• 20 septiembre, 2021
  • ELEARNING 
  • 4 min

¿Cuál será el futuro de las soft skills o habilidades blandas?

Trabajar en equipo, compromiso, resolver problemas, aprendizaje constante, creatividad, adaptación al cambio… Seguramente te suenen todos estos conceptos o algunos de ellos. Son algunas de las llamadas soft skills o habilidades blandas. Características personales que los reclutadores buscan en sus futuros empleados durante una entrevista de trabajo y que no aparecen en un currículum al uso. Y muchos se preguntan cuál es el futuro de las soft skills. O cuales serán las más demandadas el día de mañana.

El caso es que junto a las hard skillshabilidades y conocimientos relacionados directamente con tu empleo o puesto de trabajo, las soft skills complementan a las primeras y hacen que un profesional pueda desempeñar mejor sus tareas: comunicación, adaptación, resolución de problemas, tolerancia a los cambios… Son solo algunos ejemplos de habilidades blandas que todos deberíamos tener. O al menos, entrenar y potenciar en nuestro día a día.

Y como todo en esta vida, las habilidades blandas demandadas cambian y evolucionan al tiempo que lo hace el mercado laboral, los puestos de trabajo y las necesidades de las empresas del mañana. Así pues, mientras todavía no sabemos qué será lo próximo a las skills, podemos aventurarnos a avistar el futuro de las soft skills en función de las tendencias actuales.

Las habilidades blandas del futuro

Big Data, inteligencia artificial, blockchain, automatización, deep learning… Son conceptos asociados a tecnologías relativamente recientes que las empresas de hoy están aplicando para obtener mejores resultados. Para ello, son necesarios perfiles profesionales que hasta ahora no existían o que se dedicaban a otras tareas. Y estos perfiles requieren de ciertos conocimientos técnicos pero también de habilidades blandas para encajar en el organigrama de su empresa.

La pregunta es, ¿qué soft skills deberán integrar los profesionales de los próximos años y décadas? Algunos de ellos ya suenan desde siempre, como la comunicación, la colaboración o trabajo en equipo, la resolución de problemas y la adaptación al cambio. Son claves en todo engranaje profesional incluso antes de que surgieran los conceptos de habilidades blandas.

Habilidades blandas - Futuro de las soft skills - Soft skills

Sea como fuere, las soft skills serán cada vez más importantes en una realidad en la que gran parte del proceso productivo está automatizado. O dicho de otra manera: los profesionales de mañana deberán hacer aquello que una máquina no puede, por el momento. Por ejemplo, resolver problemas. Eso sí, a partir de la información proporcionada por el big data y con ayuda de las soluciones que pueden ofrecer tecnologías como el deep learning.

En la lista de soft skills a tener en cuenta para el futuro hay algunas que aparecen en todas las predicciones. Pensamiento analítico, resolución de problemas complejos, aprendizaje constante y activo, creatividad, atención al detalle, inteligencia emocional… Prácticamente todos estos conceptos ya existen hoy en día y algunos llevan implementándolos durante años. Algunos son más o menos exigidos en ciertos puestos de trabajo. Pero queda claro que a medida que un perfil profesional se va a volver más complejo, las habilidades exigidas irán enfocadas a ir más allá de lo que una máquina o un algoritmo puedan hacer por su cuenta.

Habilidades para seres humanos

Curiosamente, en entornos cada vez más tecnificados, el componente humano cobra más importancia. De ahí que se hable tanto de inteligencia emocional, de la importancia de la comunicación, de la empatía, de la adaptación a los cambios y de conceptos como resiliencia y automotivación.

Mientras que las skills propias de cada profesional se centran en la programación, el análisis de datos y otros elementos tecnológicos, en paralelo contamos con habilidades blandas enfocadas a que esa parte funcione a la perfección con las personas que van a trabajar con ella. Y es que, aunque parezca sensiblero, la parte humana seguirá siendo, o debería ser, un pilar básico de cualquier empresa en el futuro.

Habilidades blandas - Futuro de las soft skills - Soft skills

Eso no quita que las exigencias para los profesionales del futuro sean cada vez más. De ahí la importancia del aprendizaje constante, que mencioné antes. Siempre ha sido importante aprender de la experiencia, pero en el presente, y por descontado en el futuro, cualquier perfil profesional deberá estar en constante formación gracias a las muchas herramientas que ofrece el aprendizaje online. Tanto por parte de nosotros mismos como por parte de las empresas que deberán proveer a sus empleados de formación para hacer frente a los retos constantes y cambiantes.

En resumen, todavía no está claro que vendrá después de las soft skills o habilidades blandas. Mientras, el futuro de las soft skills está más que asegurado, se llamen así o de otra manera. Estas características personales han estado siempre en los profesionales más destacados y seguirá siendo así. De manera natural o entrenándolas. La importancia de unas u otras en el futuro dependerá del sector y de cada puesto de trabajo, pero como hemos visto, las habilidades blandas girarán alrededor de la comunicación y la adaptación, dos claves que explican por qué el ser humano ha llegado tan lejos.

RELACIONADOS