5 fuentes de biocombustibles que jamás hubieras imaginado

Escrito por , 18 de noviembre de 2014 a las 19:30
5 fuentes de biocombustibles que jamás hubieras imaginado
Futuro

5 fuentes de biocombustibles que jamás hubieras imaginado

Escrito por , 18 de noviembre de 2014 a las 19:30

Los biocombustibles son una alternativa sostenible para evitar nuestra dependencia de los combustibles fósiles. ¿Dónde pueden fabricarse?

Uno de los grandes objetivos de la Unión Europea para 2020 es reducir su dependencia de combustibles fósiles. De conseguirlo, podrían cumplir sus objetivos en el ámbito energético y en las políticas de la lucha contra el cambio climático. Sus esfuerzos en la llamada bioeconomía han permitido que cada vez sean mayores las investigaciones sobre los biocombustibles.

España, por ejemplo, ha apostado por esta tecnología con proyectos científicos como la planta experimental de AlgaEnergy, situada en pleno Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Otras iniciativas buscan mejorar el rendimiento en la producción de biocombustibles mediante el uso de fuentes originales, y que posiblemente, jamás hubieras imaginado. Éstas son algunas de las más innovadoras:

Tequila, de la bebida al combustible

El mezcal es el alimento obtenido de la cocción del tallo y de las bases de las hojas del ágave. Probablemente su nombre pueda resultarnos desconocido, pero tal vez nos suene más si aludimos el resultado de la posterior fermentación y destilado del mezcal: el tequila.

La bebida mexicana por excelencia comparte con los biocombustibles una posible y original fuente de producción. El ágave es una planta que presenta una apariencia de gran roseta, que crece muy lentamente en climas semisecos. Además de su utilidad en la fabricación de productos alcohólicos, investigadores australianos también piensan que las hojas de esta especie podrían ayudar a producir biocombustibles.

biocombustibles

A pesar de que se necesitan al menos siete años para obtener tequila a través del ágave, los científicos piensan que la recolección de sus hojas podría realizarse durante todo el año para fabricar bioetanol.

Cactus mexicanos para fabricar bioetanol

Sin movernos de México, una nueva investigación, ésta vez sobre residuos del nopal, permitió a estudiantes utilizar restos de este cactus para producir bioetanol. Lo que lograron fue obtener primero el mucílago, que se sometió a hidrólisis ácida y fermentación.

Sus resultados, según publicó FayerWayer, merecieron el reconocimiento de la Muestra de Ciencia y Tecnología 2011, galardonado por el Consejo de México de Ciencia y Tecnología. La abundante variedad de este cactus en el país permite pensar en un futuro en el que los biocombustibles puedan ser producidos con gran eficacia y rendimiento.

biocombustibles

Termitas marinas y su extraordinaria maquinaria molecular

Las ‘termitas marinas’, del género Bankia, son organismos realmente raros, pero sus características pueden ser fundamentales para fabricar biocombustibles. Al igual que las bacterias de nuestro organismo nos ayudan a mejorar la absorción de nutrientes, los microorganismos de su sistema digestivo podrían ser clave para mejorar la preparación de materiales que fueran a ser empleados para producir biocarburantes.

Según lo publicado en la revista PNAS, estos seres vivos, que han sido tradicionalmente perjudiciales para nosotros, podrían ahora encerrar «secretos moleculares», en forma de enzimas, que permitirían aprovechar la biomasa para que las reacciones de fabricación de los biocombustibles fueran más eficaces.

¿Biocombustibles con basuras o restos de café?

Las dos últimas posibilidades que resumimos hoy son una muestra de cómo la investigación utiliza la imaginación y la creatividad para lograr impactantes resultados tecnológicos. Y es que las bacterias descubiertas en las termitas del mar podrían usarse, por ejemplo, en la digestión adecuada de basuras para que éstas pudieran ser fuente de biocombustibles.

Hace sólo unas semanas, Italia confirmaba la construcción de una planta de nueva generación para fabricar biocarburantes a partir de residuos. Dado que la producción de biocombustibles a partir de especies vegetales ha sido controvertida, por su posible impacto en la oferta alimentaria, el país vecino ha impulsado una fábrica en Crescentino, cerca de Turín. Gracias a esta iniciativa, Italia abrirá otras tres plantas al sur del estado, contando además con la participación de empresas de base tecnológica, como la danesa Novozymes.

biocombustibles

Otra de las posibles soluciones para generar biocombustibles también pone el foco en los residuos, pero bastante diferentes de nuestras basuras. El agua que se genera en los molinillos de café podría emplearse para producir biocarburantes, según los resultados de un proyecto de investigación que ha estudiado durante los últimos cuatro años esta posible aplicación en América Central.

Además del uso tradicional de maíz o microalgas para fabricar biocombustibles, no hay duda de que la ciencia puede mejorar su producción planteando ideas creativas y buscando en la naturaleza otras posibles fuentes de esta alternativa energética.

Imágenes | Steve Jurvetson (Wikimedia), Nauticashades (Wikimedia), Slevinr (Wikimedia), Pixabay

anterior artículo

Este nuevo metal podrá imprimir en 3D dispositivos electrónicos

Este nuevo metal podrá imprimir en 3D dispositivos electrónicos
siguiente artículo

Precipita, la apuesta española por el crowdfunding científico desde el sector público

Precipita, la apuesta española por el crowdfunding científico desde el sector público

Recomendados