electricidad
  • 28 junio, 2016
  • 3 min

Un urinario público, capaz de generar electricidad a partir de la orina

¿Podemos generar electricidad a partir de la orina? Una investigación diseña un dispositivo para llevar la iluminación a las regiones más pobres.

La tecnología no deja de sorprendernos. Y menos la que trata de aprovechar desechos para reutilizar y producir bienes y servicios. Lo más llamativo es que este tipo de avances consiga «aprovechar» un fluido biológico como la orina. Pero un trabajo realizado por científicos de la University of the West of England ha demostrado que es posible generar electricidad a partir del pis. Su instalación, situada en urinarios públicos del festival de Glastonbury, ha demostrado que es una opción viable.

No es la primera vez que el ingenio llega a desarrollos tecnológicos curiosos como éste. En el pasado, en Think Big os contamos avances como el tejido que producía electricidad a partir de la radiación solar o la posibilidad de reutilizar residuos orgánicos de dos millones de hogares de Estados Unidos con el mismo objetivo. En esta ocasión, sin embargo, sorprende que sea la orina la «materia prima» de partida para generar electricidad.

Los primeros resultados de esta investigación fueron publicados en la revista Environmental Science: Water Research & TechnologyAntes de probar el dispositivo en los urinarios públicos del festival de de Glastonbury, los científicos analizaron el éxito del sistema en el campus universitario de Frenchay (Bristol, Reino Unido). En ambos casos, la electricidad generada por el prototipo fue aprovechada para iluminar el interior del urinario público, aunque con diferente rendimiento. En el campus, el dispositivo presentaba 288 celdas, las celdas de combustible microbianas en las que se basa el sistema, logrando una media de 75 milivaltios. Por el contrario, el sistema del festival contaba con un mayor número de celdillas (432), produciendo 300 mW.

Como ha explicado a la Agencia SINC la científica española Irene Merino, que trabaja en el proyecto con una beca de la Fundación de Bill y Melinda Gates, la iniciativa está enfocada «a países en vías de desarrollo, con vista a mejorar o incorporar instalaciones sanitarias, ya que el sistema, además de producir electricidad, reduce la demanda química de oxígeno (DQO), es decir, que también sirve para tratar la orina». Con la colaboración de entidades como Oxfam, los investigadores pretenden ahora probar los dispositivos para generar electricidad en regiones de África o la India.

De este modo la tecnología pretende volver a convertirse en aliada de los lugares más pobres, con el fin de iluminar zonas donde no se disponga de electricidad. Así también podrán mejorar sus condiciones sanitarias e incluso de seguridad, en el caso de las mujeres y los niños que deban salir de sus casas para hacer las necesidades básicas. El estudio se realizará en campos de refugiados, escuelas o comunidades que no dispongan de luz, con el fin de conocer si el dispositivo funciona de manera eficaz en estas zonas.

Imágenes | Tim (Wikimedia)

RELACIONADOS

Absorber CO2 para salvar el planeta

Ni huele ni se ve. Pero no es tóxico ni arde. El ser humano lo produce al respirar. Y si nuestro cuerpo no lo...
androide

Una empresa nombra directora general a una IA

¿Imaginaste alguna vez que un androide podría ser nombrado director general de una compañía? Aunque parezca increíble, es una realidad. No te pierdas lo...