Cables submarinos, las grandes autopistas de información

Cables submarinos, las grandes autopistas de información

Hoy en día tenemos la posibilidad de acceder a gran cantidad de información que se encuentra alojada en centros de datos dispersos por países de todo el mundo y, sin embargo, a pesar de las distancias podemos acceder a la información de manera casi instantánea y utilizar aplicaciones en tiempo real como, por ejemplo, las videoconferencias o las llamadas a través de VoIP. Aproximadamente el 90% del tráfico de Internet circula a través de cables submarinos que unen los cinco continentes.

Los cables submarinos son auténticas autopistas que nos permiten cursar comunicaciones internacionales (tanto de voz como de datos) a gran velocidad e intercambiar grandes volúmenes de información sin apenas retardo (cosa que no ocurre, por ejemplo, con otros medios como pueden los enlaces vía satélite). Actualmente, un buen número de cables submarinos recorren los fondos del mar, uniendo distintos países en una gran red troncal basada en enlaces de fibra óptica y, aunque puedan parecer algo novedoso, el origen de los cables submarinos se remonta a mediados del siglo XIX.

Anglo American Cable

En 1850, con la expansión del telégrafo, surgió la necesidad de conectar dos puntos separados entre sí por el mar: Francia e Inglaterra. El punto más cercano entre ambos países es el Paso de Calais (situado en el Canal de la Mancha) y ahí fue donde se tendió el primer cable submarino que, teniendo en cuenta la época, estaba fabricado en cobre. Esta primera incursión resultó algo desastrosa porque las señales sufrían retardos que, sumados a los rebotes y la ausencia de blindaje en el cable, hacían que la señal resultase irreconocible. Lo mejor que le pudo pasar a este primer cable fue su rotura en 1851, cuando a un pescador se le engancharon sus redes y terminó partiéndolo.

La avería de este primer cable supuso un reto para los ingenieros de la época puesto que tenían que volver a enlazar Francia e Inglaterra, eso sí, buscando una mejor solución técnica. La solución llegó de la mano de Werner von Siemens que desarrolló un recubrimiento para los cables (llamado gutapercha) que permitía que estos funcionasen bien bajo el agua. Este primer éxito propició que el telégrafo se expandiese en Europa y África, enlazando ambos continentes y llevando este sistema de comunicación a distintas islas.

Cables Submarinos mundiales 1901

El siguiente gran reto llegaría unos años más tarde, con el proyecto de cable submarino que uniría América y Europa, cruzando el Océano Atlántico. Dos millones de dólares de la época fueron invertidos en el primer cable submarino que unió Irlanda con Terranova (Canadá) y fue puesto en servicio el 5 de agosto de 1858. Este proyecto tuvo un gran impacto en la sociedad de la época y, once días más tarde de su puesta en marcha, cursó una comunicación entre la Reina Victoria y el Presidente de Estados Unidos James Buchanan. A pesar de los esfuerzos, el cable se averió poco tiempo después de entrar en servicio y tuvieron que pasar 6 años para que volviera a tenderse uno nuevo. ¿La avería? Defectos de fabricación y manipulación del cable y una mala operación con el voltaje de las señales hicieron que este cable solamente pudiese cursar 732 telegramas.

El nuevo cable trasatlántico, que entró en servicio en 1866, contaba con blindaje mucho más robusto y, además, era mucho más resistente a la torsión. Para este proyecto se contó con uno de los barcos más grandes de la época, el Great Eastern y el resultado final fue todo un éxito (aunque, durante el tendido del cable, el equipo sufrió más de un contratiempo), lográndose, al fin, el establecimiento de un circuito de comunicación entre Europa y América. A finales del siglo XIX, serían 15 los cables que cruzarían el Atlántico para unir el América con el viejo continente, además de surgir múltiples compañías que desplegaron este tipo de infraestructuras en todo el mundo.

La evolución de la tecnología, con el paso de los años, también tuvo su reflejo en este tipo de infraestructuras. Los primeros cables submarinos estaban realizados en cobre y sufrían problemas de aislamiento y atenuación de la señal, dos problemas que se fueron paliando con la mejora de las cubiertas aislantes de los cables y con la inyección de amplificadores de señal en el trayecto. En la década de los 60, el cable coaxial se convirtió en la base sobre la cual construir esta infraestructura de comunicaciones internacionales y comenzaron a desplegarse cables submarinos que permitían transportar de 120 a 1.800 canales telefónicos analógicos.

Cables submarinos hoy

A principios de los años 80, ya se tenía claro que los siguientes cables submarinos a desplegar se realizarían con fibra óptica y, de hecho, en 1983 se terminaría el tendido del que sería el último cable submarino basado en coaxial (que fue capaz de cursar 4200 canales de voz simultáneos). Desde mediados de los años 80 hasta nuestros días, se han realizado grandes despliegues (que aún siguen en curso) de cables submarinos de fibra óptica que vale la pena revisar en alguna de las aplicaciones cartográficas disponibles en la red, para darnos cuenta de la magnitud de estas infraestructuras.

Si tenemos en cuenta que un cable submarino puede contener un buen número de pares de fibra óptica y que gracias, por ejemplo, a DWDM es posible enviar más de una señal a través de una misma fibra óptica, el potencial de la infraestructura desplegada es enorme. Cables como el SAM-1 de Telefónica son capaces de ofrecer 2 Tbps y unir Estados Unidos, Puerto Rico, Brasil, Argentina, Chile, Perú, Guatemala, Ecuador y Colombia, el SEA-ME-WE 4 (South East Asia-Middle East-West Europe 4) cuenta con una capacidad de 1.25 Tbps y une Francia, Italia, Argelia, Túnez, Singapur, Malasia, Tailandia, Bangladesh, India, Sri Lanka, Pakistán, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Egipto en un espectacular trazado de 18.800 kilómetros y el SEA-ME-WE-3, el más largo del mundo con 39.000 kilómetros de trazado parte desde Alemania y “toca” 39 puntos del globo hasta llegar a Japón y a Australia.

Cables Submarinos Africa

Aunque la tecnología ha evolucionado en este siglo y medio, la forma de desplegar estas infraestructuras no ha cambiado tanto puesto que se sigue dependiendo de los barcos cableros que van avanzando lentamente y depositan, sobre el lecho marino, el cable y que, claro está, también se encargan de las reparaciones que, como ya se ha podido ver, no son operaciones nada simples.

Vale la pena echar un vistazo a aplicaciones web como Cable Map para ver los puntos en los que los cables submarinos “tocan” nuestros países porque, en algunos casos, seguramente descubramos alguna que otra sorpresa.

Imágenes: Atlantic Cable, Submarine Cable Map y Many Possibilities

Sobre el autor

JJ Velasco

Ingeniero de Telecomunicación enganchado a Internet y la tecnología desde que, con seis años, me senté delante de un ordenador por primera vez. Trabajando en proyectos relacionados con la web y los sistemas de información. Más artículos del autor »
  • Guillermo Pascual

    Impresionante este dato que desconocía: “Aproximadamente el 90% del tráfico de Internet circula a través de cables submarinos que unen los cinco continentes”. Con ello ya se puede apreciar la enorme importancia que tienen estos cables submarinos.

    Muy interesante el post, muchas gracias.

    Un saludo, Guillermo.

  • Antonio Castillo

    Me parece muy interesante el material publicado en esta sección del Blog. Con vuestro permiso, haré referencia al mismo en charlas y cursos, para las personas que deseen profundizar sobre las verdaderas autopistas de las TIC.

    Un cordial saludo, y muchas gracias.

    • http://www.telefonica.es Equipo Think Big

      Gracias por tu comentario Antonio. Para lo que necesites, ya sabes donde estamos.

      Saludos

  • josema

    Un libro interesante que describe el origen y despliegue de estos primeros cables submarinos y su uso: “The Victorian Internet”.

    Menciona que la compañía fabricante del recubrimiento “The gutapercha company”, con el tiempo se convirtió en “Cable & Wireless”, por ejemplo.

    Saludos