Roborace: las carreras de coches autónomos están a punto de llegar

Escrito por , 16 de agosto de 2017 a las 19:30
Roborace: las carreras de coches autónomos están a punto de llegar
Futuro

Roborace: las carreras de coches autónomos están a punto de llegar

Escrito por , 16 de agosto de 2017 a las 19:30

Roborace quiere comenzar a correr carreras con hasta 20 coches autónomos. Los ganadores de La Fórmula E serán aquellos cuyo software sea más hábil a la hora de manejar datos a velocidades de muchos metros por segundo.

Roborace pretende ser el primer campeonato de coches autónomos. Los 20 coches autónomos dispuestos en la parrilla de salida y con motores capaces de alcanzar en la pista más de 320 kilómetros por hora podrían inspirar mayor confianza en la tecnología de auto conducción. Así, esta competición no solo sería una carrera de coches, si no que también sería una competición de programadores, incluyendo todos los desafíos de ingeniería que presenta la conducción autónoma a alta velocidad.

Robocars

 Diseño

Es muy probable que estos vehículos recuerden a películas como Tron: Legacy (2010) u Oblivión (2013) de Tom Cruise. Esta similitud en los diseños es debido a que Daniel Simon es el padre de todos ellos, hoy ya hechos realidad. Cada uno de los Robocars pesa alrededor de 970 kilogramos, con una longitud de casi 5 metros por 2 de ancho. Los dos automóviles operativos por el momento poseen cuatro motores de 300 kilovatios y una batería de 540 kW.

Pero la parte más interesante del equipamiento es que estos coches de conducción autónoma están compuestos por una gran red de sensores colocados alrededor de todo el automóvil. Este equipo “on-board” de alta gama es capaz de realizar 24 trillones de operaciones por segundo. Los Robocars están equipados por cinco sensores láser (LiDAR) que sirven para medir las distancias; 2 radares de ondas electromagnéticas de alta frecuencia cuya onda rebota en los objetos que se sitúen cerca del vehículo; 18 sensores ultrasónicos; 2 sensores ópticos de velocidad; 6 cámaras y GPS. Todos los datos que es capaz de recopilar a velocidad de vértigo este automóvil son procesados e interpretados por la Inteligencia Artificial para determinar cuál es la mejor decisión a tomar en cuanto a dirección, aceleración y frenado.

Robocars

Técnica

Respecto a esta gran gama de sensores, se trata de “un factor limitante para la conducción autónoma, ya que cuando se viaja a mayor velocidad da mucho menos tiempo para reaccionar“, dice Chris Gerdes, profesor de mecánica de la Universidad de Stanford Ingeniería, autor de estudios de laboratorio de carreras para mejorar la conducción autónoma. “Cuando pasas de 50 kilómetros por hora a 320 kilómetros por hora, no estás aumentando la velocidad seis veces; significa que usted necesita tener un enfoque totalmente diferente de todo”, asegura por su parte Denis Sverdlov, CEO de Roborace.

Además, el profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Michigan, Huei Peng, ha añadido a la explicación que “cuando un vehículo se mueve a una velocidad muy alta, el tiempo de cálculo del sensor y el procesar los datos físicos en coordenadas informáticas es mucho mayor”. Un sensor LiDAR puede calcular fácilmente la posición absoluta de cada objeto, pero con un vehículo que se mueve rápidamente, el software debe explicar cómo el mundo aparece, y aparecerá́ borroso debido a la distancia recorrida entre mediciones. Aunque los algoritmos de control que ejecutan los planes del vehículo funcionan muy rápido, los algoritmos que interpretan los datos de la cámara y de los sensores tardan mucho más, lo que significa que el coche se ha movido casi la longitud de un autobús cuando tiene sentido de lo que vio.

Robocars

El verdadero reto

El verdadero reto de esta competición es mejorar la conducción regular con respecto a la seguridad. “Los mejores pilotos de carreras son capaces de usar toda la fricción de los neumáticos para hacer algunas maniobras extraordinarias y empujar el coche hasta sus límites”, dice Gerdes. “Queremos entender cómo configurar esas maniobras en un algoritmo, no para ir rápido, sino para estar a salvo. Tener en cuenta la cantidad de fricción disponible de un vehículo, y usar esa información para establecer la velocidad óptima para dar un giro en particular o permanecer en la carretera en hielo o nieve podría ser muy provechoso para la conducción diaria”.

Por lo tanto, estos coches autónomos de alto rendimiento harán que los consumidores tengan más confianza en la tecnología de conducción autónoma, y a través de esta competición podría aumentar el apoyo público a los automóviles auto dirigidos al ver quién desarrolla el mejor algoritmo de conducción. El éxito en la pista se verá traducido en la auto conducción de vehículos con pasajeros, que deben lidiar con peatones, señales de tráfico y adversidades del clima.

anterior artículo

Reino Unido apuesta por “túneles” que absorben la contaminación

Reino Unido apuesta por “túneles” que absorben la contaminación
siguiente artículo

Pensieve, la solución del MIT para reducir los tiempos de espera en vídeos

Pensieve, la solución del MIT para reducir los tiempos de espera en vídeos