Coche volador
  • 18 mayo, 2017
  • 2 min

Toyota apoya un proyecto de sus empleados para crear un coche volador

Un equipo de ingenieros de Toyota prepara un coche volador y la compañía ha mostrado su apoyo.

El proyecto empezó al ganar un concurso empresarial. El equipo que había presentado el trabajo pertenecía a Toyota y allí desarrollaban su labor profesional. Era el año 2012, cuando solo los locos (o los visionarios) hablaban del coche volador. Pero Toyota apoyó el proyecto, denominado Cartivator. Los 30 integrantes del equipo han trabajado voluntariamente durante todo este tiempo, pero parece que ya se verán frutos pronto.

Cartivator pretende presentar un prototipo de su vehículo para finales de 2018. Pocos detalles se saben acerca de este futuro coche experimental, pero no cabe duda de que levantará asombros y estimulará imaginaciones. No es fácil que un proyecto pionero, de corte tan futurista, cuente con el apoyo de una compañía tan asentada. Toyota se disputa habitualmente con Volkswagen el puesto de mayor fabricante de automóviles.

En cuanto a financiación, por ahora el proyecto se ha sustentado en base al crowdfunding. Ahora Toyota proporcionará al equipo unos 350.000 dólares para completar el desarrollo del prototipo. El siguiente paso será depurar el vehículo. Uno de los objetivos fijados es tener un modelo comercializable para 2020 , con ocasión de los Juegos Olímpicos de Tokio.

El coche volador es un proyecto que ha tomado impulso en los últimos meses. Al menos en los medios de comunicación e Internet, en general. Una serie de noticias han contribuido a ello. Entre estas se encuentra el proyecto de Dubái, que pretende llenar la ciudad de taxis voladores autónomos. Y no tardará en hacerlo si cuenta con las garantías suficientes. Después de todo, el emirato siempre ha demostrado una gran flexibilidad para adaptar la regulación a sus intereses.Coche volador

El hecho de que Uber, una compañía en el centro de Silicon Valley, con una valoración mil millonaria, trabaje en un coche volador es otro impulso a este concepto. Y, pese al futurismo que destilan estas iniciativas, hay tecnología sólida detrás. Los taxis voladores de Dubái los pondrá la compañía china EHang. El modelo escogido es el EHang 184, de gran capacidad de transporte.

La compañía china no se lanzó a fabricar un dron que transportara personas como proyecto visionario. Lo hizo de forma planificada. Las aplicaciones del EHang 184 van más allá. En Estados Unidos ya se ha empleado para transportar órganos entre hospitales, con lo que la rentabilidad de esta aeronave no depende solamente de su éxito como taxi volador.

Imágenes: justus.thane, EHang

RELACIONADOS

blockchain industria 4.0

Qué son las redes privadas 5G y para qué sirven

Las redes privadas 5G son una de las mejores herramientas que esta tecnología ofrece a empresas e industrias. En un contexto en el que abundan la maquinaria...

Absorber CO2 para salvar el planeta

Ni huele ni se ve. Pero no es tóxico ni arde. El ser humano lo produce al respirar. Y si nuestro cuerpo no lo...
androide

Una empresa nombra directora general a una IA

¿Imaginaste alguna vez que un androide podría ser nombrado director general de una compañía? Aunque parezca increíble, es una realidad. No te pierdas lo...