Por un puñado de bitcoins: la moneda virtual ha venido para quedarse

Escrito por , 9 de octubre de 2017 a las 17:30
Por un puñado de bitcoins: la moneda virtual ha venido para quedarse
Digital

Por un puñado de bitcoins: la moneda virtual ha venido para quedarse

Escrito por , 9 de octubre de 2017 a las 17:30

Seguro que has oído hablar en más de una ocasión de la moneda virtual. El bitcoin llegó en 2009 y es intangible, esto es, no necesitas llevar encima ese aparatoso monedero que te regalaron en tu último cumpleaños. Creado por Satoshi Nakamoto, pseudónimo utilizado por la persona o grupo de personas que dieron luz a este proyecto, el valor del bitcoin reside en su tecnología. Olvídate de la calderilla, el uso generalizado de la criptomoneda está cada vez más cerca.

El bitcoin es, al igual que el dinero, un sistema de contabilidad. Un modo de registrar quién tiene qué, o quién debe cuánto a quién. La diferencia está en que la moneda virtual funciona de manera digital y sin intermediarios.

La idea de crear esta divisa surgió en septiembre de 2008, unas semanas después de que Lehman Brothers quebrara, cuando la bolsa americana se desplomó y las empresas más sólidas vieron temblar su estabilidad.

Fue en ese momento de crisis en el que se vio que el sistema financiero tenía fallos y que era necesaria una alternativa. Hasta el momento, sólo el Gobierno emitía el dinero.

El primer bitcoin fue creado en enero de 2009 por Satoshi Nakamoto, pseudónimo utilizado por la persona o grupo de personas que dieron luz al proyecto.

¿Qué es el bitcoin?

El bitcoin es la primera moneda digital descentralizada. Esta divisa se puede enviar a través de Internet y utiliza la tecnología «peer to peer«, es decir, funciona sin una autoridad central o bancos. La gestión de las transacciones y la emisión de bitcoins es llevada a cabo de forma colectiva por la red.

Esta tecnología es de código abierto y su diseño es público. Todo el mundo puede participar. Además, el bitcoin permite usos interesantes no contemplados por ningún sistema de pago anterior.

Su poder no está controlado por una entidad central, por lo que sólo necesita ser útil y adoptado poco a poco. A medida que crezca su valor la gente encontrará más usos.Se basa, principalmente, en utilizar la encriptación digital como sistema monetario.

Moneda electrónica sin intermediarios

El bitcoin es un modo de registrar valores o transacciones de forma digital para que se pueda enviar directamente de un usuario a otro y todo quede registrado en el libro mayor. Al igual que el dinero, sólo se necesita que alguien ejerza de emisor central, un tercero de confianza, que asegure que el dinero es verdadero.

Al monitorizar y actualizar ese libro mayor de un modo colectivo y consensuado no es necesario tener un intermediario que haga de depositario de toda la información, en el caso del dinero es la banca o el Gobierno. Este modo de funcionar es el que pone fin a las comisiones, a la ineficacia y, sobre todo, a la corrupción y al riesgo implícito de centralizar la información.

El bitcoin, además, elimina la función del tercer fiducidario y lo automatiza todo. La información se registra en un libro mayor abierto que está online y disponible a todo el mundo. De modo que cada moneda virtual está contabilizada, lo que da la seguridad de que no adquieres nada falso. El control está en manos de la gente. Todo aquel que participe en el sistema de bitcoin controla su funcionamiento. Los bitcoins se guardan en un monedero digital en el ordenador o en el teléfono móvil.

Aunque es la primera criptomoneda, no es la única. Ethereum, por ejemplo, es otra moneda virtual que existe y que está subiendo de valor por los servicios añadidos que ofrece.

Quiero un bitcoin: cómo se consiguen y cómo funcionan

Existen varias opciones para comprar o vender bitcoins usando dólares, euros, así como cualquier otra moneda en circulación. Se generan a través de un programa de código libre que resuelve complejos algoritmos mediante el minado. El minado es un proceso a través del cual se crea el bitcoin y otras criptomonedas. Se realiza mediante redes descentralizadas de individuos solos o en grupos.

En el sistema hay dos figuras que son clave: los mineros y los nodos, y cualquiera que tenga un ordenador puede ejercer de una cosa u otra. Los nodos, minero individuo, mantienen las copias actualizadas y al día en «el gran libro de cuentas» y los mineros realizan las operaciones entre sí.

Los mineros son la figura clave del Blockchain. Todas las operaciones se agrupan en bloques y para validarlas deben encontrar una clave informática llamada hash o lo que es lo mismo: un algoritmo matemático que transforma cualquier bloque arbitrario de datos en una nueva serie de caracteres con una longitud fija.

La cadena de bloques se actualiza constantemente. En un principio el bitcoin estaba pensado para que se pudiera minar desde cualquier equipo. Ahora este proceso es más sofisticado y necesita un hardware específico, caro y de gran consumo energético. Esto puede suponer un gran derroche energético a largo plazo.

En el caso de querer invertir, generalmente, se adquieren a través de la compra en las bolsas de valores o a otras personas.

Usos del bitcoin

El principal uso del bitcoin es que puedes enviar dinero directamente a otra persona y la red realiza la función que normalmente desarrollaría PayPal, un banco o la compañía de tu tarjeta. Enviar bitcoins es tan sencillo como enviar un correo electrónico, ya que para hacer transacciones sólo debes compartir la dirección de tu billetera o la cartera con quien vayas a realizar las operaciones.

El bitcoin se transfiere con facilidad y es anónimo. Se calcula que para el año 2140 habrá 21 millones de bitcoins en circulación, y eso es el máximo. ¿Cuál es su valor? A día de hoy 1 bitcoin equivale a 3937.36 euros.

Al ser un sistema que carece de una legislación que permita el uso libre, así como la concesión de licencias a determinadas casa de cambio, el uso de esta moneda digital en el mercado es muy pequeño.

anterior artículo

South Summit cierra su cuarta convocatoria por todo lo alto

South Summit cierra su cuarta convocatoria por todo lo alto
siguiente artículo

Inteligencia Artificial más allá de la tecnología

Inteligencia Artificial más allá de la tecnología

Recomendados