El impacto positivo de los carriles bici

Escrito por , 14 de mayo de 2020 a las 09:00
El impacto positivo de los carriles bici
Futuro

El impacto positivo de los carriles bici

Escrito por , 14 de mayo de 2020 a las 09:00

Un estudio en seis ciudades estadounidenses ha comprobado que el despliegue de carriles bici ha impulsado los comercios locales y la hostelería.

Etiquetas:
ECOLOGíA

El estudio llevado a cabo por la Portland State University sostiene algunas conclusiones interesantes respecto a los carriles bici. Hasta el momento este tipo de infraestructuras eran defendidas como alternativas de transporte sostenibles. Más allá, significaban una remodelación urbana en comparación a los diseños habituales, que priorizan el coche.

Ahora que nos enfrentamos a un cambio en la movilidad, los carriles bici cobran cada vez más sentido. No solo por el hecho de desplazar el transporte del coche privado a otros medios no contaminantes. También, y según demuestra este estudio, porque estas infraestructuras tienen un impacto positivo a nivel local.

Al estudiar 14 carriles bici en seis ciudades estadounidenses (Portland, Seattle, San Francisco, Memphis, Minneapolis e Indianápolis), los investigadores han comprobado que las ventas de los negocios locales aumentaban. En el peor de los casos no había cambio significativo. Pero en muchas ocasiones, comercios y restaurantes crecían en facturación.

carriles bici

Este era el efecto de tener carriles bici cerca. Las tiendas y los sitios de restauración terminan por ser beneficiados. Ya antes se sabía que la construcción de una carretera ayuda a que este tipo de negocios prosperen. Con este estudio se ha visto que aunque se elimine esa carretera, si se despliega una ciclovía, las ventas tienden a subir.

Los carriles bici como oportunidad

No solo los carriles bici pueden tener efectos beneficiosos para la vida en las ciudades. Además se puede aprovechar su construcción para hacer más sostenible la infraestructura y, por ende, el uso de ellas. Es algo complicado con carreteras, pero más sencillo con vías ciclistas.

Un ejemplo de ello se puede ver en Holanda. Allí se ha construido un carril bici que genera energía. Su superficie está compuesta de placas solares. De esta forma se aprovecha el espacio que exige este corredor para la producción eléctrica. Una forma de crear estructuras sostenibles. Tal ha sido el éxito del proyecto en Holanda que la misma empresa explora ahora la posibilidad de crear carreteras solares. Si bien esto es considerablemente más complicado.

Existen otras opciones también. Como la que desarrolló Corea del Sur. En este país se han desplegado 32 kilómetros de carril bici cubierto por un techo que tiene placas solares. Son solo experimentos pero apuntan la dirección que tomarán este tipo de infraestructuras.

anterior artículo

WhatsApp ya permite videollamadas de hasta 8 personas

WhatsApp ya permite videollamadas de hasta 8 personas
siguiente artículo

Los polos pierden 300 gigatoneladas de hielo al año por el calentamiento global

Los polos pierden 300 gigatoneladas de hielo al año por el calentamiento global

Recomendados