Los tatuajes también quieren luchar contra el cáncer de piel

Escrito por , 24 de septiembre de 2019 a las 17:30
Los tatuajes también quieren luchar contra el cáncer de piel
Futuro

Los tatuajes también quieren luchar contra el cáncer de piel

Escrito por , 24 de septiembre de 2019 a las 17:30

¿Y si de pronto descubrieras que los tatuajes no son solo una cuestión estética? ¿Sino que también pueden ayudar a prevenir el cáncer de piel y otras enfermedades relacionadas? Sí, nosotros también seguimos atónitos. El nanotecnólogo Carson Bruns es el responsable de que afirmemos que no son solo dibujos en la piel. Su trabajo consiste en crear tintas que reaccionan al entorno natural. Te descubrimos cómo funciona esta tecnología “del futuro”.

Carson Bruns se define a sí mismo como científico, escritor y artista. Creció en Colorado y hoy es uno de los nanotecnólogos más importantes del mundo. Es el creador de unas tintas especiales que hacen que los tatuajes cambien de color ante estímulos del entorno en el que se encuentran, como, por ejemplo, los rayos del sol.

Utiliza la neurociencia para inventar nuevos materiales y tecnologías, que pretenden cambiar el planeta en el que vivimos. En su charla de TEDxMileHigh habla sobre cómo los tatuajes pueden ayudarte a llevar una vida saludable.

Ötzi es la momia más antigua con piel conservada descubierta. Data de hace 5.300 años, es decir, es anterior a las pirámides de Egipto. Su piel está cubierta con más de 60 tatuajes negros y, tras varios estudios, los científicos creen que pudieron ser utilizados para algún tipo de terapia similar a la acupuntura.

Los tatuajes están hechos de hollín (ese carbón negro que queda en las chimeneas), tanto los de Ötzi como los que lucimos hoy en día. Por lo que un tatuaje lleva siendo lo mismo desde hace más de 5.000 años: una agrupación de partículas diminutas de hollín que quedan atrapadas bajo la dermis. Dicho de otra manera, durante todos estos años, la tecnología del tatuaje solo ha avanzado para añadir más colores y métodos de instalación más eficientes, desaprovechando otras oportunidades.

Carson Bruns se dio cuenta de esto, y fue entonces cuando se preguntó cómo podía mejorar el mundo del tatuaje a través de su campo de trabajo, la nanotecnología. Así, se percató de que los tatuajes podían dar al ser humano súper poderes.

No, lo sentimos, volar todavía no es posible. Cuando Carson habla de tener poderes sobrenaturales se refiere a brindarnos la posibilidad de ver la luz ultravioleta. Es decir, esa parte de la luz solar invisible a los ojos del ser humano, que causa quemaduras y aumenta el riego de cáncer de piel.

“Sabemos que no podemos verla, porque si pudiéramos veríamos el protector solar al aplicarlo sobre nuestra piel. Es invisible a los ojos y no aplicarlo cuando es necesario es la razón principal por la que se tratan más de cinco millones de casos de cáncer de piel prevenible cada año solo en Estados Unidos”, comenta Carson en su charla de TED.

Ante estos datos tan preocupantes, se puso manos a la obra y, junto a su equipo, creó una tinta sensible a estos rayos que cambia de color cuando la energía impacta sobre ella. “Cuando llegó el momento de probar esta tinta de tatuaje, pensé que era mejor no torturar a mis pobres estudiantes de grado, así que decidí tatuar un par de puntos en mi propio brazo. A estos tatuajes los llamó pecas solares porque son alimentados por el sol. Son invisibles, pero tan pronto como los expongo a una luz ultravioleta, que actúa como el Sol, aparecen como manchas azules”.

Al utilizar protector solar, los tatuajes no aparecerían hasta que fuera necesario echarse crema de nuevo

De esta manera, la tinta actúa como indicador en tiempo real de la exposición a la luz ultravioleta. El principal objetivo de Carson es resolver el gran problema de protección dérmica. Llegados a este punto, nos preguntamos si realmente es esto posible. Para ello, hablamos con Adrián Alegre Sánchez, especialista en Dermatología Médico-Quirúrgica por el Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Adrián afirma que, efectivamente, en las últimas décadas, la tasa de incidencia de cáncer cutáneo ha ido en aumento y concluye: “Un gran porcentaje de casos de cáncer cutáneo puede prevenirse evitando la exposición a radiación ultravioleta (solar o en centros de bronceados), ya que ésta es el principal factor de riesgo para el desarrollo de cáncer cutáneo. La propuesta de Carson Bruns va más encaminada en concienciar sobre la protección solar y la correcta aplicación de los fotoprotectores”, reflexiona.

Ya hay wearables que indican el nivel de radiación que recibe un cuerpo

Adrián explica que en España todavía no se está trabajando con este tipo de tinta, pero que sí hay pulseras inteligentes que indican el índice de radiación UV. Con esta información se puede ajustar el nivel de protección solar, lo que recuerda mucho a los tatuajes propuestos por Carson Bruns.

Ambos coinciden en la importancia de utilizar protección solar para prevenir el cáncer de piel. El principal inconveniente de este tipo de tinta es que todavía no se sabe si puede llegar a ser perjudicial para la salud, puesto que no ha podido probarse lo suficiente. Además, supone una inversión mayor que la tinta que se utiliza habitualmente.

A pesar de desconocer el grado de salubridad, y sabiendo que se trata de un producto algo más caro, ¿es realmente viable producir esta clase de tinta? Víctor Pérez Caballero, tatuador en @barrylouvainetattoo –el estudio más antiguo de Londres- desde hace cinco años, sí lo ve alcanzable. Sin embargo, baja el proyecto a tierra y matiza: “Puede que sea posible, pero que eso se ligue automáticamente al tatuaje como arte lo veo más complicado.

Posiblemente, empiece en centros especializados de estética, pero no en tatuadores artistas, por así llamarlos.

Por otra parte, Carson Bruns también cita que se podrá usar la nanotecnología con fines más artísticos, esa vertiente sí la veo más posible. Aunque no se instalará tan rápidamente, creo que será un proceso gradual”.

La tinta que propone Bruns tiene más aplicaciones, como medir la temperatura corporal

El nanotecnólogo no se conforma con intentar prevenir el cáncer de piel, por lo que en su laboratorio trabajan en otros materiales para construir nuevos tipos de nanomáquinas. Cada una tiene un objetivo, algunas intentan crear tintes sensibles al calor humano para poder medir la temperatura de las personas sin necesidad de termómetro. “Este tatuaje debería hacerse en un lugar estable a los cambios externos de la temperatura, tal vez en la parte posterior del labio».

De este modo, podrían leer la temperatura de su cuerpo en cualquier momento solo mirando el tatuaje en un espejo. Increíble, ¿verdad? Concluye Carson Bruns, que, sin duda, seguirá trabajando para resolver el gran problema de protección dérmica presente en la sociedad.

anterior artículo

Top Secret: aprende a enviar mensajes que se autodestruyen

Top Secret: aprende a enviar mensajes que se autodestruyen
siguiente artículo

Cómo el hidrógeno podría sustituir parcialmente al carbón en la siderurgia

Cómo el hidrógeno podría sustituir parcialmente al carbón en la siderurgia

Recomendados