La máquina expendedora: cuando reinventar es más sencillo de lo que piensas

Escrito por , 2 de junio de 2016 a las 08:30
La máquina expendedora: cuando reinventar es más sencillo de lo que piensas
Futuro

La máquina expendedora: cuando reinventar es más sencillo de lo que piensas

Escrito por , 2 de junio de 2016 a las 08:30

La startup Byte Foods ofrece unas máquinas expendedoras características, que se distinguen del resto por sus productos saludables y locales.

Etiquetas:
DATOS, SALUD

Las máquinas expendedoras llevan siendo prácticamente las mismas desde los años 80. Estas alacenas refrigeradas cargadas de chocolatinas, snacks varios, refrescos (también varios) y algún que otro bollo envasado han sobrevivido sin apenas cambios al advenimiento de Internet, los móviles y la explosión de la electrónica de consumo. Parece complicado reinventar una máquina que tiene una función tan estática y tan sencilla como entregar productos cuando el cliente los demanda a cambio de unas monedas.

Sin embargo, en Byte Foods se cansaron de ver girar pesadamente los aros metálicos de cada estante, que se abren como los goznes de una puerta vieja para lanzar al vacío la misma eterna chocolatina. Sobre todo pensaron en la gente que está en el trabajo y que para tomar algo solo tienen una de estas máquinas, siempre con los mismos productos, que no son precisamente de lo más sano que hay.

De ahí que se lanzaran a reinventar la máquina expendedora. Crearon un armario refrigerador armado con las últimas tecnologías en materia de detección y lo surtieron con productos locales y saludables. Todos ellos perecederos, eso sí. La chocolatina que antes duraba un año en una de estas máquinas no tenía lugar y en la de Byte Foods los productos como mucho duran un par de días.

Byte Foods

Para utilizar la máquina el cliente tiene que pasar su tarjeta de débito o crédito. Así puede abrir el armario y coger un producto, desde ensaladas hechas en la zona a sándwiches o zumos envasados. El sistema identifica qué sitio queda vacío, con lo que sabe qué producto se ha adquirido.

De esta forma Byte Foods se asegura que el pago se realice correctamente y además se hace con datos para perfeccionar el sistema. La compañía sabe qué compra la gente y puede surtir sus máquinas de los productos que más se adecuen a sus necesidades, para que las estanterías no queden nutridas de ensaladas caducadas.

Por el momento la empresa, de San Francisco, está trabajando con más de 150 oficinas en el área de la bahía de San Francisco, entre las que se cuentan las de algunas tecnológicas, como Autodesk o SolarCity.

Para reinventar la máquina expendedora solo les ha hecho falta dos cosas: otro tipo de alimentos y tecnología de recopilación y análisis de datos.

Imágenes: Byte Foods

anterior artículo

BlindShell, el primer smartphone para invidentes

BlindShell, el primer smartphone para invidentes
siguiente artículo

El plan de Airbus para sustituir satélites con drones

El plan de Airbus para sustituir satélites con drones

Recomendados