El tampón de clonar de Photoshop convertido en bolígrafo

Escrito por , 3 de junio de 2014 a las 21:00
El tampón de clonar de Photoshop convertido en bolígrafo
Tecnología

El tampón de clonar de Photoshop convertido en bolígrafo

Escrito por , 3 de junio de 2014 a las 21:00

El Scribble Pen es un bolígrafo que permite seleccionar colores de cualquier objeto físico para pintar con ellos.

El progreso tecnológico tiende a digitalizar la realidad, para hacerla más accesible, más rápida, en definitiva, más cómoda y con más posibilidades. El concepto del Scribble Pen es el opuesto. Aquellos que estén familiarizados con el Photoshop u otros programas de edición conocerán de sobra la herramienta ‘tampón de clonar’, que permite al usuario seleccionar una parte de la imagen y reproducirla en otros puntos. El Scribble Pen hace algo similar, detecta el color de cualquier objeto y  permite pintar con él.

Los inventores de este peculiar bolígrafo, que también tiene su versión en stylus para dispositivos móviles, son Mark Barber y Robert Hoffman, que han tenido éxito creando el producto pero necesitan financiación para comercializarlo. Mientras tanto los beneficios y la originalidad de su propuesta se pueden comprobar en su web. El funcionamiento es sencillo, lo que hace que la idea tenga más mérito aún.

El Scribble Pen tiene un sensor RGB en un extremo, capaz de identificar cualquier tonalidad, basta con acercarlo a una naranja, como aparece en la imagen de muestra, para que el dispositivo copie el color. Usando el otro extremo el usuario puede pintar, dibujar, escribir, garabatear en el mismo tono que tiene la naranja examinada. Para que esto sea posible hay un procesador ARM 9 y una memoria de 1 GB, que puede almacenar hasta 100.000 colores.

Hay dos versiones del Scribble Pen. Una de ellas, el Scribble Ink, permite reproducir el color detectado en un papel, pintando como si fuera un bolígrafo, mientras que la otra es el Scribble Stylus, con el que se puede garabatear en la tonalidad seleccionada en un dispositivo móvil. El segundo dispone de un sensor capacitivo, al estilo de un stylus normal y corriente, que transmite la información a través de la pantalla. El primero se sirve de un cartucho de tinta, que mezcla cyan, magenta, amarillo, blanco y negro.

scribble pen

Con estos recursos cualquiera de las dos versiones del Scribble Pen es capaz de reproducir 16 millones de colores. No se pueden almacenar todos, claro está, pero para eso tiene bluetooth 4.0 el bolígrafo. Así, los colores guardados se pueden enviar a una aplicación móvil, donde se organizan y se etiquetan. El software también permite utilizarlos para dibujar en el dispositivo.

Por lo demás, el Scribble Pen funciona con una batería de ion litio, que se recarga mediante un puerto micro USB. Pese a que el proyecto aún requiere de una inversión para que su comercialización tenga alcance (sus creadores están considerando llevarlo a Kickstarter), los precios ya están decididos. El Scribble Ink se puede reservar por 150 dólares y el Scribble Stylus por 80 dólares.

anterior artículo

¿Cómo estudiar mejor? Así puede ayudarte la tecnología

¿Cómo estudiar mejor? Así puede ayudarte la tecnología
siguiente artículo

¿Qué es el smishing?

¿Qué es el smishing?

Recomendados