Accesibilidad móvil: la navaja suiza de las personas con discapacidad

Soy una persona con discapacidad y siempre voy armado con una navaja suiza: la accesibilidad móvil. En el día a día de una persona con discapacidad, ocurre que es necesario sortear barreras de los tipos más variopintos.

Si se pregunta ¿qué es exactamente una persona con discapacidad? Diría que, sin entrar en aspectos médicos, es alguien que puede poseer deficiencias sensoriales, físicas o intelectuales que provocan que se generen barreras con el entorno que lo rodean.

Con esta premisa en mente, podríamos decir entonces que un ciego en el siglo XIX probablemente tenía más discapacidad que un ciego del siglo XXI.

Enséñame tu navaja

Si usted piensa que soy MacGyver pero en versión Daredevil, quizás se equivoque.

Cuando hablo de que llevo una navaja suiza siempre, no me refiero al chisme que tiene tropecientas funciones. Me refiero a algo que seguramente usted tiene ahora mismo en su mano o su bolsillo. Su móvil, ese que amamos y odiamos por partes iguales, se convierte en una navaja suiza para las personas con discapacidad.

Accesibilidad móvil que salvan el mundo

Si piensa en móviles probablemente piense en cosas tan dispares como redes sociales, la llamada diaria a mamá, el pedido del súper o Tinder. Todas esas cosas, amigo mío, también las utilizan las personas con discapacidad.

Pero nadie podría utilizarlas si, por un lado, los móviles no ofrecieran herramientas de accesibilidad que le permitan a una persona con discapacidad utilizarlos y por el otro si las aplicaciones no cumplieran con ciertos requisitos de accesibilidad también.

Para lograrlo se requieren dos partes fundamentales. En primer lugar, los fabricantes como Apple y Google que implementan productos de apoyo como revisores de pantalla, magnificadores, etc. de serie en sus equipos.

En segundo lugar, un ecosistema de empresas cada vez más comprometido por desarrollar soluciones tecnológicas y, particularmente, aplicaciones accesibles.

Cuando hablo de accesibilidad de serie, significa que todos los móviles tienen funciones de accesibilidad sin necesidad de instalar nada.

Mi móvil, mis sentidos

Además de aplicaciones, un móvil está plagado de sensores. Y es aquí donde la discapacidad se comienza a difuminar y las barreras ya no son tan barreras.

Piense en los sensores que tiene su móvil. Una cámara, un micrófono, un acelerómetro, un GPS, etc. Con toda esta batería de sensores podemos, como dije antes, convertir a nuestro móvil en una verdadera navaja suiza.

Conocer una ciudad con un GPS, y una aplicación de mapeo como Google Maps, es un antes y un después para una persona ciega ya que puede tener una idea acabada de lo que hay a su alrededor con pasmosa facilidad.

Reconocer y describir escenas de fotos, detectar si hay luz, leer códigos de barras, saber el valor de un billete o leer una nota en el cuaderno de comunicaciones de su hijo son alguna de las cosas que pueden hacerse con la cámara y aplicaciones como Seeing AI de Microsoft.

Saber si llora un bebé, detectar si tocan el timbre o hay una pérdida de agua, ya no supone un problema para una persona sorda gracias al micrófono y la detección de ciertos sonidos de algunos dispositivos que son notificados mediante el vibrador u otros mecanismos como notificaciones ordinarias al usuario.

Abrir puertas, encender luces o llamar a emergencias con solo la voz es fundamental para personas con movilidad reducida.

Imagen de Brand Factory.

Parece magia y casi lo es

Todos estos avances se han dado por la confluencia de varias tecnologías.

La velocidad de las redes de comunicaciones, el avance significativo de la inteligencia artificial y principalmente el abaratamiento de hardware han sido la semilla de tantos y tan necesarios avances para muchos colectivos.

En prácticamente 10 años el estilo de vida de muchas personas con discapacidad ha cambiado un 100% gracias a herramientas que fueron pensadas quizás con otros fines, pero adoptadas con imaginación.

¿Que esperamos de accesibilidad móvil en los próximos años?

Hablar del futuro siempre es difícil.

Aunque los dispositivos cada vez más se parecen al ordenador de Viaje a las Estrellas, probablemente nos asombren en un corto o mediano plazo con capacidades extraordinarias. Un vector es la explosión de la inteligencia artificial. El otro pilar fundamental para desarrollar todo el potencial de la IA es el despliegue de las redes 5G.

En un futuro tendremos charlas mucho más naturales con nuestros móviles. Podremos pedirles que dibuje un bosque encantado en un día de lluvia, resuma un texto o que llame y pida cita a la peluquería para el jueves a las 11:30 podría ser perfectamente posible.

La incorporación de otro tipo de sensores podría ser también algo que no está tan lejos. Sensores que detecten olores, transmitan sensaciones táctiles o tal vez puedan oír nuestros pensamientos y actuar en consecuencia podría ser el sueño de muchos….

En definitiva, los dispositivos móviles ayudan a que ciertas barreras desaparezcan y, a pesar de nuestra discapacidad, seamos cada día más capaces.

Imagen de Brand Factory.

Sobre el autor

RELACIONADOS

Chica usando un reconocimiento de voz de teléfono inteligente

Detección de voz falsa mediante IA

La detección de voz falsa a gran escala presenta desafíos significativos, no solo por su complejidad tanto en las técnicas de suplantación, que en un...