Así es el ‘airbag‘ para smartphones que evitará las temidas roturas de pantalla

El airbag para smartphones es una funda cuyas esquinas se abren en forma de garras cuando la electrónica y los sensores detectan que el terminal se encuentra en peligro de colisión.

Uno de los grandes problemas de los smartphones es su poca resistencia frente a golpes y caídas. Corning, una marca histórica dedicada al tratamiento del cristal, es uno de los grandes actores de la era smartphone, en tanto que todas las grandes compañías utilizan su vidrio en el cristal que los terminales incorporan sobre el panel. Son líderes en protección, pero no es suficiente, por lo que un estudiante ha diseñado ADcase, el airbag para smartphones que necesitábamos aunque no lo supiéramos.

Diseñado por un alemán estudiante de ingeniería, ADcase no es más que una funda, como su propio nombre indica, que cuenta con electrónica y sensores potenciados por una batería cuyo objetivo es detectar caídas del dispositivo antes de que choque contra el suelo, para así abrir sus patas o garras y amortiguar la caída. Es realmente increíble como a mitad de camino se abre y el terminal deja de correr peligro alguno.

Un producto como el airbag para smartphones ha tenido sentido siempre, pero desde el lanzamiento del iPhone 4, y particularmente desde el del Samsung Galaxy S6, incluso más, pues ambos han sido los terminales que han encendido la mecha del uso masivo del cristal (o mejor dicho, vidrio) en la parte trasera de los terminales. Además de la proliferación de las huellas dacticalers, es cada vez más común ver ambos cristales rotos, ante los costes de las reparaciones. Por una parte, cambiar una pantalla OLED rota suele ascender a 200 euros, y lo mismo ocurre con la parte trasera, que en casos como el del iPhone X requiere pagar hasta 611,10 euros.

Con el airbag para smartphones se solucionará todo esto, aunque el funcionamiento será menos automático de lo que en principio parece. Una vez el dispositivo caiga, tendrá que ser el usuario el que guarde de nuevo las patitas en la funda. De momento se trata de un prototipo que se está financiando en Kickstarter, por lo que habrá que esperar para contar con él.

El airbag para smartphones, de momento, sólo está pensado para iPhone de Apple, pero no cabe duda de que hay mucho más mercado y de que llegará a comercializarse para otros superventas como los Samsung Galaxy S, los Huawei P o Mate, o los LG G. Modificar la forma es muy fácil, pero ADcase también aporta batería adicional para el smartphone sobre el que va puesta, y eso puede ser más difícil de universalizar, por una cuestión de, por ejemplo, puertos.

RELACIONADOS