¿Que la IA no puede ser creativa? Este algoritmo compone melodías inspiradoras

Escrito por , 21 de marzo de 2017 a las 15:30
¿Que la IA no puede ser creativa? Este algoritmo compone melodías inspiradoras
Futuro

¿Que la IA no puede ser creativa? Este algoritmo compone melodías inspiradoras

Escrito por , 21 de marzo de 2017 a las 15:30

La creatividad de la IA (inteligencia artificial) se pone constantemente en duda, pero lo cierto es que hay algoritmos capaces de crear.

Aiva es el primer algoritmo de inteligencia artificial (IA) en haber sido reconocido por la sociedad de autores musicales francesa con el estatus de compositor. La SACEM, que gestiona los derechos de autor de autores y compositores de música en Francia y Luxemburgo, ha establecido que todos los trabajos que cree este software estarán bajo la propiedad intelectual de su nombre. Aiva crea composiciones de música clásica, inspirado por el trabajo de los grandes, como Mozart o Beethoven.

La startup Aiva Tecnologies ha creado un algoritmo capaz de componer música clásica. Y lo hace a través de la información que se le ha introducido sobre la música de grandes artistas. El software procesa todo este contenido y distingue patrones para después crear sus propias melodías.

Las composiciones de Aiva se han usado par a bandas sonoras de películas, en anuncios publicitarios e incluso para videojuegos. La compañía, fundada entre Londres y Luxemburgo hace un año, ha basado su producto en deep learning. El algoritmo aprende en base a esta técnica basada en redes neuronales, así como en el aprendizaje por refuerzo.

El software decide qué acción tomar en cada momento para alcanzar ciertos objetivos. A medida que los adquiere se le recompensa, lo que le capacita cada vez más para afinar el tino. Aiva está preparado para entender el arte de la composición musical, para lo cual "ha leído" las partituras de Bach, Beethoven o Mozart.

Después de todo, la relación entre copiar y crear no siempre está tan marcada como define la semántica de las dos palabras. En las escuelas de pintura se copia a las grandes con el fin intentar imitar ese trazo genial. Mientras que muchos escritores famosos reconocen haber aprendido copiando libros enteros de sus autores favoritos. Cuando estas personas crearon obras nuevas, el poso que habían dejado estas copias se llamó 'influencias'.

Precisamente esta es la forma que tendría una máquina para crear obras nuevas. Introducir grandes cantidades de información (estudiar) y procesarla (asimilar los conocimientos) es algo que se puede hacer hoy. A partir de ahí es cuando entrarán en juego algoritmos que sepan sacarle partido a todo ese bagaje. Su misión es aplicar técnicas aprehendidas a través de la información, empleando como materia prima todos estos datos.

"Los buenos artistas copian, los grandes roban", la frase la dijo Picasso (aunque Steve Jobs la hiciera célebre en una entrevista posteriormente). No es que una frase bonita dicha por un genio tenga que sentar un axioma, pero la cita refleja el concepto que tenía Picasso de la copia y su relación con el arte.

Que el debate filosófico continúe. Mientras tanto, Aiva ya ha publicado su primer álbum. Se llama Genesis.

Imagen: HBO

anterior artículo

Este prototipo de impresora 3D portátil crea muebles en cualquier habitación

Este prototipo de impresora 3D portátil crea muebles en cualquier habitación
siguiente artículo

Fundación Osborne confía la digitalización de sus archivos a un LAB de Talentum

Fundación Osborne confía la digitalización de sus archivos a un LAB de Talentum

Recomendados