¿Electricidad en la Luna?: ya es posible y puede evitar el uso de fuentes nucleares

Escrito por , 23 de diciembre de 2013 a las 08:30
¿Electricidad en la Luna?: ya es posible y puede evitar el uso de fuentes nucleares
Tecnología

¿Electricidad en la Luna?: ya es posible y puede evitar el uso de fuentes nucleares

Escrito por , 23 de diciembre de 2013 a las 08:30

Una investigación impulsada por la Universidad Politécnica de Cataluña permitiría obtener electricidad en la Luna. Un éxito que podría revolucionar la exploración del satélite mediante las misiones tripuladas previstas para la próxima década.

Corría el caluroso mes de julio de 1969, cuando millones de ciudadanos vivían pegados a sus televisores. Las imágenes emitidas eran históricas: el astronauta norteamericano Neil Armstrong pisaba por primera vez la superficie lunar. El éxito de la misión Apollo 11 marcaba un punto de inflexión fundamental en la exploración espacial.

De aquella grabación hasta hoy han pasado 44 años, en los que la investigación del Universo ha dado pasos gigantescos. La humanidad, por ejemplo, ha conseguido comenzar a explorar el planeta Marte gracias al trabajo del robot Curiosity. Otras potencias mundiales, como China, han llegado también a la Luna.

En estas cuatro décadas, sin embargo, los científicos e ingenieros de las principales agencias espaciales continúan enfrentándose a retos interesantes. Uno de ellos es, sin duda, el conseguir producir electricidad en la Luna. Un desafío tecnológico importante, soñado por el propio Isaac Asimov en su obra Reason de 1941.

electricidad en la Luna

La necesidad de obtener electricidad en la Luna se explica fundamentalmente con las características del propio satélite. Y es que su noche dura alrededor de 14 días, un período de tiempo largo, en el que las temperaturas pueden llegar a alcanzar los -150ºC. El frío extremo dificulta sobremanera el funcionamiento de las naves exploradoras. Por este motivo, si queremos seguir estudiando su superficie, necesitamos conseguir como sea electricidad en la Luna. Pero, ¿cómo hacerlo?

Pionera investigación española para superar el reto

Tal y como informan desde la Agencia SINC, científicos españoles han dado un paso más en este auténtico desafío tecnológico espacial. Sus resultados, publicados en la revista Acta Astronautica, permitirían obtener electricidad en la Luna mediante dos métodos diferentes.

El primero usaría un trozo de regolito (popularmente conocido como «suelo marciano») previamente modificado, para así poder utilizarlo como masa térmica, gracias a la adición inicial de aluminio. Su calentamiento se conseguiría mediante el empleo de un sistema de espejos que reflejarían los rayos solares, para así potenciar el aumento de temperaturas y la obtención de electricidad en la Luna.

La segunda técnica es una versión mejorada de la primera metodología. En este caso, el sistema de espejos es algo más sofisticado, e incorpora además un motor térmico. De hecho, los espejos usados son los reflectores Fresnel, que ya pueden verse en algunas plantas de energía solar presentes en la Tierra. Con ellos, se logra concentrar los rayos solares en un tubo que contiene un líquido, que al pasar a estado gaseoso, calienta a su vez el regolito.

El calor obtenido se transfiere luego a un motor Stirling (similar al del vídeo inferior), capaz de producir electricidad en la Luna en los largos períodos nocturnos. La segunda tecnología es apta para proyectos que necesiten grandes cantidades energéticas, como en el caso de las propias misiones espaciales. Su uso en el futuro permitiría evitar, por ejemplo, la utilización de fuentes nucleares, empleadas actualmente por China en su proyecto lunar.

Quizás este avance, promovido por investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña junto a otras entidades de Estados Unidos, podría revolucionar para siempre la exploración espacial de nuestro satélite natural. La producción de la electricidad en la Luna, como vemos, será esencial para lograr el éxito en las primeras misiones tripuladas, previstas para la próxima década.

Imágenes | NASA (Flickr), Chris Christner (Flickr)

anterior artículo

¿Está echando el freno el BYOD?

¿Está echando el freno el BYOD?
siguiente artículo

Clase 4, clase 6, clase 10, SD, SDHC… ¿Qué tarjeta SD escoger?

Clase 4, clase 6, clase 10, SD, SDHC… ¿Qué tarjeta SD escoger?