Linkmage, el sustituto de los QR sin problemas de estética

Escrito por , 15 de octubre de 2013 a las 12:00
Linkmage, el sustituto de los QR sin problemas de estética
Tecnología

Linkmage, el sustituto de los QR sin problemas de estética

Escrito por , 15 de octubre de 2013 a las 12:00

La aplicación Linkmage permite enlazar una imagen del mundo real sin que ésta se vea marcada por una señal ostentosa.

Etiquetas:
CóDIGOS QR

Los códigos QR son un recurso realmente útil para completar con información online objetos físicos, desde carteles y anuncios hasta piezas de exposición en un museo, pasando por un amplio abanico de posibilidades. Sin embargo, uno de sus problemas es el propio código en sí, una amalgama negra y blanca en forma de recuadro rescatada de los años 90. No cabe duda que la estética no es una de sus virtudes, un vacío que quiere cubrir Linkmage, que cumple con la misma función pero sin exhibir ninguna marca ostentosa.

Han pasado casi 20 años desde que una empresa subsidiaria de la marca japonesa Toyota inventara los códigos QR, un sistema que en ese momento se utilizaba para vigilar la producción de vehículos y que posteriormente se ha convertido en una de las formas más populares de conectar el mundo físico con el digital. El diseño del código pertenece a una época muy alejada de los patrones estéticos actuales, más acorde con una era cibernética, cuando la utilidad se imponía a cualquier intento de regalo visual.

El servicio de Linkmage recoge la filosofía de los códigos QR, pero evita marcar los objetos físicos con ninguna señal aparente. Se codifica una imagen de manera que ésta contenga un enlace a la Web. Es una marca digital invisible, con lo que no se desmejora el aspecto del objetivo.

Linkmage funciona como una aplicación móvil, a través de la cual el usuario debe fotografiar una imagen y ésta le revelará sus atributos secretos. Hay otras tecnologías que trabajan en el mismo sentido, como la de reconocimiento de objetos o la realidad aumentada, que no necesitan marcar el mundo físico para que el software funcione correctamente.

linkmage

En el caso de Linkmage, se trata más bien de un código invisible para el ojo humano. De hecho, la aplicación es la única que puede leer estas huellas digitales asociadas a imágenes reales. Sin embargo, la misma ventaja visual constituye el principal inconveniente, al menos en sus comienzos. Y es que al no haber ningún distintivo que revele la posibilidad de obtener más información escaneando la imagen, los usuarios no sabrán cuándo hacerlo y cuándo no.

Esta dificultad se podría solventar creando un distintivo discreto –ni que decir tiene, de aspecto más atractivo que un código QR– en las imágenes con enlace Linkmage. De esta forma, un museo o una sala de exposiciones con piezas susceptibles de ser escaneadas podrían establecer una marca que se integrara a la perfección en el ambiente.

Imagen:  The Children’s Museum of Indianapolis

anterior artículo

Ordenadores de papel impresos con tinta de plata: suena a ciencia-ficción, pero es el futuro

Ordenadores de papel impresos con tinta de plata: suena a ciencia-ficción, pero es el futuro
siguiente artículo

The challenge facing wearable technology: becoming invisible

The challenge facing wearable technology: becoming invisible

Recomendados