dia de la persona ciega

Innovación tecnológica para mejorar la calidad de vida de personas ciegas

La tecnología para todo tipo de personas supone un avance en nuestra sociedad, pues nos facilita la realización de las tareas de nuestro día a día. Para las personas con discapacidad, la llegada de Internet, el poder manejar con soltura un dispositivo móvil o poder consultar las noticias de un periódico a través de un ordenador por medio de la página web, es algo impensable hace unos años.

Nadie podía pensar que una persona ciega podría hoy en día acceder de manera autónoma a muchos de los recursos que le estaban limitados hasta que un lector de pantalla apareció en sus vidas. Lo mismo sucede con la movilidad. Muchas personas cuando ven a una persona ciega por la calle, la primera pregunta que se hacen si nunca lo habían visto antes es cómo son capaces de llegar de manera autónoma a su destino, y lo más importante, que no les suceda nada grave desde su lugar de salida hasta, por ejemplo, su lugar de trabajo.

La evolución de los dispositivos de asistencia para personas ciegas

Hoy en día existen muchos tipos de tecnología para que una persona ciega pueda moverse de manera autónoma: un GPS a través de un terminal móvil, un bastón con sensores que emite una vibración cuando hay un obstáculo e incluso existen gafas con las que una persona ciega puede detectar lo que se encuentra a su alrededor. Así, siempre con la ayuda de un bastón o un perro guía, puede realizar sus desplazamientos y evitar obstáculos en altura.

Lo más llamativo en estos últimos perros es la existencia de un perro guía robotizado. Esta máquina realiza una función muy similar al perro guía con algunas limitaciones. Evita que la persona ciega se pueda golpear con un obstáculo que se encuentre en su camino, detecta un cruce, si bien le cuesta detectar ascensores o escaleras.

Aunque se ayuda de la inteligencia artificial para realizar sus tareas y necesita aplicaciones GPS para poder llegar a su destino, todavía no está capacitado para moverse en entornos donde existe un tráfico excesivamente fluido o localizar dónde se encuentran las puertas que se abren mediante sensores si por ejemplo la persona ciega se dirige a un centro comercial.

En la actualidad, puesto que cuando tiene que decidir entre varias opciones el algoritmo que emplea no es exacto, sigue siendo preferible un perro guía de verdad. A pesar de su largo entrenamiento, se le puede adaptar a diferentes entornos, tomando siempre la decisión más segura tanto para la persona como para el animal.

perro guia persona ciega
Fuente: Envato

Si este tipo de tecnología avanza lo suficiente como para que una persona ciega pueda utilizarla sin peligro alguno, se habrá conseguido algo impresionante, ya que los desplazamientos por ciudades concurridas y lugares con escasas referencias son complicados para una persona con discapacidad visual.

El perro guía robótico

El perro guía robótico está sujeto a una correa flexible que puede ser estirada, apretada o soltada, en lugar de una estructura rígida, como modelos anteriores. Esto permite que, por ejemplo, cuando el humano entra en un espacio estrecho, como podría ser el caso de una esquina de un pasillo, el robot puede soltar la correa, lo que le permite posicionarse y reorientar su ubicación sin influir directamente en el individuo humano. Luego, el robot puede permitir que la correa se vuelva a tensar para guiar al humano hacia delante. Tiene ventajas con respecto a un perro guía.

  • No hay que llevarle al veterinario y si se estropea por cualquier motivo, siempre puedes llevarlo al taller para que sea reparado o te lo puedan cambiar por otro. Con un perro guía, esto no es viable, o se necesita mucho tiempo para que suceda.
  • No siente ningún tipo de emoción ni tiene miedo a las escaleras mecánicas o al hueco que hay entre el andén y un tren, que para muchos perros guía es necesaria una plataforma para poder subir o bajar ni se estresa cuando el humano se encuentra en un lugar muy concurrido con demasiado ruido, como por ejemplo en una discoteca.
  • El humano podría dejar tranquilamente su robot apagado en algún lugar, disfrutar de la fiesta e ir a recogerlo cuando quiera volver a casa, pues tampoco tendría problema si el humano está demasiado desorientado. Él seguro le sabe llevar a casa por el camino más seguro. Sólo tendrá que preocuparse de que tenga batería suficiente para realizar el desplazamiento.

Aún no sabemos hasta qué punto puede avanzar este prototipo ni hasta qué punto será útil para las personas con discapacidad, lo que si es seguro es que la tecnología avanza de una manera vertiginosa y lo que antes parecía imposible, ahora es una realidad.

¿Cómo serán los productos de apoyo en un futuro?

Nadie se imagina hoy en día no disponer de un terminal móvil. La tecnología nos ayuda y facilita nuestra labor diaria, y puede desarrollarse mucho para ayudar a una persona ciega a realizar sus desplazamientos de una manera autónoma y segura.

No se puede predecir cómo va a avanzar la tecnología en un futuro, pero lo que sí es seguro es que ya realiza bastantes tareas por nosotros, y en un futuro seguramente no muy lejano, una persona ciega podría hasta conducir un coche, algo que ahora mismo es impensable. La tecnología no discrimina a los diferentes perfiles diferentes y avanza para que todas las personas estén cada vez más integradas en la sociedad, sea cual sea su discapacidad.

¿Quién podría pensar que una persona a la que le falta una pierna podría andar con una ortopédica? Hoy en día es posible gracias a tantos avances como tenemos en nuestra sociedad.

Sobre el autor

RELACIONADOS

Internet como ayuda para vícitmas Acoso escolar

El acoso escolar y la tecnología

Quizás uno puede pensar que nacer siendo una persona LGTB+ en el año 1994 en un pueblo de 30.000 habitantes no es tan difícil...