Impresión 4D: el futuro ya está aquí

Impresión 4D: el futuro ya está aquí

Muchas veces os hemos hablado de la gran importancia que tendrá en el futuro la impresión 3D.  Una tecnología que, sin duda, nos depara buenos avances en campos muy diversos. La medicina, la educación o la automovilística son solo algunas de las áreas donde la impresión 3D promete una auténtica revolución.

Pero el cambio tecnológico que trae consigo la impresión 3D solo acaba de empezar. Y es que la fabricación de cualquier producto que podamos imaginar no está totalmente implantada en la sociedad, pero quién sabe, igual en menos tiempo del que pensamos, todos contamos con una impresora 3D para producir lo que deseemos.

Y cuando la impresión 3D solo acaba de mostrarnos una pequeña parte de lo que puede llegar a ser, la historia nos demuestra que la revolución de la ciencia y la tecnología es imparable. Porque, aunque parezca increíble, la impresión 4D acaba de aterrizar en nuestras vidas, tan solo unos segundos después del despegue de las impresoras 3D.

La hora de la impresión 4D

Skylar Tibbits es el responsable de que la impresión 4D haya llegado a boca de todos. Este arquitecto, que estudió en la Universidad de Filadelfia, trabaja ahora en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology. Fue en esta entidad donde comenzó a formarse en ciencia y diseño computacional. En la actualidad es docente en el MIT, enseñando arquitectura a sus estudiantes.

Una de las asignaturas que imparte es bastante curiosa, ya que en parte resume la idea de lo que puede llegar a hacer la impresión 4D. Tibbits la ha denominado “How to Make (Almost) Anything” (en castellano, “Cómo poder fabricar (casi) todo”). El conocimiento acumulado en su experiencia como docente ha llegado al público general, gracias a una conferencia TED que Tibbits impartió en Long Beach el pasado mes de febrero. En ella presentaba de manera introductoria las ventajas que podría tener la impresión 4D en nuestras vidas.

La idea de la impresión 4D es cuanto menos sorprendente. Para trabajar en este nuevo proyecto innovador, Tibbits utiliza una impresora 3D Stratasys, diseñada para fabricar materiales con varias capas. Lo que se utiliza a continuación son estructuras con la capacidad de transformarse en una u otra forma de manera directa. En otras palabras, la impresión que se realiza no es algo novedoso per se, sino que es el autoensamblaje lo que confiere la importancia de la nueva fabricación planteada por Tibbits.

En una entrevista, Tibbits planteaba que pudiéramos ser capaces en el futuro de “diseñar algo, imprimirlo y que a continuación, evolucionaría por sí solo, en cuanto a diseño y estructura”. Algo tremendamente sorprendente, aunque por ahora se hayan realizado pruebas únicamente con una especie de tubos de plásticos, que al sumergirse en agua son capaces de autoensamblarse. Esto lo explica Tibbits en su conferencia, y podemos ver en más detalle en el vídeo siguiente:

La innovadora y moderna impresión 4D podría permitirnos en el futuro, por ejemplo, construir nano-robots que pudieran ser capaces de automodelarse, y a continuación ser utilizados para transportar fármacos antitumorales contra las células malignas de pacientes afectados por cáncer. Algo que parece ciencia ficción, pero que en realidad es un proyecto de investigación en el que trabajan desde la famosa compañía Autodesk, de la mano del propio MIT.

El proyecto Cyborg, liderado por Carlos Olguin, y en el que también participa Tibbits, promete poner a prueba a la impresión 4D. Quién sabe si en el futuro esta nueva revolución tecnológica se asienta en nuestras vidas, y seremos capaces de fabricar y modelar cualquier estructura o componente que podamos imaginar.

Imagen | The Guardian

Sobre el autor

Angela Bernardo

Licenciada en Biotecnología y Máster en Industria farmacéutica y biotecnológica. Especializada en comunicación científica. Más artículos del autor »