El LTE y la explosión del consumo de datos vía móvil

Escrito por , 30 de enero de 2013 a las 08:30
El LTE y la explosión del consumo de datos vía móvil
Tecnología

El LTE y la explosión del consumo de datos vía móvil

Escrito por , 30 de enero de 2013 a las 08:30
Etiquetas:
LTE, SMARTPHONES

Un informe de la consultora IHS iSuppli prevé que en 2016 habrá 1.000 millones de usuarios con conexión a una red LTE (long term evolution) o 4G, el estándar de cuarta generación destinado a suceder al 3G. La adopción de esta tecnología crecerá exponencialmente en los próximos años.

De hecho, en 2013 está previsto que sean 198,1 millones de usuarios los que conformen la población con acceso a LTE. Esto representaría un aumento del 115% respecto a los 92,3 millones de 2012. Es decir, en cuatro años, la adopción de estas redes se multiplicaría por diez, lo que da idea de la fase de despegue en la que se encuentra el 4G.

Los primeros años del LTE se remontan a 2010: poca infraestructura construida y menos dispositivos capaces de aprovecharla. Sin embargo, desde ese momento no ha dejado de crecer a triple dígito y lo seguirá haciendo al menos hasta 2016. Sus ventajas respecto al 3G son muchas. La latencia es significativamente menor, por lo que permite una ejecución más limpia de tareas que generan gran consumo de datos, como la reproducción de vídeo online o aplicaciones de voz sobre IP.

IHS iSuppli cree que esta acelerada adopción conducirá a innovaciones, especialmente en smartphones. No en vano son los dispositivos más propensos a aprovecharse de estas redes. La limitación que tienen muchas veces estos terminales por culpa de la conexión 3G quedará solventada con LTE, que proporcionará banda ancha de forma inalámbrica.

Las redes móviles de banda ancha expanden mercados

Actualmente el consumo de datos en dispositivos móviles está limitado por las características del 3G. No hay más que ver las tarifas de las operadoras, que establecen tasas máximas en MB o GB. Este tipo de redes se han quedado pequeñas para los millones de usuarios de smartphones que la utilizan día a día.

El establecimiento de infraestructura LTE proporcionará a los usuarios una conexión mucho más rápida. En sus predicciones para el año 2013, la empresa WDS, propiedad de Xerox, señala que las redes de cuarta generación pueden hacerle la competencia a las líneas por cable de banda ancha.

De esta forma estaríamos realmente ante usuarios que tienen un ordenador en el bolsillo. El hardware y el software de los smartphones ya se ajustaban a esta comparativa. El único elemento esencial que queda es la conexión a Internet.

El LTE ha llegado para completar a estos terminales. Y no sólo los usuarios se aprovecharán de sus beneficios, también las empresas de servicios móviles tienen un filón por explotar. Se podrán utilizar con fluidez aplicaciones de vídeo por streaming o videoconferencias, lo que quiere decir que a los desarrolladores de este tipo de software se les abre un nuevo mercado.

El comercio a través del móvil ya es un comportamiento habitual entre muchos usuarios de smartphones, pero una mayor velocidad en la conexión hará que las compras sean más fáciles y evitará la tensión que genera ese momento en tierra de nadie, cuando la página se está cargando tras hacer el pago.

Otras actividades, como la consulta de información médica a través del smartphone, se están popularizando y el LTE les proporcionará también un impulso. Los usuarios revisarán datos más cómodamente, mientras que centros hospitalarios, aseguradoras privadas o el propio servicio de Seguridad Social tendrán más libertad para desarrollar aplicaciones pesadas.

Las empresas, en general, podrán desarrollar o encargar aplicaciones más potentes para que sus empleados se ocupen de tareas más complejas fuera de la oficina. Para el BYOD (bring your own device), que aboga por la utilización en el trabajo de los dispositivos que el trabajador está acostumbrado a utilizar, el LTE llegará a ser clave.

Uno de los sectores que más van a ganar con estas redes de cuarta generación son los videojuegos. Actualmente uno de los usos favoritos para smartphones —y, sobre todo, tabletas— son este tipo de aplicaciones. El LTE permitirá disfrutarlos al máximo, sin latencia y haciendo posible un despliegue que ahora sólo se ve en ordenadores. Las compañías comercializadoras y de diseño de este sector tienen ante sí un extenso mercado por explorar.

videojuegos en smartphones

El avance del LTE en el mundo

A partir de finales del año 2009 y en el 2010, se crearon las primeras infraestructuras de LTE en algunos países, teniendo a Noruega y Suecia como pioneros. Desde estas fechas hasta ahora las redes se han ampliado considerablemente y existen muchas iniciativas enfocadas a profundizar en este desarrollo.

En Reino Unido han querido empujar el despliegue de estas redes desde el Estado, hasta tal punto que se ha llegado a dictaminar una subasta pública. El gobierno pretende acelerar la implantación de esta tecnología con el fin de que esté disponible para un 98% de la población en 2017.

La operadora O2 ya puso en marcha una prueba prematura, en el año 2009, para comprobar cómo respondía técnicamente una infraestructura LTE en una parte de la ciudad de Londres. Dos años después lo extendió a toda la capital británica. Diferentes lugares han servido como campo de experimentación para estas redes. Pero ahora se busca un objetivo más global.

La misma operadora ha extendido sus redes de LTE en Alemania y en República Checa. Mientras que otros países como Francia, Italia o incluso Rusia no se han quedado atrás y ya han establecido líneas de banda ancha móviles, casi todas en 2012.

En definitiva, el pasado año ha sido el embrión del LTE. Durante el mismo se pusieron en marcha múltiples proyectos que han establecido redes móviles de alta velocidad. Los cuatro países de África que las han desplegado, lo hicieron en 2012. En Oriente Medio, siete de las ocho que hay también se construyeron en este periodo

Incluso cinco de las nueve redes con que cuenta Estados Unidos datan de 2012. Este país es el que más líneas ha construido. Aunque también destacan estados asiáticos como Japón o Corea del Sur, que ya disponen de las más rápidas líneas de banda ancha tradicional. También lo hace la región de Hong-Kong, pero aparte de esta provincia, en China no hay actualmente desplegada ninguna red LTE.

Imagen 2: Ryan Somma

anterior artículo

Interactividad, de la pantalla al textil

Interactividad, de la pantalla al textil
siguiente artículo

Data Vaulting: una caja fuerte para nuestros datos

Data Vaulting: una caja fuerte para nuestros datos

Recomendados