El futuro inabarcable de la impresión 3D

Escrito por , 1 de septiembre de 2017 a las 17:30
El futuro inabarcable de la impresión 3D
Futuro

El futuro inabarcable de la impresión 3D

Escrito por , 1 de septiembre de 2017 a las 17:30

Cada día se generan nuevas aplicaciones que convierten la impresión 3D en una herramienta cargada de futuro. El avance se concentra en la industria, en la sanidad y en el sector de la educación, pero no tardará en ampliarse a la realidad cotidiana.

En opinión de los expertos, las posibilidades de la impresión 3D acabarán convenciendo a los que todavía son reticentes al uso de esta tecnología.

Su capacidad de adaptación a diferentes modelos de negocio y el bajo coste le permitirá crecer de forma exponencial.

Para empezar, y a modo de ejemplo, la empresa china Schining 3D Tech Co Ltd, proporciona ya servicios a más de diez mil clientes de todo el mundo.

Otro dato a tener en cuenta: la empresa automovilística Ford fabrica más de cien mil piezas al año a través de impresión 3D, según declaraciones recientes de un experto de esta compañía.

En España la producción se mueve en cifras mucho más moderadas, pero surgen nuevas aplicaciones que pueden propiciar el despegue de algunas startups que trabajan en el sector, y la consolidación de otras que llevan años empeñadas en sacar adelante sus nuevos productos.

En este escenario, Fiixit, startup de Telefónica Open Future_ creada por Raquel Serrano Lledó, ha puesto en el mercado un nuevo sistema de inmovilización de miembros mediante impresión 3D, que permite cambiar las pesadas e incómodas escayolas, o los tradicionales vendajes de tela, por férulas de inmovilización impresas, con diseño digital. El Hospital Clínico de Barcelona ha podido comprobar ya la eficacia y comodidad de este nuevo producto.

Otra startup vinculada a Telefónica Open Future_ , 3D Impact, fabrica filamentos para impresión 3D, a partir de plástico reciclado. Los padres de esta iniciativa fueron dos jubilados, dispuestos a mejorar el entorno natural y urbano, a través de la recogida inteligente y selectiva de plásticos, estimulando al mismo tiempo la concienciación y la colaboración de otros ciudadanos.

Dentro de este mundo tan cambiante, también hay que constatar la fuerza innovadora de otra startup, EntresD, creada en el año 2013, con productos diseñados en Estados Unidos y fabricados en China.

Una de sus últimas novedades -además de interesantes aplicaciones para el sector sanitario– es la creación, personificación y venta de guitarras eléctricas impresas en 3D, con cinco modelos diferentes y tres elementos diferenciados: el mástil de madera, las piezas de las carcasas impresas en plástico ABS y los tornillos para ensamblarlas.

Las primeras impresoras 3D, patentadas en Estados Unidos en los años ochenta pueden abarcar cometidos muy dispares, aunque uno de los más importantes siga siendo sus aplicaciones en el terreno de la salud, ayudando a salvar vidas humanas y mejorando las condiciones asistenciales de los enfermos en hospitales.

Marc Torras, Director general de EntresD, prevé aumentar la producción propia y la distribución de impresoras importadas de China, con una estimación de crecimiento en 2017 del 10%.

Por lo pronto, los avances en el terreno de la sanidad parecen imparables. Una de las últimas noticias relacionadas con la impresión 3D da cuenta del nuevo método explorado por un equipo científico de la Universidad de Oxford para imprimir en tres dimensiones tejidos y cartílagos, lo que abriría un horizonte esperanzador en la medicina regenerativa. El objetivo marcado por este grupo de investigadores es producir tejidos artificiales a partir de una amplia variedad de células, incluidas las células madre.

Las ventajas de la impresión 3D en el sector del automóvil, siguiendo los procesos ya emprendidos por algunas marcas, comienzan a ser también cuantiosas y destacables. La marca de coches Ford utiliza ya este nuevo sistema de impresión en la fabricación de tubos de escape. ¿Ventajas? Pesan un 67% menos que los tradicionales y permiten a los vehículos cambiar la velocidad del flujo del aire del motor, ahorrando así combustible.

En la industria automovilística, en la arquitectura o en la sanidad -como acabamos de comprobar– las aplicaciones son cada vez más frecuentes y atractivas. Pero esto sólo es el comienzo. El futuro en la impresión 3D está todavía por desvelar.

anterior artículo

¿Síndrome de la página en blanco? Prueba estas herramientas para escritores

¿Síndrome de la página en blanco? Prueba estas herramientas para escritores
siguiente artículo

La semana en un minuto

La semana en un minuto

Recomendados