3 min

Drone Hooper gana el “Premio Innovación Aeronáutica 2017”

La primera edición de estos premios también ha ensalzado a un sistema de WiFi para los aviones y a una aplicación que convierte el móvil del piloto en una caja negra de avión.

¿Para qué sirve un avión? Un, dos, tres, responda otra vez. Se te pueden ocurrir cientos de respuestas, y si a eso le añadimos las innovaciones que cada año nacen en el mercado aeronáutico, el programa de esta noche no acabaría nunca.

Centrémonos en las últimas novedades que presenta la aeronáutica. Éstas vienen de la mano de los Premios de Innovación Aeronáutica 2017, que se entregan por primera vez por el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE). Los premios buscan dar apoyo al emprendimiento y al desarrollo I+D de la industria de la aviación, y están dirigidos a pymes, estudiantes de máster o colegiados individuales. El jurado, compuesto por representantes del COIAE, tendrá en cuenta la originalidad, la viabilidad y la posibilidad de comercialización del proyecto.

De esta manera, ya tenemos los primeros ganadores de los galardones. Este año, el primer puesto lo ha conseguido la startup Drone Hopper, cuyo drone se ha diseñado con el objetivo de ayudar a la extinción de los incendios forestales. Esta empresa española, de hecho, nació con el propósito de fabricar única y exclusivamente estos aparatos con ese tipo de utilidad.

Cada unidad tiene una capacidad máxima de 300 litros de agua. Todo su diseño aporta un resultado compacto, estable y resistente a los fallos. También incluye cámaras y sensores de estabilidad que mejoran sus funciones. Además, existe una segunda versión de este drone. Más pequeño y con menos capacidad (80 litros), tiene como objetivos principales la extinción de incendios de forma más directa o el riego de cultivos.

Drone Hopper
Drone Hopper

Aumentar la seguridad y WiFi en los aviones, el segundo premio

Uno de los puntos clave en cualquier avión es la caja negra. En ella, todo lo que suceda durante el vuelo quedará registrado. Por ello, en una situación de accidente, encontrar este aparato se vuelve fundamental para poder esclarecer los hechos. Ahora, Starman Aviation, ha creado una aplicación, AeroclAPP, que convierte en una caja negra el smartphone del piloto.

Al igual que la caja original, el móvil comenzaría a detectar todos los parámetros necersarios del avión. Aceleraciones, frenadas, RPMs o cualquier problema en el motor.

El segundo ganador de la medalla de plata es Sirum Aerotech, una empresa cuyo logro ha sido crear Skybox, un sistema de IFE (In Flight Entertainment) con bajo coste. La funcionalidad de este sistema es crear una red WiFi a bordo para que los pasajeros puedan conectar sus dispositivos y acceder a cualquier contenido.

Un futuro en 3D

Reducir el peso de los aviones también se ha convertido en una prioridad. Como os contábamos en Blogthinkbig.com, Boeing, la empresa más famosa de aviones, ha comenzado a establecer un proceso por el cual utilizar componentes de titanio impreso en 3D.

El uso de la impresión 3D en la fabricación de aviones, e incluso cohetes, no es extraño. Pero es la primera vez que el regulado mundo de la aviación da pie oficialmente a que componentes estructurales de un avión comercial se impriman en 3D. La Federal Aviation Authority, el regulador estadounidense para todo lo relativo al espacio aéreo, ha aprobado el uso de estos elementos en la estructura del avión.

El uso de titanio impreso en 3D permitirá a Boeing reducir los costes de producción de sus 787. Algo que en estos momentos también resulta de vital importancia. Esto es habitual en los programas de construcción de nuevos modelos de avión. Los costes de investigación y desarrollo son muy altos. Además, la optimización del proceso de producción solo se da con el paso de los años. El uso de titanio impreso en 3D forma parte de esta optimización para reducir costes.

¿Cómo son los aviones del futuro? ¿En qué tipo de sistemas acabaremos volando? Lo único que podemos decir es que será apasionante descubrirlo porque la tecnología avanza más rápido que el viento.

RELACIONADOS

Absorber CO2 para salvar el planeta

Ni huele ni se ve. Pero no es tóxico ni arde. El ser humano lo produce al respirar. Y si nuestro cuerpo no lo...
androide

Una empresa nombra directora general a una IA

¿Imaginaste alguna vez que un androide podría ser nombrado director general de una compañía? Aunque parezca increíble, es una realidad. No te pierdas lo...