Cómo convertirte en cyborg

Escrito por , 13 de septiembre de 2016 a las 17:30
Cómo convertirte en cyborg
Digital

Cómo convertirte en cyborg

Escrito por , 13 de septiembre de 2016 a las 17:30

La startup Cyborg Nest ha desarrollado el innovador dispositivo North Sense, una nueva tecnología que nos acerca al transhumanismo mediante un nuevo mecanismo similar a una brújula que se incorpora al sujeto.

Cyborg Nest promete otorgarte un sexto sentido, el de la navegación. Liviu Bavitz, co-fundador de la empresa, ha sido el artífice de este ambicioso proyecto, que consiste en la implantación de un chip en la piel que permitirá a la persona que lo lleve incorporado orientarse como si llevase una brújula en su interior. Un argumento de película futurista, que nos recuerda a títulos como Origen o Minority Report. Pero no se trata de cine. La ciencia ficción ya está aquí, y viene de la mano de esta compañía tecnológica y su atrevido planteamiento, que no busca otra cosa que convertir al ser humano en poco menos que un cyborg. Con North Sense te asegurarás de no perder el norte, y no precisamente en sentido figurado.

robot-cyborgs

La tecnología señala la dirección

El Internet de las Cosas está traspasando fronteras en el ámbito tecnológico, ahora también con presencia en el mundo de los cyborgs. Pero para todo hay excepciones, y eso bien lo sabe la empresa cuya traducción al español significa ‘nido de cyborgs’. El dispositivo del que estamos hablando no se sirve de Internet sino que funciona con Bluetooth, y de esta arriesgada forma le lleva la contraria a este fenómeno del IoT. El chip transmite una vibración al sujeto que lo lleva incorporado cuando identifica que este se dirige al norte, para que así la orientación sea perfecta y siempre tenga consciencia de hacia dónde se está dirigiendo. El tamaño del artefacto no es más grande que el de la uña de un dedo pulgar, con lo cual no será demasiado molesto llevarlo todo el día enganchado a nuestra piel. O al menos no más molesto que llevar un pendiente.

Lo que presumiblemente será el sexto sentido del ser humano nos permitirá tener recuerdos más precisos y sentir la nostalgia de una manera más detallada, o eso es lo que afirman los responsables del proyecto en Cyborg Nest. Podrás recordar la primera vez que besaste a tu novia, pero también la dirección en la que lo hiciste. Esta jugada de la empresa británica se engloba dentro del movimiento del transhumanismo, que pretende transformar y mejorar al ser humano mediante nuevas tecnologías como la ingeniería y la robótica. Por ejemplo, el sentido del norte, que se convierte en algo inherente a uno mismo, se ve fuertemente reforzado mediante este chip prodigioso que transmite flujos de datos a tu cerebro relacionados con tu orientación en la tierra, contribuyendo así a modificar tu percepción del mundo.

El primero de muchos

La compañía inglesa ya habla de futuros proyectos que acerquen al ser humano a vivir como un verdadero organismo cibernético. Uno de los co-fundadores de la entidad es el excéntrico Neil Harbisson, la primera persona reconocida como cyborg por un gobierno, y que lleva una antena en la cabeza que le permite percibir colores extraterrestres, entre muchas otras ‘ventajas’. Una iniciativa como la de Cyborg Nest, llevada a cabo por este señor y por otros emprendedores con visiones del mundo similares, no puede quedarse aquí, sino que, indudablemente, irá mucho más lejos. El sexto sentido no es el último con el que contaremos, buena noticia para los apasionados de este tipo de avances y un motivo más para que los escépticos se asusten de la rapidez con que avanzan las nuevas tecnologías.

De momento vamos a quedarnos con un nombre: North Sense. Puede que pronto este dispositivo esté vibrando en vuestra propia piel, sin molestaros demasiado, aunque sí exigiéndoos que lo recarguéis con cierta frecuencia. Se podrá reservar uno de estos chips por 367 euros este mismo mes de septiembre.

No habrá que esperar mucho para ponerse en la piel de un cyborg y poder sentir que te orientas a la perfección. Solo depende de nosotros mismos.

anterior artículo

El lío de los protocolos de carga para coches eléctricos

El lío de los protocolos de carga para coches eléctricos
siguiente artículo

Algo pasa con Pikachu, ¿será una moda pasajera?

Algo pasa con Pikachu, ¿será una moda pasajera?

Recomendados