Wearables en el deporte, un camino para el éxito

Escrito por , 19 de enero de 2016 a las 21:30
Wearables en el deporte, un camino para el éxito
Futuro

Wearables en el deporte, un camino para el éxito

Escrito por , 19 de enero de 2016 a las 21:30

La tecnología está revolucionando todos los aspectos cotidianos, y el deporte no es una excepción. Cada vez se desarrollan más aplicaciones y dispositivos que permiten contrastar el entrenamiento diario y tener una información notable sobre el rendimiento y la progresión de los deportistas, y también de los propios aficionados.

Zapatillas con GPS, pulseras de monitorización, smartwatches, aplicaciones de geolocalización…, el fenómeno de Internet de las cosas (IoT) a través de wearables es una realidad que cada día tiene más relevancia en el mundo del deporte.

Echando una mirada atrás, el deporte, históricamente, siempre ha sido reticente al uso de las nuevas tecnologías. El caso del fútbol y la utilización del “ojo de águila” en las porterías se reavivó durante la Copa del Mundo de 2010, en Sudáfrica, con el gol fantasma de Frank Lampard en el partido entre Alemania e Inglaterra. Un hecho que propició la vuelta al debate y la siguiente pregunta: ¿cuándo comenzará a utilizarse la tecnología en el “deporte rey”?

1099219

¡Adiós al gol fantasma!

Ese gol es uno de los ejemplos más vistos en campos de todo el mundo como caso de controversia. Tanto que la polémica surgida propició el estudio, investigación e innovación para implantar un sistema que permitiese a los árbitros resolver y decidir, en cuestión de segundos, jugadas muy difíciles de examinar a primera vista para acabar con los polémicos goles fantasma que tantas alegrías y enfados han provocado en los jugadores y los aficionados a lo largo de la historia.

Así se aprobó el uso del “ojo de aguila” en la Copa del Mundo de 2014 en Brasil. Un dispositivo de siete cámaras en cada portería, integradas en la parte alta del estadio, capaz de emitir 500 frames por segundo en imágenes en 3D haciendo que el resultado final llegue tan solo en un segundo al árbitro mediante una vibración en su reloj.

Un éxito que no solo se cierne al evento magno del futbol mundial si no que la Bundesliga (liga alemana) ha decidido implantarlo también durante ésta y dos temporadas más en los estadios alemanes.

Usos que implican algo más que la competición

La tecnología es necesaria en el ámbito competitivo y es un hecho que, poco a poco, está instaurándose para mejorar la competición. Volviendo a echar la mirada al pasado, la tecnología y el deporte ya cohabitaban a la hora de ayudar y controlar los esfuerzos de los deportistas. La salud y la actividad física son los grandes beneficiados con la implantación de la tecnología en el deporte, la gran cantidad de gadgets electrónicos destinados a este fin generan un valor añadido a la hora de monitorizar los entrenamientos para fijar nuevos objetivos competitivos. El paso del tiempo y la innovación han convertido estos recursos electrónicos en una parte importante de cara a la preparación de los deportistas.

Ejemplos en el ciclismo

El Movistar Team, equipo ciclista español de Movistar, cuenta a día de hoy con una de las mejores plantillas del mundo. Destacan por ejemplo Alejandro Valverde, campeón de La Vuelta a España (2009), ganador de cuatro etapas de Le Tour de France y tres veces campeón de España de contrarreloj y ruta; o el colombiano Nairo Quintana, considerado una de las grandes promesas mundiales del ciclismo, que ostenta en su palmarés un Giro de Italia (2014), además del maillot de la montaña y dos maillots blancos por ser el mejor joven de Le Tour de France.

 

movistar_team copia-01

Para mantener un equipo campeón, el conjunto español instaló en sus bicicletas un dispositivo conocido como Edge 510. Un gadget compatible con los sistemas de geolocalización (GPS) que es capaz de registrar la posición en ruta del ciclista, la distancia recorrida, los diversos datos de pendiente (positiva/negativa) y la información meteorológica del lugar donde se encuentra posicionado. Datos que permiten conocer de primera mano la evolución de sus pupilos al staff técnico. En suma, estos dispositivos remarcan el esfuerzo por conocer y controlar todos los datos de los respectivos ciclistas y crear un equipo campeón.

Por otro lado, no solo los deportistas demandan este tipo de aplicaciones para sus rutinas, ya que uno de los grandes nichos de mercado que ha emergido en los últimos años ha sido el de los aficionados al deporte, casos como el ciclismo y el running son los más conocidos por estar de moda.

El uso de estas aplicaciones se ha convertido en algo indispensable para los aficionados que portan sus smartphones en el brazo con aplicaciones como Strava, Endomondo, Runtastic desde las que registran las rutas, velocidades, distancias recorridas, y que además comparten con sus seguidores para enfrentarse y ver quién mejora los tiempos. Ser el mejor es algo innato en el ser humano y, al final, estas aplicaciones ayudan de cara a despertar el espíritu más competitivo de cada persona.

¿Se queda ahí el uso de la tecnología?

Pero el deporte no termina en los deportistas y los aficionados que lo practican. Millones de personas acuden a los estadios para ser testigos de Juegos Olímpicos, Copas del Mundo de fútbol… multitud de eventos que llenan las gradas de los complejos deportivos de todo planeta.

Los grandes estadios están comenzando a utilizar aplicaciones para recopilar todos los datos que tienen lugar en el terreno de juego para que lleguen con total inmediatez a los espectadores. Estadios equipados con redes WiFi, como el Amsterdam Arena, añaden un valor estratégico para que los espectadores puedan disfrutar de la experiencia real del acontecimiento. Desde hacer promociones de merchandising, a la creación de comunidades en línea para mejorar la experiencia del estadio, hasta una aplicación que verá la luz en la que podrán presenciarse los goles en 360 grados con el uso de todas las cámaras del estadio. Se abre pues un gran abanico de posibilidades.

El camino para que el espectador sea parte del juego sigue hacia adelante, y el gran paso en la innovación llegará en los JJ.OO de Tokyo en 2020. Los organizadores tienen claro que va a ser el evento deportivo con el mayor salto tecnológico de la historia. Será retransmitida en Super High Vision 8K, que tiene una calidad de imagen 16 veces superior a la alta definición actual. Se trata de un sistema híbrido que permitirá tener todos los datos estadísticos relevantes en la pantalla para no perder un ápice de lo que ocurre.

Todos estos elementos impresionan de cara a la emisión y disfrute de tal evento deportivo pero, ¿qué ocurrirá con los aficionados que visiten Tokyo durante los JJ.OO y no entiendan japonés o inglés?

Las autoridades japoneses, además de reinventar la infraestructura de los JJ.OO, quieren impresionar a los turistas a base del uso de wearables. Desde robots asistentes hasta gafas inteligentes que permitan traducciones simultaneas para que nadie pueda tener problema alguno durante la celebración del evento deportivo más grande de la historia.

En suma, la tecnología abarca un gran campo, y, en lo deportivo, desde los propios protagonistas hasta los que vibran con sus hazañas, se benefician de sus ventajas. Experiencias El uso de wearables y la innovación permiten a todos ser una parte más del juego y no solo meros espectadores. Y esto solo es el comienzo de la gran revolución deportiva y tecnológica que se avecina.

anterior artículo

Entrelazando la ciencia ciudadana y el arte

Entrelazando la ciencia ciudadana y el arte
siguiente artículo

Consejos para navegar la web como un experto

Consejos para navegar la web como un experto

Recomendados