Pods
  • 25 abril, 2016
  • 2 min

¿Y si el futuro de la conducción autónoma estuviera en los ‘pods’?

Este mismo año en Singapur se va a lanzar a las calles una flotilla de los llamados ‘pods’, vehículos autónomos con capacidad para varios pasajeros.

Los llamados ‘pods’, vehículos de aire futurístico, con un diseño que recuerda una combinación entre un vagón de tren y un miniautobús sofisticado, están sirviendo para experimentar con la conducción autónoma. Varias empresas están pasando por este escalón antes de dar un salto más grande a coches comerciales o autobuses. Pero tal vez estos vehículos sirvan para algo más que para experimentar. En Singapur, la empresa pública de transporte SMRT va a sacar a las calles una flotilla de ‘pods’ autónomos antes de que acabe el año. Tendrán capacidad para llevar a 8.000 pasajeros cada hora.

Así lo ha asegurado la compañía holandesa 2getthere, fabricante de estos pods autónomos. Se trata de cabinas habilitadas para transportar 24 pasajeros cada una. Se desplazan mediante energía eléctrica y recorren un trayecto fijo. Los entornos para los que están orientados este tipo de vehículos con campus de universidades o zonas con tráfico restringido.

Pods

2getthere ya ha echado a rodar sus pods autónomos en varios lugares. Un parque empresarial de la ciudad de Rotterdam cuenta con seis de estos vehículos, con capacidad para 20 pasajeros cada uno. La compañía afirma que juntos transportan a unas 2.500 personas al día. En Abu Dhabi, el nido de tecnología limpia que es Masdar City, tiene también sus propios pods, que permiten cuatro o seis pasajeros cada uno.

Transporte urbano sostenible

Los de 2getthere no son los únicos ejemplos de pods autónomos. Entre todo el trabajo de desarrollo que está haciendo Google en materia de coches autónomos también hay hueco para estos vehículos. Varias unidades se sacaron a la calle en Austin, perteneciente al estado de Texas. El movimiento coincidió prácticamente en el tiempo con el anuncio de un acuerdo entre Uber y la universidad de Arizona con vistas al desarrollo de automóviles que podrían estar cercanos en objetivos a los pods.

Después de todo estos vehículos son eléctricos, con lo que ni contaminan el ambiente de la ciudad ni generan ruido. Son dos grandes beneficios para un entorno urbano. Vistos así, los pods podrían ser una contribución nada desdeñable para un transporte público urbano sostenible.

En determinados lugares ya se están introduciendo. A los campus de universidades y los parques empresariales se suman sitios como aeropuertos. En el más importante de Londres, Heathrow, ya se están usando a modo de prueba y se espera que la iniciativa se extienda a Greenwich a lo largo del mes de julio.

Imágenes: Google y SMRT

RELACIONADOS