Google Maps, hasta el último rincón del mundo por tierra, mar y aire

Escrito por , 11 de octubre de 2012 a las 19:12
Google Maps, hasta el último rincón del mundo por tierra, mar y aire
Tecnología

Google Maps, hasta el último rincón del mundo por tierra, mar y aire

Escrito por , 11 de octubre de 2012 a las 19:12

Los mapas se han convertido en una de las aplicaciones clave en el Internet actual. El mundo globalizado en el que nos movemos está cada vez más al alcance de nuestra mano, aunque algunas veces sea solo de forma virtual. Gran parte de esta acción está liderada por Google Maps, haciendo sencillo que cualquier usuario conectado a Internet pueda «viajar» de una punta a otra del globo con Wifi o 3G.

Revolucionando los maps

El servicio que presta Google Maps ha cambiado desde que apareció por primera vez en nuestras vidas en 2005 y ha revolucionado la forma que teníamos de contemplar la superficie terrestre. Las recreaciones de lugares en pantalla en no solo dos, sino también tres dimensiones han tomado al relevo a los viejos planos en papel.

Hasta en cuatro ocasiones ha renovado Street View las cámaras que emplea para enfocarse en la calidad, aprovechando los avances en tecnología de la imagen que se iban sucediendo al mismo tiempo. Y ha sido fundamental su evolución en las fotos de satélite. En septiembre, Google Maps mejoró muchas de sus imágenes en alta resolución e incorporó nuevas fotografías con un ángulo de 45 grados, inclinación que permite, al tomar la fotografía, apreciar los detalles de forma mucho más espectacular. Por ahora, solo unas pocas ciudades del mundo han sido elegidas por la compañía, como por ejemplo, Pisa (Italia), conocida por su torre inclinada.

pisa imagen Google Maps

Las herramientas de Google Maps

Poniendo los pies en la Tierra y volviendo al Street View, está claro que los coches de Google ya son su seña de identidad en lo que a vehículos se refiere. Con ellos, recorren arriba y abajo los cinco continentes, fotografiando hasta el último detalle para componer un mapa tridimensional al detalle que, después, disfrutamos los usuarios. Sin embargo, hay lugares donde los coches tienen limitada la entrada, incluso prohibida, o donde es más complicado acceder a cuatro ruedas. Para estos casos, han recurrido a otro medio de transporte mucho más curioso: Google Trike, un triciclo que incorpora una de las cámaras gracias a un soporte en su parte posterior, apoyado sobre las dos ruedas traseras.

triciclo Google Maps

Con este grandísimo invento, Google es capaz de serpentear por los caminos más estrechos para meterse en parques y campus universitarios donde los coches están vetados. Pero, claro, el Trike está lejos de ser un vehículo todoterreno. Su función tiene más que ver con el entorno urbano. ¿Qué sucede en condiciones todavía más complicadas? ¿Cómo puede Google llegar al último rincón del mundo? Para enfrentarse a entornos extremos, la flota de vehículos cuenta con motos de nieve.

Las Street View Snowmobile se pusieron en marcha en febrero de 2010, con la idea de prepararse para los Juegos Olímpicos de invierto que se celebraron en Canadá y poder fotografiar las pistas de esquí donde ser realizaban las pruebas.

Por tierra, aire… y mar

La inmensidad del océano tampoco se escapa al escaneado y procesado de Google. Ya podemos sumergirnos en  sus profundidades gracias a imágenes panorámicas que se están capturando desde la Gran Barrera de Coral. Para conseguir estas impresionantes instantáneas, Google se ha aliado con The Catlin Seaview Survey, un equipo científico que intenta hacer accesible el mundo submarino al gran público a través de las visitas virtuales.

Apoyados en tecnología puntera en el campo de las cámaras de vídeo, la piedra angular del proyecto es la Seaview SVII, que captura imágenes a gran velocidad en 360 grados, cada 3 segundos, mientras viaja a una velocidad de 4 kilómetros por hora. Esas fotografías se unifican en una sola para ser vistas desde cualquier dispositivo conectado a Internet bajo un efecto de inmersión virtual en el océano.

Las instantáneas, además, se geolocalizan, por lo que es posible volver a tomar la fotografía desde el mismo punto donde se realizó por primera vez, y ver los cambios.

Tan solo existen dos cámaras de este tipo en el mundo. Están controladas por tablets, por lo que el proceso de recopilado de información es lento. Pero lo que es seguro es que la monitorización de los arrecifes servirá tanto a curiosos como a la comunidad científica. O simplemente para admiradores de la espectacularidad marina, puesta al alcance de nuestra mano.

anterior artículo

¿Sirven de algo los antivirus?

¿Sirven de algo los antivirus?
siguiente artículo

Aprender desde una aplicación con el móvil o la tablet

Aprender desde una aplicación con el móvil o la tablet

Recomendados