Pantallas que se auto-reparan
  • 7 abril, 2017
  • 2 min

Sintetizan un material para pantallas de smartphone capaz de auto-repararse

Este material ayudaría a crear smartphones con pantallas que se auto-reparan, haciendo desaparecer cualquier arañazo en el panel.

Las pantallas son siempre esa parte de los smartphones que se raya, se golpea e incluso se resquebraja. Es el componente que más sufra con caídas y el más susceptible a estropearse con un simple arañazo. Al menos hasta ahora. Pues una investigación de la Universidad de California en Riverside ha sintetizado un material capaz de auto-repararse y que puede conducir la electricidad. Tiene los ingredientes básicos para dar lugar a pantallas que se auto-reparan.

Y así es. Los investigadores señalan que las pantallas creadas con este material pueden librarse de forma autónoma de cortes y arañazos sufridos. El material que los científicos usan es un polímero elástico que contiene también una sal iónica.

La elasticidad del material es muy grande: puede alcanzar 50 veces su tamaño original. Esta es una característica básica para dar lugar a pantallas que se auto-reparan. En cuanto al proceso, los científicos apuntan que después de rasgar el material en dos partes, este volvió a su forma anterior en menos de 24 horas.

Químicamente el compuesto tiene enlaces de carácter ion-dipolo, una fuerza de atracción entre iones cargados positivamente y los polos de las moléculas que tienen carga negativa. A escala natural, lo que quieren decir estos enlaces es que cuando el material se rompe o se raya, los iones y las moléculas siguen sintiendo atracción. De esta forma, las moléculas se juntan de nuevo para que el conjunto se repare.

Pantallas que se auto-reparan

El material no solo sería útil para las pantallas de los smartphones. Hay otro componente dentro de estos dispositivos que vería con buenos ojos la adopción de estas propiedades. Se trata de las baterías. La tecnología de ion-litio presente en ellas puede conllevar ciertos riesgos de inflamación e incluso de explosión. Estos se derivan de un deterioro de los compuestos de la batería.

Los científicos responsables de la investigación estiman que este nuevo material se podrá usar en pantallas y baterías en 2020. Para este año el trabajo estaría lo suficientemente maduro como para que el compuesto se introdujera en dispositivos funcionales. Evidentemente esto solo es una predicción. La industria de la electrónica de consumo siempre tiene tras de sí una cohorte de innovaciones. Y todas buscan hacerse hueco dentro de los muchos productos de consumo que se venden día a día.

Imágenes: hugovk, barnimages.com

RELACIONADOS