Efecto 2038, el nuevo apagón cibernético

Escrito por , 19 de enero de 2019 a las 17:30
Efecto 2038, el nuevo apagón cibernético
Digital

Efecto 2038, el nuevo apagón cibernético

Escrito por , 19 de enero de 2019 a las 17:30

El nuevo terror de los equipos informáticos es el conocido “Efecto 2038”. Dentro de unos años se generará un apagón en todo el mundo cibernético.

Dicen que la historia se repite y el paso del tiempo se encarga de demostrarnos que tienen toda la razón. Hace 20 años, la sociedad miraba aterrada a sus ordenadores por la llegada de un desconocido y temido “virus” que dejaría los equipos informáticos inservibles.

Efecto 2000 lo llamaron y copó los medios de comunicación a escala global. El cambio de siglo iba a generar un apagón en todo el mundo cibernético porque por aquel entonces los software antiguos codificaban los años solo con los últimos dos dígitos. Así pues, al llegar el nuevo siglo en el año 2000, los sistemas informáticos lo interpretarían como el año 1900 y los dejarían fuera de juego.

Ahora, la vista se pone en el año 2038, en lo que se conoce como el “Efecto 2038”, el nuevo terror de los equipos informáticos.

¿Qué pasará esta vez?

Se trata de un “bug” que afectará a los sistemas de 32 bits en relación a su capacidad máxima de almacenamiento. También conocido como ‘Y2K38’.

Sin más remedio, tenemos que ponernos técnicos para explicar bien qué (se supone) qué pasará. Los sistemas de 32 bits de los que hablábamos antes van almacenando memoria y ejecutan sus procesos utilizando dígitos binarios, es decir 1 y 0. Por tanto, se ha calculado que su funcionamiento permite un total de 4.294.967.296 posibles combinaciones.

Sin embargo, las combinaciones pueden ser positivas y negativas, por lo que una vez que los sistemas alcancen su número máximo, comenzarán a ser negativos.

codigo pc ordenador efecto 2038 nuevo apagón cibernético

Esto está relacionado con cómo se codifican los tiempos, ya que uno de los sistemas utilizados por estos procesadores para medir el tiempo es el llamado POSIX, que va calculando los segundos que pasan desde la fecha de referencia. Esto es, desde el día 1 de enero de 1970, cada segundo va aumentando el contador del sistema, y cuando el valor se vuelva negativo, porque ha alcanzado el número máximo de combinaciones negativas, los dispositivos de sistemas de 32 bits confundirán la fecha real con el 13 de diciembre de 1901. Lo que, evidentemente, provocará fallos en los sistemas y muchos dolores de cabeza para empresas y usuarios.

Al hablar de las víctimas de ese bug, los expertos coinciden en señalar al sistema operativo Unix como una de las principales. Unix está en el corazón de otros sistemas como GNU/Linux, iOS y Android, por lo que la mayoría de los smartphones y una gran mayoría de los servidores de Internet podrían verse afectados.

Lo que más preocupa sobre ‘Y2K38’ es que no se conoce con seguridad cómo reaccionarán los sistemas afectados. Se barajan varias posibilidades:

  • Que se reseteen las fechas y los sistemas viajen al pasado hasta 1901
  • Que se generen fallos del sistema
  • Apago de los dispositivos sin posibilidad de volver a arrancarlos

TIC TAC TIC TAC

Ante todo, la parte positiva en esta ocasión es que hay tiempo de sobra para que pueda evitarse que nuestros dispositivos viajen al pasado. Quedan todavía 19 años para que los dispositivos informáticos puedan desarrollar e instalar programas o parches que les permitan llegar al 20 de enero de 2038 como si nada.

De hecho, las grandes empresas tecnológicas como Microsoft o Apple están ofreciendo versiones de 64 bits en sus sistemas operativos para ir sustituyendo a los de 32. Por tanto, cabe esperar que esta evolución se haya completado varios años antes de que llegue 2038 y este efecto no supondría ningún problema.

También es un punto a favor saber la fecha exacta en la que se produciría. Incluso la hora, por lo que apunten: 19 de enero de 2038 a las tres y catorce minutos con siete segundos de la madrugada o, si lo prefieren: 03:14:07 UTC.

anterior artículo

Adiós al algodón lunar

Adiós al algodón lunar
siguiente artículo

Sensores de grafeno para estudiar el cerebro

Sensores de grafeno para estudiar el cerebro

Recomendados