Lanza tu propia misión estratosférica al borde del espacio

Escrito por , 21 de marzo de 2016 a las 19:30
Lanza tu propia misión estratosférica al borde del espacio
Conocimiento

Lanza tu propia misión estratosférica al borde del espacio

Escrito por , 21 de marzo de 2016 a las 19:30

Llevar una cámara al borde del espacio exterior y capturar imagenes de la tierra desde una perspectiva increíble no es tan difícil como podría parecer. Te explicamos, paso a paso, como se lleva un microsatélite a la estratosfera.

En primer lugar, no me cabe duda que unos cuantos considerarán que estratosfera y borde del espacio son conceptos incompatibles. Para algunos como yo, que han hecho ya unos cuantos de estos vuelos estratosféricos seguro que no está tan claro. La frontera imaginaria del espacio llamada línea de Karman está definida por criterios humanos. La realidad es que las capas de la atmósfera, aunque imperceptibles, todavía están presentes a la altura a la que vuelan ciertos satélites, o la ISS. Por otro lado, ir a un entorno a unos 30 a 50 Km de altura donde tienes casi un 99% de la atmósfera por debajo, con un cielo totalmente oscuro y unas condiciones más parecidas a las del espacio exterior que a las que reinan en nuestro entorno es un reto enorme.

Pero no vamos a discutir de fronteras puestas por humanos sino de conseguir una hazaña con un presupuesto relativamente pequeño en muy pocos pasos, con la ayuda de un globo estratosférico, como los que lanzan habitualmente los servicios meteorológicos.

Móvil, gps, cámara, baterías... Todo lo que necesites

Móvil, gps, cámara, baterías… Todo lo que quieras meter, bien organizado y protegido.

1. Decide qué quieres lanzar

Estamos de suerte, desde hace años la miniaturización de componentes electrónicos nos permiten tener mucha tecnología en un espacio muy pequeño. Hoy en día es fácil encontrarse cámaras de acción que caben en una mano y peso no superior a 200 gramos. Con los smartphones, raspberrys, arduinos, etc. otro tanto, tenemos la posibilidad de llevar una CPU a bordo en un tamaño reducido que registre nuestra posición vía GPS y la transmita a través de alguna aplicación hacia otro terminal.

Ten en cuenta que según el peso que quieras lanzar tanto más grande deberá ser el globo que uses y el paracaídas para recuperarlo, así como el contenedor en que pretendes lanzar todo.

Los responsables de http://www.proyectodaedalus.com/ preparando el globo

Los responsables de Proyectodaedalus  preparando un lanzamiento.

 

2. Elige el globo

Por supuesto queremos llegar a la estratosfera de una forma sencilla, y desarrollar un cohete no entra dentro de nuestro concepto de sencillez. Con el globo, helio (o Hidrógeno, únicamente si eres consciente y tienes los medios para protegerte de sus riesgos) sólo necesitamos el Principio de Arquímedes para que nuestro proyecto llegue a su objetivo.

Los principales fabricantes de este tipo de globos tienen unas tablas donde indican el peso que se puede cargar en cada uno de sus globos, no olvides revisar esos datos antes de tomar una decisión.

3. Pide permiso

Aquello de “prefiero pedir perdón que pedir permiso” no vale aquí. Aunque nuestro objetivo final es la estratosfera donde (casi siempre) no hay nadie, atravesamos zonas con muchos aviones que transportan personas, debemos avisar a las autoridades, rellenar papeleo y esperar instrucciones. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Tener asegurada nuestra aventura con coberturas por responsabilidad civil.
  • No lanzar desde zonas donde podamos dificultar operaciones aéreas (aeropuertos, sendas de aproximación, etc.).
  • Lanzar poco peso para evitar complicaciones: en cada país existe una normativa. En España por ejemplo se considera “sondeo ligero” a aquel que sea menor de 4 Kg y algunas otras características. Si el peso es superior pueden poner requisitos adicionales que compliquen nuestra aventura. Por suerte, con la tecnología actual este punto no debería ser un problema.

4. Haz simulaciones de las posibles trayectorias del globo

Por suerte, cada día las agencias meteorológicas lanzan globos similares para conocer las condiciones atmosféricas, como la de Ballon Trajectory Forecast, eso nos da una información actualizada al menos un par de veces al día con la que calcular nuestro posible vuelo. Así podrás determinar cómo transcurrirá tu aventura. ¿Cómo funciona el globo?

  • En función del peso que pretendas lanzar y la cantidad de gas con la que llenes el globo, este ascenderá y se irá dilatando hasta que no pueda más, explotando y descendiendo en paracaídas.
  • A más cantidad de gas en su interior, antes explotará el globo pero ascenderá más rápido. Si la cantidad es menor el globo explotará más tarde pero el ascenso se hará más lento.

Es una cuestión de experiencia, después de unos cuantos intentos he conseguido predecir con más exactitud la zona exacta de caída, pero siempre hay un margen de cientos de metros o incluso kilómetros, no te desesperes ni esperes que caiga donde esperabas, al fin y al cabo llevas un Smartphone u otro dispositivo a bordo para darte la posición, intenta predecir que se mantenga lejos de zonas pobladas.

¡Lanzamiento!

¡Lanzamiento!

5. El día del lanzamiento

No lo dejes todo para el último momento, asegura tener todo bien preparado, las baterías de los aparatos cargadas a tope. Los componentes electrónicos deben ir en la medida de lo posible aislados del frío con materiales de andar por casa muy ligeros y resistentes como cajas de porexpan, manta térmica (de las que usan en las urgencias médicas), etc.

Un consejo muy sencillo para llenar el globo con la cantidad necesaria de gas , sin quedarnos cortos ni pasarnos, es usar un lastre atado a la manguera de llenado que pese aproximadamente un 10% o 15% más de lo que pretendemos lanzar, así garantizaremos que hay gas suficiente para elevar todo el conjunto, cuando veamos que el globo tiene el suficiente empuje para levantar nuestro lastre.

Comprueba que el globo está bien cerrado y no pierde gas por la boquilla, que el paracaídas está correctamente unido. ¿Activaste las cámaras? ¿El Smartphone o dispositivo que introdujiste está emitiendo la posición a tu receptor?

Intenta no lanzar muy tarde, aunque el vuelo dure una o dos horas, es posible que tardes algún tiempo en llegar hasta tu objetivo porque puede quedar en lo alto de algún monte o en el fondo de algún valle de difícil acceso.

Anota tus datos de contacto en algún lugar visible para que si alguien lo encuentra pueda entrar en contacto contigo, ¡nunca se sabe!

Foto curvatura de la tierra

6. En vuelo

Seguro que hemos hecho una bonita cuenta atrás y hemos soltado el globo viendo cómo se elevaba, ahora solo falta que los vientos nos sean favorables. Disfruta del globo alejándose hasta que solo sea un punto apenas perceptible contra el azul del cielo pero ¡no te relajes!

Todo el tiempo que puedas ganar en alcanzar la zona de caída será tiempo ganado, así que guarda todo lo que has usado y ve preparando tu vehículo para recuperar la carga del globo.

Si has decidido usar un Smartphone es posible que el dispositivo deje de darte posición una vez pierda la cobertura, esto ocurre porque las antenas de telefonía no suelen estar orientadas hacia el cielo sino que dan cobertura a las zonas pobladas. Probablemente por encima de los 5000 metros sea muy difícil tener cobertura. Además, pasados los 18000 metros los GPS no suelen conseguir posición debido a una regla de su funcionamiento que muy pocos dispositivos se saltan.

7. Recuperación

Pasado el tiempo previsto del vuelo, cuando el globo vuelva a estar cerca de tierra debería volver a enviarte la posición y podrás calcular cuánto se desvía de la ruta prevista. Las aplicaciones convencionales de mapas te pueden ayudar a aproximarte por carretera lo máximo posible, pero no serán (normalmente) las únicas que necesites. Si tienes alguna aplicación de mapas topográficos te mostrarán senderos y caminos que normalmente te llevarán muy cerca del lugar donde ha caído.

Ten cuidado, no merece la pena arriesgarse a caer desde una gran altura si el sitio no es accesible. Si tú no accedes es muy probable que nadie lo haga, así que vuelve cuando estés preparado o cuando cuentes con la ayuda para bajar con seguridad.

Ahora solo queda disfrutar de las imágenes y datos obtenidos. ¿Te animas?

Todas las fotos del post están cedidas por Proyectodaedalus.

anterior artículo

Internet de las Cosas, Cloud Computing y Big Data marcan la edición 2016 de CeBIT

Internet de las Cosas, Cloud Computing y Big Data marcan la edición 2016 de CeBIT
siguiente artículo

Estudiantes diseñan Bioo, un sistema para obtener electricidad a partir de las plantas

Estudiantes diseñan Bioo, un sistema para obtener electricidad a partir de las plantas

Recomendados