internet de las cosas en 2014

Internet de las cosas: año 2014

El año 2014 puede representar el comienzo del despegue del Internet de las cosas, aunque podría ser en el mundo de la empresa donde más se noten sus avances.

El Internet de las cosas en 2014 está destinado a una expansión esencial para su posterior desarrollo. En los años precedentes se han ido sentando las bases de un campo que progresa a pasos de gigante, de la mano de los avances en movilidad, conexión a Internet, sensores y fabricación de componentes. Hay varios indicadores que permiten vaticinar un crecimiento sensible en este ejercicio, pero quizá éste se refiera más al campo de la empresa que al mercado de consumo.

Hay quien ya usa el Internet de las cosas sin saber. Sencillamente un dispositivo con un GPS pertenece a este campo, pues tiene la capacidad de conectar con la red para la actualización de mapas o conocer el estado del tráfico. Sin embargo, por lo general los dispositivos inteligentes no son muy populares, a excepción de los móviles, las tabletas y tal vez las smart TV. Una situación llamada a cambiar pronto, pues para 2020 Cisco estima que habrá 50.000 millones de dispositivos activos basados en el Internet de las cosas.

El acceso a Internet de objetos tradicionales, como una nevera o el alumbrado eléctrico, se convertirá en un factor para mejorar la tecnología existente. Hoy en día se cambia un interruptor de la luz cuando éste se estropea, mientras que el Internet de las cosas representará un incentivo para modernizar el sistema completo. Así, se podrá ahorrar energía, disponiendo también de las facilidades que ofrece el control remoto.

internet-of-things

Pero el Internet de las cosas en 2014 no estará tan enfocado al consumo, sino más bien al mundo empresarial. Hoy en día este sector está adoptando mucho más rápido la tecnología que el mercado de consumo. Las compañías obtienen un beneficio mayor de la inversión que hay que hacer necesariamente, pues el ahorro de energía – y por tanto de costes – en una fábrica no se puede comparar con el de un hogar.

La Information Systems Audit and Control Association (ISACA), a partir de un análisis realizado, destaca algunos motivos de la mayor adopción entre las empresas. El 38% de los usuarios de Internet de las cosas cita el ahorro de tiempo como el beneficio más apreciado, mientras que la eficiencia energética también queda reseñada. Ventajas como una mayor precisión en la cadena de proveedores y el incremento de la productividad por empleado son otras de las citadas.

Estas razones han hecho que grandes empresas de venta y distribución, como Wal-Mart o Tesco, se hayan tomado en serio el Internet de las cosas en la cadena de proveedores. En una fecha tan temprana como los primeros años de la década del 2000 ya etiquetaron sus productos para poder saber en todo momento cuál es su ubicación. Las ventajas que ofrece este campo servirán de polo de atracción al sector empresarial. Un estudio de junio de 2013 realizado por The Economist concluyó que el 40% de las compañías están investigando las posibilidades del nuevo campo, mientras que un 17% planean lanzar productos con esta tecnología.

Imágenes:  Michele Ficara Manganelli / Consumer Technik

Sobre el autor

Pablo G. Bejerano

Periodista especializado en nuevas tecnologías. Interesado en todo lo que tenga que ver con Internet y sus posibilidades para cambiar la vida de las personas. Más artículos del autor »