Ilusionismo y electricidad… el espectáculo está servido con David Blaine

Escrito por , 15 de octubre de 2012 a las 20:01
Ilusionismo y electricidad… el espectáculo está servido con David Blaine
Eventos

Ilusionismo y electricidad… el espectáculo está servido con David Blaine

Escrito por , 15 de octubre de 2012 a las 20:01

Elevado en una plataforma situada sobre siete bobinas de Tesla de alto voltaje y vestido con lo que él mismo ha denominado traje de Faraday (fabricado con cota de malla) con 9 kilos de peso, el ilusionista estadounidense David Blaine abordaba su último y más impresionante truco en el muelle 54 de Nueva York. Durante tres días y tres noches, el mago iba a enfrentarse sin pausa con una tormenta eléctrica artificial de 1 millón de voltios, ni más ni menos.

Así lo anuncio en su Twitter para aumentar la expectación:

I’m spending the next 3 days 20 feet in the air, surrounded by 1 mil volts of electricity #Electrified : youtube.com/electrified — David Blaine (@davidblaine) octubre 6, 2012

 

Obviando el factor de peligrosidad y el chasquido constante de la electricidad sobre su cabeza, que seguro impresionaban de forma alarmante, Blaine debía lidiar con las necesidades fisiológicas al mismo tiempo que esquivaba los rayos de luz y las chispas, tal y como se puede apreciar en la imagen. Estaba completamente rodeado. ¿Inspirado en el film El ilusionista, con el actor Eduard Norton como protagonista?

David Blaine_electrified

No es la primera vez. El mago ya mostró su resistencia (con as en la manga incluido) para aguantar en una caja suspendida sobre el río Támesis en Londres durante 44 días. Y también en 1999, cuando se dejó enterrar en Manhattan durante siete días o, un año después, soportando el frío bajo cero de un bloque de hielo durante más de 60 horas congelado.

Lo curioso de esta actuación de Blaine es que la intensidad de las descargas estaban manejadas directamente por el público desde dispositivos portátiles; más en concreto, en las manos de niños que podían sacar su vena más divertidamente cruel y aumentar o reducir el calambrazo de chispas que supuestamente parecía que recibía el ilusionista. Solo tenían que interactuar con los laptops puestos a su disposición y ver el resultado de su acción en una pantalla gigante. Cierto, puro ilusionismo, pero maravillosa combinación con la participación activa de los asistentes. Solo hay que ver el vídeo de su espectáculo:

Animando a la interacción online e integrando las redes sociales, el evento se podía seguir en tiempo real a través de Twitter con el hashtag #Electrified, desde donde el mago recibía mensajes de apoyo, nuevos retos, comentarios de sus fans, críticas, etc. Y como complemento audiovisual, se abrieron estaciones en Pekín, Tokio y Sydney para seguir la transmisión del espectáculo en vivo durante las 72 horas que duró la actuación.

¿Quizá en el próximo reto Blaine se atreva con la participación directa con descargas online? Seguro que se le ocurre algo de impacto que no pasará desapercibido.

Imágenes: The Guardian y Digitalspy.

anterior artículo

El cerebro de Einstein en nuestro iPad

El cerebro de Einstein en nuestro iPad
siguiente artículo

¿Para qué queremos ordenadores en los colegios?

¿Para qué queremos ordenadores en los colegios?

Recomendados