¿Cómo se hizo Tadeo Jones?

Escrito por , 5 de octubre de 2012 a las 17:00
¿Cómo se hizo Tadeo Jones?
Educación

¿Cómo se hizo Tadeo Jones?

Escrito por , 5 de octubre de 2012 a las 17:00
Etiquetas:
CINE, TADEO JONES, TV

Decía Lawrence de Arabia que sólo aquellos que sueñan despiertos pueden, algún día, convertir sus sueños en realidad. Todos sabemos que los sueños no siempre se cumplen, pero diría que es bastante cierto que para cumplirlos hay que soñarlos primero. Enrique Gato, creador de Tadeo Jones, cuenta que “esta es la historia de un sueño cumplido”. Y es que, en el fondo, Tadeo Jones es la historia de un soñador creada por soñadores, entre los que yo mismo me encuentro: Jordi Gasull, guionista y productor de la cinta.

Comenzamos con un salto al pasado. En una pequeña habitación de Alcalá de Henares, un jovencísimo Enrique Gato exploraba las posibilidades de animación de un personaje aún sin nombre. Como aficionado a los tebeos dibujados por JAN y, en especial, admirador de  la saga de Súper López, se le ocurrió un personaje que tenía ese mismo aire narizón y las manos gruesas de las tiras cómicas de JAN.  Si el autor de cómics retrató en Súper López una parodia de Superman, Tadeo nos remite a Indiana Jones, el héroe del sombrero.

Las aventuras de Tadeo Jones - TJ con Sara

Poco tiempo después, navegando por el mar electrónico de Internet, Gato descubrió que un joven productor, Nicolás Matji, estaba desarrollando un proyecto sobre su héroe, Super López. Con toda la ilusión del mundo, como buen soñador, no dudó en presentarse en la productora para mostrar su trabajo.

Al leer ese primer guión de cortometraje, el joven productor se entusiasmó con ese personaje aventurero de apellido Jones y al que Gato bautizó como Tadeo en honor a aquellos Clodoveos y Anacletos del tebeo clásico español.  Por su parte, Matji  lleva el cine en la venas; de hecho su padre, Manolo Matji, es guionista de obras maestras del cine español como “Los santos inocentes”.

Así, con apoyo de la productora La Fiesta P.C nació el primer corto de Tadeo Jones que escribió el propio Manuel Matji, junto a los reputados guionistas Carlos López y José Ángel Esteban.  Más de un año de trabajo para realizar un corto de unos nueve minutos que Gato finalizó con el apoyo de un grupo de amigos incondicionales, jóvenes animadores curtidos en el campo de los videojuegos.

A mediados de 2004, con el corto en plena post-producción, los dos jóvenes cineastas visitaron Columbia Pictures España con la intención de plantear una película sobre el personaje. Como director de desarrollo, les recibí yo mismo para rápidamente enamorarme del corto y comprometerme a ayudarles para sacar adelante la película.

Sin embargo, Columbia Pictures no tenía planes de producir animación en ese momento, así que decidí, a título personal, ayudar a los creadores de Tadeo. De hecho, fue tan personal que con un grupo de cuatro amigos, unas camisetas realizadas por la esposa de Enrique Gato y unas pegatinas hechas por Nicolás Matji, emprendimos un viaje de locos a Indianápolis en busca de George Lucas.  La búsqueda del sueño imposible comenzaba.

Indianápolis, mayo de 2005. En el centro de convenciones de la ciudad norteamericana se organizaba una gran fiesta llamada Celebration III donde el creador de La Guerra de las Galaxias se  presentaba ante miles de fans, la mayoría disfrazados de sus personajes galácticos favoritos. No llegamos ni siquiera a ver a Lucas. Bueno, lo vimos, a más de 200 metros de distancia.  Así que nuestro rastro se limitó a decenas de pegatinas en manos de fans y en alguna que otra pared del centro de Convenciones.

Unos pocos meses después, a principios de noviembre de 2005, y ante el empeño de dar a conocer el personaje, el productor Nicolás, hombre incansable y de espíritu alegre, se disfrazó de Tadeo Jones ante la atónita mirada de los visitantes del centro Moraleja Green de Madrid, donde se celebraba una convención de cochecitos de Scalextric, el Foro Slot de Madrid. Y, junto al Tadeo viviente, preparamos una proyección del primer cortometraje ante los asistentes.

Se trataba de una ilusión infantil, entusiasta, pero verdadera. El corto comenzó a ganar premios y al año siguiente se alzaba con el Goya al mejor corto de animación. Un primer paso que reforzó la ilusión de los jóvenes cineastas y que les empujó a realizar un segundo corto, con la intención de probar que Tadeo puede ser protagonista de un largometraje.

Sin embargo, las películas no se hacen solas. Por ello, el equipo de jóvenes talentos que animó el primer corto se reunió de nuevo comandado por Gato.  Así se logró completar un extraordinario trabajo que ganó un segundo Goya y una pre-candidatura a los Oscar de Hollywood. Para entonces, Matji, Javier Barreira, Gorka Magallón y yo mismo desarrollamos un guión y un cómic que se convertiría en fuente de inspiración para la película posterior.

Seguidamente, se sucederían las discusiones creativas. ¿Dónde transcurre la acción? ¿En Egipto? ¿En China? ¿Sudamérica? ¿Va solo o acompañado? ¿Hay chica o no la hay?  ¿Quién es el villano? Así perfilamos la historia de este personaje: un albañil patoso, simpático, soñador que ama su trabajo. En definitiva, estabamos esbozando una película que nacía antes convertida en cómic.

Este cómic marcó un pequeño hito en la historia de Tadeo: Enrique Gato contempló cómo su personaje cobraba vida sobre el papel dibujado por su ídolo de juventud, JAN. De hecho, el propio autor de cómics dio su cariñoso permiso para que el perro de Tadeo pasara a llamarse Jan en los tebeos. Un sueño más cumplido. Pues no sólo Gato es ávido lector de Super López, también lo somos la mayoría de sus colegas.

A lo largo del camino, se sumó un cuarto mosquetero: Edmon Roch, experimentado productor de películas como “Siete años en el Tibet” o “El Perfume”.  Para entonces, me había unido a la producción de películas y comenzaba a buscar inversores para nuevos proyectos.

La clave apareció en septiembre de 2007, cuando Julio Ariza, presidente del Grupo Intereconomía, decidió apostar por nosotros. Quizá, él mismo sea también un soñador y se encuentre a gusto entre gente soñadora. El apoyo de Ariza fue vital para que el sueño comenzara a adquirir una forma empresarial, para que este grupo de amigos se transformasen en un “estudio animado” con capacidad de producción. Así surgió el estudio de animación Lightbox Entertainment, en el que Gato y Matji lideraron el desarrollo visual y de personajes, mientras que Ikiru  Films y El Toro Pictures se encargaban del desarrollo de la historia, de los arcos dramáticos de los personajes y buscaban un apoyo internacional para el filme.

De esta forma, se generó una fantástica dinámica de equipo, quizá porque llevábamos años trabajando juntos o quizá porque sabíamos que en el cine, todo el mundo es necesario e imprescindible. Y con el apoyo de Intereconomía, que participa como inversor financiero, comenzamos los primeros dos años de los cuatro que tardará Tadeo en completarse. Un viaje incierto y arriesgado.

A lo largo de ese camino, paralelamente, los cineastas trabajaron en dos proyectos, “Lope” y “Bruc” en los que también participaba Telefónica. Manuel Echánove, Werner Schuler y Ángel Blasco son las personas que, a través de Media Networks y Telefónica Contenidos, confiaron no sólo en esas dos primeras películas, sino también en el talento creativo del grupo y decidieron apoyar con todas sus fuerzas a Tadeo Jones. De hecho, la película se desplazó de México a Perú por la insistencia del “trío telefónico”, como se les llega a conocer entre los “tadeos” al grupo de animadores  y guionistas que conforman el equipo.

Perú resultó ser un bello descubrimiento. En el viaje de localizaciones, realizamos más de 3.500 fotografías para que el equipo de animadores dispusiera de referencias exactas de lugares, paisajes y personajes que pueblan el moderno y multicultural Perú, muy alejado de los estereotipos comunes.

Las aventuras de Tadeo Jones

Este material fue estudiado, transformado y convertido en el mundo de Tadeo Jones en el corazón del estudio, donde el grupo liderado por Gato analizó el guión, lo interpretó y poco a poco, insufló vida a Tadeo y sus amigos.

La puerta de Telefónica estuvo abierta gracias a la pasión del “trío telefónico”, pero faltaba por concretar el compromiso de participación de la compañía. Éste vino de la mano de Telefónica Producciones, que se produce en paralelo con la incorporación de Mediaset al mundo de Tadeo. Sin embargo, la entrada de Mediaset no fue sencilla. Su división de cine había creado grandes éxitos de la talla de “Alatriste”, “El Laberinto del Fauno”, “Ágora” o “El Orfanato”. Pero tras 54 películas, aún no habían realizado ninguna producción de animación. Fue la tozudez de Javier Ugarte, posterior productor ejecutivo de la cinta, quien logró que Tadeo Jones se convirtiera en la número 55. Ugarte logró convencer al equipo directivo para que se embarcara en esta aventura animada.  Será él mismo, quien con su peculiar y animoso estilo, nos presentara la canción What makes you beautiful del joven grupo británico One Direction, que, por entonces, tenía sólo 17 reproducciones en “YouTube”.  Ninguno de nosotros imaginábamos que un año después esa canción alcanzaría el Nº 1 en todas las listas de éxitos del mundo.

Esta trayectoria demuestra que el cine es un arte compartido, que las películas son fruto de un esfuerzo común, donde es importante que cada uno aprenda a estar en su lugar. Nadie imaginó que Tadeo iba a liderar la taquilla durante 4 semanas. Ni que fuera la primera película española de la historia que se estrenara en las salas de exhibición de China.  Ni mucho menos, que dejara abierta una inmensa puerta en el mercado latinoamericano, donde se espera con ilusión y con un enorme potencial la llegada del personaje de la mano de Telefónica.

Quizá sí lo imaginó  el soñador de Tadeo,  el único cazatesoros cinematográfico que nos ha sorprendido realizando un gesto de generosidad inusitado. En nuestro mundo actual, donde la crisis económica se confirma como una crisis de valores, Tadeo sostiene con sencillez que: “No hace falta ser rico y famoso. Hay mejores tesoros. El mayor es estar con la gente que quieres…”. Y no, no es una utopía, ni siquiera un sueño, es una realidad que Tadeo nos recuerda con su natural simpatía.

 

anterior artículo

Virtualización de red: redes cuyo comportamiento se define vía software

Virtualización de red: redes cuyo comportamiento se define vía software
siguiente artículo

Hawkeye: una app para sentirte protegido

Hawkeye: una app para sentirte protegido

Recomendados