Tailandia quiere provocar lluvia artificialmente para paliar la polución

Escrito por , 21 de enero de 2019 a las 12:30
Tailandia quiere provocar lluvia artificialmente para paliar la polución
Futuro

Tailandia quiere provocar lluvia artificialmente para paliar la polución

Escrito por , 21 de enero de 2019 a las 12:30

Es la solución para liberar a Bangkok de la asfixiante contaminación en la que vive sumida la capital del país.

Etiquetas:
ECOLOGíA

Las medidas preventivas ya no sirven en Bangkok. La capital de Tailandia tiene un aire tan sucio que las autoridades han pasado al contraataque. Hay que reducir los niveles de CO2 y otros agentes contaminantes en el entorno urbano de esta megaurbe, una de las más populosas del sudeste asiático.

De nada sirve mirar al cielo con esperanza. La lluvia, ese agente milagroso que empapa las partículas en suspensión y las hace caer al asfalto y a la tierra, no acude. Cansadas de esperar y conscientes de la necesidad de actuar, las autoridades tailandesas han resuelto crear su propia lluvia.

En los últimos días, el malestar en la población se ha acentuado. Asociaciones como Greepeace han alertado sobre los niveles de contaminación. Y en las redes sociales, el tema ha saltado al primer plano. De ahí que el gobierno haya resuelto esta medida de excepción, pese a que trate de quitar gravedad a la situación.

El plan es dispersar una serie de productos químicos en el aire. Estos serán el estímulo que necesita el vapor de agua para condensarse en forma de nubes. Los detalles de la operación no han trascendido, pero no es la primera vez que sucede. La lluvia artificial es una técnica que lleva décadas en experimentación. Uno de los compuestos que se utilizan habitualmente es el yoduro de plata, que contribuye a la condensación.

Lluvia artificial

El impulso artificial para obtener agua

Bangkok será posiblemente una de las primeras ciudades donde se emplee lluvia artificial para paliar la contaminación. En otras ocasiones, se ha empleado para obtener agua, en zonas áridas, para beber o para regar. China tiene su propio plan en las montañas del Tíbet.

Pero el uso de la lluvia artificial para combatir los efectos de los coches y las fábricas en una ciudad es novedoso. Bangkok es tristemente un buen banco de pruebas, pues la urbe figura en el puesto 10 de las más contaminadas. El ranking es de Greenpeace, que ha sido una de las organizaciones que ha levantado la voz ante la situación.

Y es que, el control sobre un recurso tan preciado como el agua es algo que se escapa al ser humano. Al menos por ahora. Pues existen iniciativas que se han planteado reinventar nuestra forma de obtener el agua. Incluso se ha tratado de solidificar el líquido de la vida para emplearlo en el riego de zonas áridas. Aunque de momento a las autoridades de Tailandia solo les interesa librar a Bangkok del abrazo de la contaminación. Tan concreto como eso, pero nada sencillo.

Imágenes: superkimbo, II

anterior artículo

No escribas, habla: notas de audio móviles

No escribas, habla: notas de audio móviles
siguiente artículo

SkyRail: el tren aéreo chino

SkyRail: el tren aéreo chino

Recomendados