Richard Feynman, el físico que anticipó el futuro

Escrito por , 16 de septiembre de 2014 a las 08:30
Richard Feynman, el físico que anticipó el futuro
Conocimiento

Richard Feynman, el físico que anticipó el futuro

Escrito por , 16 de septiembre de 2014 a las 08:30

Hace décadas, un profesor de Caltech anticipaba el nacimiento de la nanotecnología. El físico Richard Feynman, uno de los mejores científicos del siglo XX, logró imaginar el futuro en una de sus irrepetibles ponencias.

En la década de los sesenta, el físico Richard Feynman comenzó a impartir clases de física a los estudiantes de primeros cursos de Caltech. Su entusiasta labor divulgativa fue reconocida tiempo después con la Medalla Oersted, que galardona las contribuciones más notables en el campo de la enseñanza de la física.

Sus clases fueron después recogidas en las populares Conferencias de física de Feynman, que le convirtieron en uno de los grandes maestros de una disciplina científica tan intrigante como compleja. Pero Richard Feynman no se limitó sólo a dar a conocer lo que ya sabía, sino que este investigador también fue un fantástico visionario de los grandes avances científicos que llegarían décadas después.

Richard FeynmanNacido en 1918 en la ciudad de Nueva York, Richard Feynman se graduó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en 1939. Tres años después defendía su tesis doctoral sobre mecánica cuántica en la Universidad de Princenton, dirigida por el profesor John Archibald.

Su pasión por la física venía desde la infancia, cuando se dedicaba a coleccionar viejos aparatos de radio para su particular laboratorio de electrónica. A partir de los 12 años, ya era capaz de montar sus propios aparatos. Esta curiosidad por aprender acompañó a Richard Feynman durante el resto de su vida.

El lado más personal de Feynman

Tras terminar su doctorado, el físico norteamericano trabajó en el Proyecto Manhattan, dirigido por Robert Oppenheimer con el objetivo de desarrollar la primera bomba atómica. No eran tiempos fáciles para el joven Feynman, pues su esposa había sido diagnosticada de tuberculosis, falleciendo finalmente en octubre de 1946.

La muerte de Arline Greenbaun sumió a Richard Feynman en la tristeza durante los dos siguientes años. A pesar de su difícil situación personal siguió trabajando, especializándose en el campo de la electrodinámica cuántica. Sus investigaciones le valieron finalmente el Premio Nobel de Física en 1965. Sus declaraciones tras recibir el galardón científico más importante, muestran de nuevo el carácter y la personalidad del genio:

«No veo el interés en que alguien de la academia sueca decida que ese trabajo es suficientemente noble para recibir un premio. Yo ya recibí mi premio. El premio es el placer de descubrir. Eso es lo que es real. Los honores son irreales»

Imaginar cómo será el futuro

En las charlas que Richard Feynman daba a sus estudiantes de Caltech, hoy disponibles para todo aquel interesado en el mundo de la física, destaca especialmente una, en la que introduce el revolucionario campo de la nanotecnología. En aquella conferencia, el físico explicó que «there’s plenty of room at the bottom» (que podríamos traducir como «que hay mucho sitio al fondo«).

Aquella ponencia anticipó el espectacular desarrollo que tiene hoy en día la nanotecnología. ¿Quién podría pensar hace décadas que esta disciplina científica nos ayudaría a diagnosticar o tratar enfermedades, mejorar la sostenibilidad ambiental o innovar en telefonía móvil? Quizás sólo el cerebro de Richard Feynman pudo imaginar lo inimaginable: que la nanotecnología, tan invisible como revolucionaria, sea hoy una realidad.

Imágenes | Lucas Taylor – CERN (Wikimedia), Tamiko Thiel (Wikimedia)

anterior artículo

CodeSpells: el videojuego para que los niños aprendan a programar

CodeSpells: el videojuego para que los niños aprendan a programar
siguiente artículo

“12 experiencias para cambiar tu cole”: la enseñanza en la era digital

“12 experiencias para cambiar tu cole”: la enseñanza en la era digital

Recomendados