Hacia la virtualización de red: «softening the hardware»

Escrito por , 15 de octubre de 2012 a las 12:12
Hacia la virtualización de red: «softening the hardware»
Innovación

Hacia la virtualización de red: «softening the hardware»

Escrito por , 15 de octubre de 2012 a las 12:12

En el post anterior sobre virtualización de red os hablaba de como una red de telecomunicaciones era, a simple vista, algo muy poco virtual. Y sin embargo esta serie de posts va de “virtualizar la red”. ¿Cómo es eso?

Entendemos que un recurso está virtualizado cuando se presenta al usuario de tal manera que éste cree que es el propietario en exclusiva de ese recurso, cuando en realidad éste está siendo compartido por varios usuarios a la vez.

Buceando en la red y entrando un poco en conceptos más técnicos, nos encontramos con que el concepto de virtualización siempre ha estado presente de una u otra manera en nuestras redes, donde términos como VPN (Virtual Private Network), VC (Virtual Circuit) o VLAN (Virtual Local Area Network), forman parte del vocabulario habitual. Sin embargo, hoy en día, cuando se habla de virtualización se sigue pensando en Cloud y en general en el mundo IT.

Desde mi punto de vista está muy claro que la virtualización es un concepto totalmente aplicable a la red y del mismo modo que ha sido un driver en el mundo del cloud computing puede serlo también en el campo de las telecomunicaciones. Probablemente por unas razones muy similares, precisamente por el logro de independizar la capa de software de la capa de hardware sobre el que corre.

Los proveedores de servicios de telecomunicación tienen un número significativo de servicios que se pueden beneficiar de la virtualización con modelos basados en hardware de propósito general. Se trata de evolucionar de un modelo basado en dispositivos físicos a uno basado, en la medida de lo posible, en dispositivos virtuales, totalmente definidos por software. Esto abre la puerta a una importante reducción de costes y a la construcción de redes mucho más plásticas y flexibles, mucho más fáciles de gestionar.

Básicamente la red es una colección de nodos y enlaces que conectan a los usuarios con los servicios.  La evolución de la red sigue unas pautas que en la mayoría de los casos están condicionadas, de un lado, por la cobertura que es necesario proporcionar (lo que nos lleva a un número muy elevado de nodos que están geográficamente dispersos) y por otro, por la interoperabilidad. Y todo ello basado en el desarrollo de funcionalidades dependientes de hardware especializado en la mayoría de los casos. Al final, el resultado es que el time to market necesario para llevar al mercado nuevos productos y servicios se ve penalizado por las necesidades de economías de escala en la producción de ese hardware especializado y por los largos ciclos de estandarización que son precisos para cumplir con los requisitos de interoperabilidad.

Todas estas “peculiaridades” asociadas a las redes actuales son las que hacen que el ciclo de las Telco sea diferente al de otros agentes competitivos de Internet, quienes fundamentalmente se basan en el desarrollo de funcionalidades software que corren sobre un hardware de propósito general. Funcionalidades a las que además no se les suele exigir la tan costosa interoperabilidad.

En el mundo de las Telco, los nodos de red curiosamente tienen una parte muy pequeña dedicada a la interoperabilidad, que es donde la estandarización tiene sentido, y el resto es software, eso sí, oculto y muy ligado a ese hardware específico del que venimos hablando. Con estos mimbres ¿por qué no aplicar el concepto de virtualización a las redes?

Si a esto unimos, desgraciadamente para la planificación de la red, que el futuro no tiene una especificación de requisitos cerrada y que lo único que es constante es el cambio, necesitaremos cambiar el modelo de evolución de nuestras redes para afrontar esos nuevos retos aún desconocidos. Es preciso eliminar la rigidez de las redes actuales, haciéndola lo más flexible y adaptable a esas nuevas y desconocidas necesidades. Yuna forma de conseguir este objetivo es disponer de funcionalidades de red basadas en software, ejecutándose sobre hardware de propósito general cuando sea posible, de tal manera que éstas se puedan mover a la localización que más convenga en cada momento. Se trata pues de virtualizar la red.

La industria, tradicional y nueva, ya está trabajando con mayor o menor entusiasmo en este modelo y en Telefónica también lo estamos haciendo. Pero de eso hablaremos en otro post.

anterior artículo

¿Qué fue de la web semántica?

¿Qué fue de la web semántica?
siguiente artículo

El cerebro de Einstein en nuestro iPad

El cerebro de Einstein en nuestro iPad

Recomendados